No es esperanza barata | Día 12: Adviento 2017

Por Harold Segura

Adviento, Esperanza que transforma
Dibujo de Cerezo Barredo, Pintor de la Liberación
 «Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos ha venido avanzando contra viento y marea, y los que se esfuerzan logran aferrarse a él. 13 Porque todos los profetas y la ley profetizaron hasta Juan. 14 Y si quieren aceptar mi palabra, Juan es el Elías que había de venir. 15 El que tenga oídos, que oiga. […]» 
Mateo 11.12–15

¿Quién dijo que ser testigo del reino de Dios es buscar tranquilidad y aspirar a una vida sin perturbaciones? Quien eso piense no sabe quién es Jesús, ni conoce la verdad del evangelio, porque el reino «desde los días de Juan el Bautista […] ha venido avanzando contra viento y marea» y pertenece a los valientes porque solo ellos lo arrebatan (11.12).

Juan preparó el camino para la predicación de Jesús y lo logró al costo de su propia vida. Antes, los profetas antiguos habían predicado la luz del Señor entre las sombras de los reinos terrenales. Todos ellos sirvieron como testigos de la verdad «avanzando contra viento y marea». A ninguno le resultó fácil anunciar la verdad y reclamar justicia.

Esperanza compartida, alegría segura | Día 11: Adviento 2017

Por Harold Segura, Colombia y Costa Rica  

Adviento, esperanza que transforma 
Dibujo de Cere

«Entonces dijo María: —Mi alma glorifica al Señor, y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador, porque se ha dignado fijarse en su humilde sierva. Desde ahora me llamarán dichosa todas las generaciones…». 
Lucas 1.46–48

«Bienaventurada entre todas las mujeres, bendito sea el fruto de tu vientre, Jesús», palabras que proceden de la boca de Elizabet, cuando María la visita en su casa, en las montañas de Judea. Las dos mujeres se encuentran, celebran y glorifican a Dios porque en sus vientres crecen señales de la acción de Dios en la historia. El bebé de Elizabet se une a la fiesta y salta dentro del vientre (1.44).

La esperanza, cuando se comparte con otros, se convierte en alegría. La esperanza no es una gracia para saborear en los rincones de nuestra intimidad; es para vivir en comunidad, sobre todo aquella que proviene del Dios Trino quien es, en sí mismo, comunidad plena.

Dios compasivo y de rostro sonriente | Día 10: Adviento 2017

Por Harold Segura, Colombia y Costa Rica

Adviento, Esperanza que transforma
Dibujo de Cerezo Barredo, Pintor de la Liberación

 «¿Qué les parece? Si un hombre tiene cien ovejas y se le extravía una de ellas, ¿no dejará las noventa y nueve en las colinas para ir en busca de la extraviada? Y si llega a encontrarla, les aseguro que se pondrá más feliz por esa sola oveja que por las noventa y nueve que no se extraviaron. Así también, el Padre de ustedes que está en el cielo no quiere que se pierda ninguno de estos pequeños». 
Mateo 18.12–14

¡Dios, el experto en buscar lo que se ha perdido! Los evangelios así lo demuestran: es el padre que busca a su hijo pródigo, es la viuda que busca la moneda perdida y el buen pastor que va tras la oveja descarriada hasta traerla de nuevo al redil. Estas son imágenes tiernas (maternales y paternales) que revelan el verdadero rostro del Señor.

Aunque él posee toda la autoridad y el poder, prefiere usar esas competencias para acercarse a la gente con amor y compasión en lugar de usar la ira y el castigo. En nada se parece a los déspotas del mundo que ejercen su autoridad con tiranía. Él, por el contrario, a la oveja extraviada la busca hasta encontrarla; igual procede con el hijo disoluto y con la moneda perdida. Y cuando los encuentra, ¡hace fiesta! Es imperioso que incluyamos estos dos atributos de Dios, su empeño en la búsqueda y su alegría al hallar lo perdido, en la nueva educación religiosa de nuestra época. Al Dios de rostro sonriente se le ha excluido de la predicación cristiana. Se ha optado por el Dios castigador, de cara huraña, que sostiene con autoridad el látigo de su ley y profiere condenas a los descaminados.

El amor y los derechos humanos

Por René Padilla, Ecuador y Argentina
Imagen: Pixabay
Hace casi seis décadas, el 10 de diciembre de 1948, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) aprobó y promulgó la Declaración Universal de Derechos Humanos. El más importante foro internacional del mundo moderno selló así el reconocimiento de que toda persona, sin distinción de raza, clase social, nacionalidad, posición económica, religión o sexo, posee ciertos «derechos iguales e inalienables ». El valioso documento pasó a ser señal y símbolo del anhelo de paz, justicia y libertad de todos los pueblos y para todos los seres humanos.

Creatividad solidaria | Día 9: Adviento 2017

Por Harold Segura, Colombia y Costa Rica

Adviento, Esperanza que transforma

 «Entonces llegaron unos hombres que llevaban en una camilla a un paralítico. Procuraron entrar para ponerlo delante de Jesús, pero no pudieron a causa de la multitud. Así que subieron a la azotea y, separando las tejas, lo bajaron en la camilla hasta ponerlo en medio de la gente, frente a Jesús». 
Lucas 5.18–19 - NVI

La necesidad es la madre de la inventiva, reza el viejo proverbio. E inventiva, por cierto, es lo que sobra en estas tierras de tantas necesidades. Las personas que viven en condiciones de pobreza, inventan mil maneras de sobrevivir con míseros ingresos; las madres, cabeza de familia, idean soluciones extraordinarias para sostener a sus hijos e hijas… y la lista continúa, y es extensa, de originalidades sobrehumanas.

En el texto de hoy nos encontramos frente a un grupo de hombres que usó su inventiva para acercar a su amigo paralítico a Jesús, fuente de la vida. Es la creatividad por solidaridad; esa que tanta falta nos hace.

En la aridez de nuestro desierto | Día 8: Adviento 2017

Por Harold Segura, Colombia y Costa Rica

Adviento, Esperanza que transforma
Dibujo de Cerezo Barredo, Pintor de la Liberación

«En el año quince del reinado de Tiberio César, Poncio Pilato gobernaba la provincia de Judea, Herodes era tetrarca en Galilea, su hermano Felipe en Iturea y Traconite, y Lisanias en Abilene; el sumo sacerdocio lo ejercían Anás y Caifás. En aquel entonces, la palabra de Dios llegó a Juan hijo de Zacarías, en el desierto». 
Lucas 3.1–2 – NVI

La ubicación histórica del texto es exacta y no deja lugar a dudas: se ofrece el nombre del emperador, del gobernador de la provincia, del tetrarca y se muestran las relaciones familiares entre estos. Además, se ofrece información acerca de la jerarquía religiosa del momento; igual, con nombres propios.

Nada de esta historia tan divina sucede fuera de esta tierra. La llamada historia sagrada no se desarrolla en una realidad distinta a la nuestra. Para que Dios manifieste su amor no necesita un escenario celestial desprovisto de los trucos políticos y las simulaciones de los religiosos. No; la palabra de Dios llega, como le llegó a Juan (3.2), entre Tiberio, Herodes, Anás y Caifás, para ofrecer alternativas de vida que den esperanza.

Entre lo sencillo anda Dios | Día 7: Adviento 2017

Por Harold Segura, Colombia y Costa Rica

Adviento, Esperanza que transforma


 «A los seis meses, Dios envió al ángel Gabriel a Nazaret, pueblo de Galilea, a visitar a una joven virgen comprometida para casarse con un hombre que se llamaba José, descendiente de David. La virgen se llamaba María». 
Lucas 1.26–27 – NVI

La escena trascurre entre la mayor sencillez posible; nada extraordinario a la simple y común apariencia humana: un pueblo cualquiera de la vieja Galilea, una mujer joven (una de las tantas que vivían en Nazaret) y un noviazgo entre la joven y uno de los carpinteros del pueblo. Con este telón de fondo ocurre lo extraordinario (lo que está más allá de lo cotidiano): un ángel anuncia el nacimiento del Hijo del Altísimo (1.32).

Por cierto, todas las escenas de la Navidad son protagonizadas por gente común; ocurren en lugares periféricos sin destacada resonancia cultural o política. El Hijo del hombre no nace en los palacios del rey, ni en los alrededores del gran templo. El nacimiento de Jesús no se respalda por una sofisticada campaña publicitaria, ni por técnica alguna de esas que abundan hoy en los medios religiosos. Ni vestidos llamativos, ni lugares reconocidos, ni gente famosa. Así decidió Dios hacerse un ser humano y así desarrolló su plan de redención.

¿Tiene Israel un derecho divino sobre el territorio que ocupa?

Por Juan Stam, Costa Rica
Imagen: Pixabay
Muchos evangélicos -- probablemente la mayoría, por lo menos en los EUA -- defienden desde la Biblia al actual estado israelí. Por los mismos argumentos, rechazan los reclamos palestinos de una parte del territorio que antes ocupaban. Estos evangélicos ven la formación del estado israelí como un evidente cumplimiento profético, maravilloso e impactante, y hasta una prueba de la veracidad de la Biblia. Es, para ellos, también una señal de la pronta venida de Cristo. En esa teología sionista-evangélica, "Israel es el reloj de Dios".

En cuanto a este tema, hay algo que me sorprende mucho: ningún pasaje del Nuevo Testamento enseña tal cosa. Jesús profetizó la destrucción de la ciudad de Jerusalén por los romanos (Mr 13; Lc 21; Mt 24), pero no procedió a anunciar la reconstrucción de esa ciudad, mucho menos el establecimiento de un futuro estado israelí. Según la versión en San Lucas, después de su destrucción "los gentiles pisotearán a Jerusalén, hasta que se cumplan los tiempos señalados para ellos" (Lc 21:24), A eso sigue, en los tres evangelios sinópticos, no un estado israelí sino el retorno de Cristo. Eso me parece muy significativo.

Conforme a nuestra fe | Día 6: Adviento 2017

Por Harold Segura, Colombia y Costa Rica

Adviento, Esperanza que transforma


 «Cuando entró en la casa, se le acercaron los ciegos, y él les preguntó: —¿Creen que puedo sanarlos? —Sí, Señor —le respondieron. Entonces les tocó los ojos y les dijo: —Se hará con ustedes conforme a su fe». Mateo 9.28–29 - NVI

Jesús reconoce la necesidad apremiante de los ciegos y sabe que tiene poder para sanarlos, pero antes del milagro entabla un diálogo con ellos acerca de su fe. La pregunta fue directa y la respuesta breve e inmediata; para ellos no había tiempo para discusiones extensas que pusieran en riesgo su posibilidad de ver. Afirmaron que creían que Jesús podía sanarlos.

Pero, ¿qué significa que Jesús actuara conforme a la fe de ellos?, ¿significa acaso que si no hubieran tenido esa fe Jesús no hubiera operado el milagro? No lo sabemos. Pero lo cierto es que algunas cosas no suceden si no creemos, si no media la fe auténtica y sincera.

El evangelio de la paz

Por Victor Rey, Chile y Ecuador
Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
El término “paz” aparece unas cien veces en el Nuevo Testamento.  Por ese solo hecho, nos muestra que es un concepto de importancia fundamental para la comprensión del Evangelio y la vida de las iglesias.

Las Escrituras nos dicen que Dios es un Dios de Paz; que Cristo es Señor de Paz.  El profeta le llamaba al Mesías esperado el “Príncipe de paz”; el fruto del Espíritu de Dios es paz y vivir en el Espíritu es justicia, paz, y gozo en el Espíritu Santo.

Evangelio de Paz abre la posibilidad de una nueva relación con Dios, que se convierte en realidad en la medida en que vivimos en una nueva relación con nuestros semejantes.  En esta comunidad las diferencias y las barreras que separaran a los hombres son superadas: nacionalismos, racismos, prejuicios basados en diferencias de sexos, espíritu de competitividad económica, diferencias culturales, religiosas y sociales que contribuyen a actitudes de superioridad de parte de unos y de inferioridad de parte de otros.  Por lo tanto podemos decir que la paz está en el mismo corazón de la vida que vivimos y del mensaje que proclamamos los cristianos.

Una fe que tiene sentido | Día 5: Adviento 2017

Por Harold Segura, Colombia y Costa Rica

Adviento, Esperanza que transforma


 «Por tanto, todo el que me oye estas palabras y las pone en práctica es como un hombre prudente que construyó su casa sobre la roca. Cayeron las lluvias, crecieron los ríos, y soplaron los vientos y azotaron aquella casa; con todo, la casa no se derrumbó porque estaba cimentada sobre la roca». 
Mateo 7.24–25 - NVI

La fe es una manera de construir la vida; no es un credo para adornar la existencia con una discreta pizca de religión. La fe que tienen sentido es la que le da sentido a la existencia.

Por lo anterior, Jesús presenta su propuesta espiritual en palabras relacionadas con la construcción de una casa levantada sobre firmes fundamentos y que se mantiene en pie aun cuando caen las lluvias, crecen los ríos y soplan los vientos. Lo que pone a prueba la fe no son las preguntas del catecismo, sino las cuestiones prácticas que plantea la vida diaria. Entre las alegrías y tristezas, las gratificaciones y las frustraciones vamos demostrando con nuestras actitudes la veracidad de nuestras creencias espirituales. Y el fundamento es uno: Jesús y sus palabras. ¡No existe cimiento más seguro!

El mensaje a Éfeso (Tercera parte): Tampoco basta la ortodoxia

Por Juan Stam, Costa Rica
Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
La carta a los efesios presenta una extraña correlación entre amor (2.4) y odio (2.6), que nos plantea el problema de la intolerancia.  La ejemplar ortodoxia formal de los cristianos de Éfeso incluía un odio a "las obras de los nicolaítas, las cuales yo también odio" (2.6).  La tensión entre amor y odio se destaca por el paralelismo con que se formulan:

            2.4 Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor;
            2.6 Pero tienes esto, que odias...y yo también odio.

Predicadores de otro estilo | Día 4: Adviento 2017

Por Harold Segura, Colombia y Costa Rica

Adviento, Esperanza que transforma
Dibujo de Cerezo Barredo, Pintor de la Liberación
 «Jesús llamó a sus discípulos y les dijo: —Siento compasión de esta gente porque ya llevan tres días conmigo y no tienen nada que comer. No quiero despedirlos sin comer, no sea que se desmayen por el camino. Los discípulos objetaron: —¿Dónde podríamos conseguir en este lugar despoblado suficiente pan para dar de comer a toda esta multitud?». 
Mateo 15.32–33 - NVI

¡He aquí un predicador diferente! A él le interesa el bienestar espiritual de su auditorio, pero no por eso deja sin atender sus necesidades físicas y materiales, como el cansancio que los agobia después de una extenuante jornada o el hambre que los acosa. Él no quiere despedirlos como lo han hecho otros maestros de la fe: que se vayan con hambre, aunque se desmayen, pues se han ido llenos de palabras que satisfacen el alma.

La homilética de Jesús (el arte de su predicación) no se concentra exclusivamente en las filigranas de la retórica discursiva. Él habla bien y llama la atención por su fina pedagogía, pero hablar bien es también actuar en concordancia con lo que se predica. Él tiene genuino interés en lo que dice (es palabra de salvación), pero igual interés en las necesidades de quienes escuchan lo que él dice. Por eso no quiere despedirlos con hambre.

La perfecta y desconcertante voluntad de Dios | Día 3: Adviento 2017

Por Harold Segura, Colombia y Costa Rica

Adviento, Esperanza que transforma

«En aquel momento Jesús, lleno de alegría por el Espíritu Santo, dijo: “Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque habiendo escondido estas cosas de los sabios e instruidos, se las has revelado a los que son como niños. Sí, Padre, porque esa fue tu buena voluntad. […]”». 
Lucas 10.21 - NVI

¿Qué cosas son las que alegran a Jesús? ¿Cuáles son las que lo hacen reír y alabar al Padre? Una de ellas la encontramos en este texto bíblico. A él le alegra la forma desconcertante en la que actúa el Padre, sobre todo al hacer que los pequeños («los que son como niños») sean grandes dentro de su Reino… y descubrir que los grandes son en realidad muy pequeños.

Jesús no solo acepta que Dios actúe así, sino que también comparte esa perspectiva que lo llena de alegría. Está de acuerdo en que a los que casi nunca han tenido oportunidades en este mundo se les dé trato preferencial (¿VIP?) como agentes de sus proyectos salvíficos.

Los presumidos fiduciarios de la fe | Día 2: Adviento 2017

Por Harold Segura, Costa Rica y Colombia

Adviento, Esperanza que transforma 


«—Señor, no merezco que entres bajo mi techo. Pero basta con que digas una sola palabra, y mi siervo quedará sano. Porque yo mismo soy un hombre sujeto a órdenes superiores, y además tengo soldados bajo mi autoridad. Le digo a uno: “Ve”, y va, y al otro: “Ven”, y viene. Le digo a mi siervo: “Haz esto”, y lo hace. Al oír esto, Jesús se asombró y dijo a quienes lo seguían: —Les aseguro que no he encontrado en Israel a nadie que tenga tanta fe». 
Mateo 8.8–10 - NVI

En este episodio, la persona a quien Jesús señala como ejemplo de fe es una que se encuentra fuera del círculo de la religión oficial. Este hombre ni es maestro de la ley, ni funcionario de la sinagoga; es un centurión del ejército romano. En otras palabras, es un militar que viene ante Jesús interesado por la salud de uno de sus subalternos. ¡Vaya a saber lo que pensaron los discípulos cuando lo vieron venir!

Vivir a la espera | Día 1: Adviento 2017

Por Harold Segura, Colombia y Costa Rica

Adviento, Esperanza que transforma
Dibujo de Cerezo Barredo, Pintor de la Liberación

«Tengan cuidado, no sea que se les endurezca el corazón por el vicio, la embriaguez y las preocupaciones de esta vida. […] Estén siempre vigilantes, y oren para que puedan escapar de todo lo que está por suceder, y presentarse delante del Hijo del hombre». 
Lucas 21.34, 36 - NVI

Las primeras comunidades cristianas vivieron animadas por la esperanza del inminente regreso de Jesús. Esta esperanza caracterizó su fe y definió sus estilos de vida.

Seguir a Jesús significa vivir a la espera; significa vivir bajo la certeza de que existe un mañana mejor. Ni las alegrías fugaces de este mundo, ni las tristezas duraderas tienen la última palabra. Ni las prosperidades de los pocos, ni las miserias de los muchos se mantendrán así por siempre. Creer en Jesús es creer en el triunfo de la justicia sobre la injusticia, de la paz sobre las guerras, del amor sobre el odio.

Las técnicas que usan los falsos profetas para estafarnos

Por Osías Segura, Costa Rica y Nicaragua

Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
Por muchas décadas, principalmente desde la época del famoso mago Houdini, muchos se han dedicado a desenmascarar a aquellos que dicen tener contacto con el “otro mundo” o "mundo espiritual" y que a cambio de dinero nos pueden orientar a la verdad, o prosperidad. Quiero dedicar este artículo a aquellos y aquellas que ya hace un tiempo desde que escribí el pequeño articulo popular “los profetas de azúcar”, y me han preguntado: “¿Pero, cómo es que la gente sigue a estos profetas de azúcar”? No creo tener todas las respuestas que las diferentes disciplinas pueden proveer, pero puedo apuntar a algunas respuestas para iniciar el dialogo. Empecemos con una serie de conceptos y ejemplos para entender por qué hay personas que siguen a profetas y apóstoles de puro placebo, y “creen ser profetas” pero no lo son.

El primer concepto es el de lectura caliente, y se trata de aquellos profetas, hacedores de milagros, médiums, etc., que antes de empezar el show se entrevistan con aquellos en la primera fila. Aquellos de primera fila pueden ser entrevistados al azar y en asientos asignados, o bien los que literalmente se sientan en la primera fila, para obtener información personal y de sus necesidades. De esta manera cuando sean llamados al frente para recibir el milagro, el público se sorprenderá de cómo el show-man o profeta sabe tanto de esa persona. Este es un truco viejo, pero muy efectivo para afectar al público.

El mensaje a Éfeso (Segunda parte): No bastan el activismo y el éxito

Por Juan Stam, Costa Rica
Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
Esta comunidad, cuyo activismo, seriedad y "éxito" la asemejan a muchas congregaciones muy admiradas tanto en América como en otras partes del mundo, se hubiera tomado en cualquier lugar como modelo de lo que debe ser y hacer una iglesia.  Es más: todo hace sospechar que ellos mismos, sin darse cuenta de su falla fatal, se creían una congregación realmente ejemplar.  El diagnóstico penetrante de Jesús les debe de haber traído una enorme sorpresa.  ¡Qué diferentes que son los criterios de Cristo a los nuestros!

El mensaje a Éfeso (Primera parte)

Por Juan Stam, Costa Rica

Cristo habla a la congregación de Éfeso, Una iglesia activista, sin amor

Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
Efesios 2: 1 – 7:

1 Escribe al ángel de la iglesia de Éfeso:
Esto dice el que tiene las siete estrellas
              en su mano derecha
y se pasea en medio de los siete candelabros de oro:
2 Conozco tus obras,
tu duro trabajo y tu perseverancia.
Sé que no puedes soportar a los malvados,
y que has puesto a prueba a los que dicen ser apóstoles
              pero no lo son;
y has descubierto que son falsos.
3 Has perseverado y sufrido por mi nombre,
              sin desanimarte.
4 Sin embargo, tengo en tu contra
     que has abandonado tu primer amor.
5 ¡Recuerda de dónde has caído!
Arrepiéntete
y vuelve a practicar las obras que hacías al principio.
Si no te arrepientes,
iré y quitaré de su lugar su candelabro.
6 Pero tienes a tu favor
              que aborreces las prácticas de los nicolaítas,
                    las cuales yo también aborrezco.
7 El que tenga oídos,
              que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.
Al que salga vencedor
              le daré derecho a comer del árbol de la vida,
              que está en el paraíso de Dios.

Cristo se había presentado a Juan con dos propósitos especiales: comisionarle para una tarea profética (1.17-19) y dirigir personalmente un mensaje a cada congregación por nombre.  A partir de la visión de sí mismo que ha dado al profeta, y las palabras que le ha dirigido, el Hijo de hombre le asigna a Juan su primera misión: "Escribe al ángel de la iglesia de Éfeso".  Esta frase va a repetirse siete veces, con el nombre de cada congregación; ninguna comunidad de fe quedará sin una Palabra de su Señor.  La fórmula "esto dice" (Tade legei) ocurre unas 330 veces en la Lxx como introducción de solemnes declaraciones proféticas (Peake; Lilje). Según Lilje, en los tiempos del NT también se usaba en proclamaciones reales.[1]

Desde el Dios del A.T al Dios del N.T…¿Quién cambió en el camino?

Por Hemir Ochoa, Chile
Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
Varias veces me han preguntado por las incoherencias que suelen verse, o quieren verse, o esperan verse en la Biblia, en relación al Dios del Antiguo Testamento (A.T) en comparación con el Dios del Nuevo Testamento (N.T.). Y aunque sé, que la teología a veces hace o intenta hacer “magia” para intentar responder las discrepancias que parecen existir en el texto bíblico, en este y otros puntos, me gustaría esbozar una respuesta que espero pueda servir a algunos. Es más, como siempre, una apreciación personal del asunto, una especie de intentar responder-me antes que pontificar ciertos postulados.

Religión y sordera

Por Ulises Oyarzún, Chile y México

Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
Era el año 1600 y el libre pensador Giordano Bruno, rechazado tanto por el catolicismo, el luteranismo y el calvinismo, y aún por sus colegas docentes en Oxford es acusado por la Santa inquisición de amenazar con sus enseñanzas la autoridad de las Santas Escrituras. Estuvo encarcelado cerca de 8 años y al final de un sinnúmero de torturas, es sentenciado a morir en la hoguera.

Dentro de sus pensamientos desafió la teoría aristotélica y el universo de Ptolomeo, proponiendo una idea nueva. Sin abandonar su fe en Dios, él pensaba que el universo era infinito como Dios también lo era.

Un universo creado por Dios donde cada estrella era un sol que contenía a su vez planetas como el nuestro circundando alrededor de sus respectivos soles.

Necesitamos definir nuestra lealtad en tiempos de paz, preparándonos para los tiempos de guerra (1)

Por Alejandra Ortiz, México y Canadá
Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
La historia nos muestra muchas lecciones si somos humildes para verlas y aprenderlas. En una de mis clases vimos lo que sucedió en Alemania, antes de la segunda guerra mundial. La manera en que un régimen político asumió el poder absoluto y comenzó a determinar cómo debía ser la iglesia, sus dirigentes y de alguna manera jugó el papel de agente moralizador para la sociedad. La iglesia, en su mayoría, jugó su juego, aceptó sus declaraciones y estuvo de acuerdo, pero al asociarse con el proyecto, perdió su capacidad profética, perdió su capacidad de hablar la verdad en tiempos violentos.

La noche que enseñé el Apocalipsis a Fidel Castro

Por Juan Stam, Costa Rica

Corría el mes de octubre del año 2002 y me encontraba en la Habana participando en un encuentro teológico sobre la Reforma Protestante. Una noche, al final de la jornada del día, nuestro líder nos pidió a todos sentarnos porque tenía un aviso. Fidel Castro nos había invitado para una entrevista esa misma noche, desde las once horas hasta las dos de la madrugada.

La redención de la Historia

Por Ignacio Simal Camps, España  

“...Id a hacer discípulos a todos los pueblos...” (Mateo 28:19)
Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
Nos movemos dentro de los parámetros del tiempo y la historia. No podemos escabullirnos de ellos. De ahí que cuando hablamos de esperanza, debiéramos hablar de una esperanza que se brinda como posibilidad aquí y ahora, y no en un futuro ignoto.
Nos movemos dentro de los parámetros del tiempo y la historia. No podemos escabullirnos de ellos. (Twitea esta cita)
Cuando hablamos de esperanza cristiana la solemos decir a la manera apocalíptica: ya que no hay esperanza realizable dentro del tiempo y la historia, la recluiremos más allá del tiempo y la historia. No hay posibilidad de redención de la historia humana y con ello sembramos en nuestros corazones pesimismo a mansalva. Así sólo nos quedamos con el cultivo de la piedad, las reglas dietéticas y los sueños de un futuro imposible para el ser humano (tres patas que sostienen, más mal que bien, nuestra identidad) a la manera del Daniel bíblico, inválido para hacer frente al Imperio.

La agresividad, ¿nuevo valor cristiano?

Por Abel García, Perú
Fotos de usuarios de Twitter de la Ciudad de Lima, Perú
Lima está en ebullición por la discusión sobre la igualdad de género. Muchos grupos de corte eclesial se están manifestando haciendo sentir su opinión respecto al tema, utilizando el cliché “ideología de género”, de la misma forma que en otros países, para oponerse a ciertas políticas educativas que el gobierno quiere implantar en la educación básica peruana. La cantidad de desinformación que he podido percibir es brutal. Pocos entienden la materia que se discute: es la post-verdad en su máxima expresión.

Cuando hacerse el revolucionario es “cool”

Por Nicolás Panotto, Argentina y Chile

Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
Existen incontables clichés que nos encanta repetir dentro de los espectáculos, reuniones, congresos y eventos del mundillo evangélico, los cuales empalagan nuestro paladar sediento de heroísmo: “Jesús no vino a implantar una religión sino un estilo de vida”, “el reino de Dios no actúa sólo en la iglesia sino en el mundo”, “la fe nos llama a comprometernos con la sociedad”, “Dios es por sobre todas las cosas amor”, entre tantas frases conocidas que nos emociona profesar como grandes declaraciones subversivas.

Ahora, como dice el refrán: “del dicho al hecho hay un largo trecho”. En este caso, nos encanta enunciar estas frases –que seguramente creemos con mucha honestidad- pero no estamos dispuestos/as a ser lo suficientemente coherentes para enfrentar todas las consecuencias que conlleva la radicalidad de su invitación. En algunos casos es aún peor: nos gusta predicarlo cuales grandes héroes de la fe, pero al ver que otro/a lo pone en práctica, lo juzgamos como extremista, liberal, pecador, inmoral, desubicado, etc., etc., etc.

Crecer, crecer todos y crecer en todo: Apuntes para una Teología del Crecimiento Cristiano

Por Richard Serrano, Venezuela  

"Más bien, al vivir la verdad con amor, creceremos hasta ser en todo como aquel que es la cabeza, es decir, Cristo" (Efes. 4:15). 
Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
He visto en la pared de varios hogares marcas o registro de la estatura de los niños o adolescentes de la familia. Es una manera simpática de notar y celebrar su crecimiento. Lo natural es que los niños, bajo ciertas condiciones de salubridad, afecto, alimentación, aprendizajes, ejercicios y descansos, crezcan. Por más que disfrutemos de sus años tiernos, sabemos que el crecimiento, inexorablemente, vendrá a sus vidas. El crecimiento, pues, parte de todo proceso normal de desarrollo, se aprecia en la naturaleza, en las personas, en los colectivos y sociedades.

Sabemos, sin embargo, que el crecimiento, por sí solo, no siempre es signo de salud. Somos testigos de un aumento científico y tecnológico sin precedentes, pero también de un desconcertante auge de la maldad, la inmoralidad, la violencia y toda clase de injusticias en el mundo. Sabemos también que el crecimiento desordenado de células se convierte en un problema terrible para el cuerpo humano. Así, pues, encontramos que no todo crecimiento es deseable.

Ser profeta

Por Alejandra Ortiz, México y Canadá

Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
Desde algunos meses pienso mucho en la labor profética. Mis lecturas bíblicas y de otras fuentes, así como la experiencia de vivir y ser profundamente afectada por este mundo me han hecho pensar y re-pensar mi fe desde el rol de los profetas. El libro del profeta Jeremías me fascina, tiene algo que me atrae constantemente, y lo ha hecho por varios años en distintas etapas de vida. Este verano estudiamos Miqueas en el proyecto binacional entre Compa e Intervarsity, lo cual hizo que las palabras de este profeta hebreo parecieran muy actuales. También, en la preparación para enseñar los Salmos profundicé en la manera que una vida enraizada en la realidad de Dios permite navegar entre el lamento y la esperanza, los cuales son ingredientes claves para la denuncia profética.

Discursos de dominación e iglesia

Por Ronald Rivadeneira, Ecuador
Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
En la actualidad han surgido nuevas iglesias y organizaciones evangélicas que tienen un comportamiento denominacional evangélico, pero no tienen un raigambre histórico, su comportamiento es más cercano a una institución cerrada de control de las personas o  creyentes, dentro de nuestras iglesias evangélicas denominamos sectas a este tipo de organizaciones, sin embargo solemos ser más benignos con las iglesias evangélicas que tienen los mismos comportamientos.

En la mayoría de los casos han surgido bajo la tutela de un líder carismático neo – evangélico con énfasis en la teología de la prosperidad, aquella teología que desconoce el dolor y extrapola el bienestar individual bajo el discurso de “invertir”: dar dinero, para “recibir”.  Otras iglesias en cambio establecen un dominio de control en la membresía, se yerguen como los únicos practicantes y conocedores de la sana doctrina, por lo que suelen  asumir la predica en contra los otros que tienen prácticas distintas.

“Os ha nacido hoy, ...una niña” (sobre Mateo 1,18-25; Lucas 2,1-12, Apócrifo Historia de José 2,1-7a)

Por Juan José Barreda Toscano, Perú y Argentina


La hora del parto ha llegado. Lo sabe Miriam que siente el vientre como una piedra, las punzadas en su espalda la matan de dolor. Es pequeña, apenas ha aprendido a convivir con los inconvenientes del período de las mujeres y ahora esto del parto. La joven no se atreve a mirar a su marido porque no quiere incomodarlo, pero aun el pudor no es suficiente para evitar algunos gemidos de dolor. José la mira preocupado pero sin mutar. Ya conoce esa situación y no es que le falten ganas de ayudarla, es que cree que dichos dolores tienen un origen divino que no debe impedir.

El texto del Antiguo Testamento

Por Alfredo Tepox, México
Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
Introducción

Hablar, o escribir en este caso, acerca del texto bíblico en general, y del texto del Antiguo Testamento en particular, plantea de entrada el problema del punto de partida. ¿Por dónde comenzar? Así como en nuestros días el libro promedio no se empieza a escribir por el principio (por lo general, las introducciones son casi lo último que se escribe), así también, en el caso del Antiguo Testamento, el orden presente de los libros que lo componen no es en modo alguno indicio de su orden cronológico.
...en el caso del Antiguo Testamento, el orden presente de los libros que lo componen no es en modo alguno indicio de su orden cronológico. (Twitea esto)
Tal vez sea más conveniente, y a la larga más provechoso, buscar en las páginas mismas del texto bíblico algunas pautas de su desarrollo histórico y, al mismo tiempo, plantearse una pregunta fundamental: ¿Qué se necesita para escribir un libro?

La respuesta, como habrá de verse, no es una sola sino múltiple. Porque si alguien respondiera que se necesita tener algo qué decir (lo cual es cierto), pronto será necesario pasar de lo abstracto a lo concreto, y entonces alguien hará notar que se necesitan ciertos materiales, tales como plumas, papel, tinta (en nuestro tiempo, un equipo de computación), etc. Pero aun cuando estos aspectos materiales se resuelvan y el escritor cuente con ellos, queda la cuestión de que hace falta, además, un sistema de escritura o, en términos más comprensibles, un alfabeto.

¿Una pedagogía de la tristeza?

Por Richard Serrano, Venezuela 

"Cuando Dios los ponga tristes, no lo lamenten, pues esa tristeza hará que ustedes cambien, y que pidan perdón y se salven. Pero la tristeza provocada por las dificultades de este mundo, los puede matar" (2 Cor. 7:10, TLA).

Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
En una cultura en la que le gente se desvive por sentirse y verse "bien", es natural rehuir al sufrimiento. En el altar del éxito y el placer no hay lugar para el dolor, el fracaso y las tristezas. Y, convengamos, ¡quién quiere sentirse triste, en modo alguno! Se ha hablado bastante, y con algo de razón, de los beneficios de una actitud positiva ante la vida, de ser competentes, creativos, emprendedores, optimistas y triunfadores. Pero no perdamos de vista que hay alegría que debería ser causa de pena y preocupación (Luc. 6:25), y tristeza que debería ser causa de gozo (Juan 16:17-22).

Evangélicos y Agresión

Por Ulises Oyarzún, Chile y México
Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
Últimamente he tenido diálogos muy interesantes con cristianos evangélicos que reaccionan con tanta violencia con otros cristianos de otras tradiciones.

Y al ver tan inusitada agresión verbal, les pregunto por qué usan ese lenguaje tan violento.

Y la respuesta es simplemente que "Imitan a Jesús".

Y yo me quedo pensando si a Jesús a través de los evangelios le conocemos porque su vida se haya dedicado a "Mandar al infierno a la gente pecadora" .

Estos amigos me aseguran que efectivamente Jesús era así con los pecadores.

Un paso a la vez

Por Abel García, Perú
Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
Uno aprende muchas cosas a lo largo de la vida. Lees mucho, vas a la universidad, haces postgrados, trabajas de sol a sol. Te llenas de información. Haces cosas complejas, que no cualquiera puede hacer. Por ahí te emocionas, te enorgulleces. Con los temas de la fe pasa lo mismo, más si fuiste un tanto obseso con el texto, leyendo mucho y avanzando lo más posible en el intento de comprensión de la Biblia. Cambian tus aproximaciones, evolucionas, información y más información.

¿De qué sirve tanta información si no se siente nada, si te alejas de lo sagrado? ¿De qué sirve tener habilidad teológica si en la práctica, si en el día a día, se vive como si Dios no importara, como si lo dejáramos de lado, como si no existiera, como si Sus preceptos fueran cosa irrelevante, antigua, descartable? Así he andado, por varios años.

Trabajar por una paz integral

Por Luis Tapia, Chile y USA
Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
Para una persona que vive en un contexto histórico-social de relativamente poca violencia y nada de guerra, el tema de la paz no parece ser muy interesante o pertinente. El trabajo por la paz se ve como algo distante y ajeno a la propia realidad, útil para otras personas en otras latitudes. Sin embargo, quienes nos consideramos cristianos, esto es, seguidores de Jesús, el tema de la paz no puede pasar inadvertido, pues aunque no estemos en un contexto de violencia o guerra, donde el pacifismo anti-bélico parece efectivamente intrascendente, todos y todas debemos ser pacificadores. El objetivo de este breve artículo es mostrar cómo el tema de la paz y el pacifismo deben ser entendidos en un sentido integral y no meramente como una oposición a la guerra o a la violencia, para de esa manera entender que todas y todos los cristianos somos llamados a trabajar por la paz.

La solidaridad como sentido más profundo de la Cruz

Por Juan Stam, Costa Rica
Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
2 Corintios 5:21; Gal 3:13 [1]

Con razón dijo Pablo que la cruz es una locura y un escándalo (1 Cor 1:18-23); si su "irracionalidad" no nos escandaliza, no hemos comenzado a entender su significado.  La tradicional teoría de "substitución" (yo debo dinero en el almacén pero un amigo lo paga en mi lugar; estoy preso bajo sentencia de muerte, pero un amigo me visita en la celda, cambiamos de ropa, yo salgo libre y el amigo muere en mi lugar) es una simplificación que traiciona los datos bíblicos, y hace de la muerte de Jesús una crasa injusticia (Camus, Bernard Shaw, Domenic Crossan). La muerte de Cristo no puede entenderse como una transacción externa y objetiva, una especie de intercambio o trueque.

¿Dios de reconciliación o Dios de temor?

Por Alexander Cabezas, Costa Rica
Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
Quizás el juicio más insólito -o el ardid política más creativo- para evidenciar la total desaprobación de la religión por parte de un Estado; fue la vez que Dios fue juzgado. Esto ocurrió un año después del triunfo de la Revolución Rusa, el 16 de enero de 1917. Este juicio inverosímil, contó con todos los detalles legales para asegurar un proceso verosímil: los fiscales, las pruebas, los abogados defensores… Era evidente, se estaba juzgando “al Dios de los cristianos”, pues se colocó en el banquillo de los acusados una Biblia (no sabemos si era una versión Reina Valera).

Después de cinco horas de deliberación, el tribunal declaró culpable a Dios de los cargos que se le acusaba por ¡genocidio y crímenes contra la humanidad! Una fría mañana del 17 de enero de 1918, a las 6.30, se escucharon algunas ráfagas contra el cielo de Moscú, ¡la sentencia había sido ejecutada!

La misión (integral) en su laberinto: algunas notas para una teología (pos)misional

Por Isaac Palma, Brasil  

Un joven periférico en el reino de la misión integral 

Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
Nada parece más absurdo que un rico convencer a un pobre que existen injusticias sociales. Los discursos aprisionados en sus sitios de poder dispersan lógicas y accionan símbolos. El convencimiento, polisémico, inserta alguien en un nuevo mundo, pero las ideas son siempre indomables y nadie puede coordinar sus efectos.

Una iglesia llena de jóvenes, un lenguaje totalmente nuevo para mí. Un paradigma que se anunciaba de una perspectiva totalmente nueva. Aquel que enuncia un mensaje, a veces, condensa en si ciertos aspectos del mismo mensaje, un joven pastor jugaba con ciertos símbolos, y exprimía para su audiencia un mensaje que alcánzame, proclamaba con algunas palabras difíciles que el Reino de Dios era una dimensión también existencial. El “ya y el todavía no” declamaba con contundencia necesaria. Yo con mis amigos, quedámonos boquiabiertos con tal novedad que cayó delante nosotros.

“Se destapó la olla”: ¿qué hacemos con la misión integral?

Por Nicolás Panotto, Argentina y Chile
Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
Como bien dijo Érika Izquierdo, después de las Cavilaciones de Harold Segura dirigida a los Padres de la Misión Integral (MI) y las reacciones que suscitó, no hay vuelta atrás. “Se destapó la olla”, como se suele decir ¡Y bienvenido sea! ¡Ya era hora! Como bien se ha mencionado, las palabras de Harold no representan algo nuevo ya que muchos/as venimos hablando, dialogando y compartiendo ideas similares. Pero estamos en una coyuntura singular, un “signo de los tiempos” que hace que la situación requiera de un giro radical, ya que dichos cuestionamientos no devienen de ningún vicio por la abstracción sino que emerge de las mismas tripas de la indignación sobre lo que está sucediendo con la iglesia evangélica en el continente.

Carta abierta a Harold Segura

Por René Padilla, Ecuador y Argentina 

Respuesta a la carta abierta de Harold Segura “Cavilaciones públicas ante mis maestros”

C. René Padilla
Confieso que no deja de sorprenderme que, en vista de los largos años de la amistad que te une tanto a mi como a Samuel Escobar, Juan Stam, Valdir Steuernagel, Tito Paredes y Pedro Arana, hayas elegido escribirnos una carta abierta sobre un tema escabroso como el que enfocas en ella. Tildo de “escabroso” a este tema porque tiene que ver con la “mentalidad conservadora y pensamiento político reaccionario” de un importante sector del pueblo evangélico. De este pueblo al cual amamos, con el cual nos identificamos y al cual queremos servir pastoralmente, a pesar de las duras críticas que nos hace porque no compartimos el conservadurismo político que tanto afecta su comprensión de la misión profética de la iglesia. ¿No hubiera sido mejor invitarnos a dialogar sobre este tema, con miras a encontrar maneras más efectivas de romper la barrera que nos separa de ese sector dominado por “púlpitos amenazantes, sermones manipuladores y predicadores con elocuentes intenciones políticas”?

El legado de la Reforma

Por René Padilla, Ecuador y Argentina

El 31 de octubre del año en curso se celebró a nivel mundial el quinto centenario de la Reforma Protestante. Desde hace ya mucho tiempo, cada año se ha venido recordando que, según la tradición, en el último día de octubre de 1517 Martín Lutero clavó sus 95 Tesis en la puerta de la Iglesia de Wittemberg, Alemania. Sin embargo, cabe anotar que ese sacerdote agustino estuvo precedido por varios otros religiosos que lo antecedieron en su lucha por lograr que la Iglesia Católica Romana retomara el camino de fidelidad al Evangelio de Jesucristo sobre la base de la enseñanza bíblica. Entre ellos sobresalen el inglés John Wycliffe (1320-1384), el checo Jan Hus (1369-1415) y el florentino Girolamo Savonarola (1452-1498). Lejos de lograr su objetivo, estos tres predecesores de Lutero fueron condenados a muerte como herejes.

Despierta, Neo... Acojonamientos, osadías y delirios provocados por la Carta de Harold Segura “Cavilaciones públicas ante mis..."

Por Erika Izquierdo Paiva, Perú y USA


Al parecer, Harold Segura decidió tomar la píldora roja [1]. Y por todo lo que se ha desatado desde que su artículo salió publicado,  la “Matrix” de las últimas versiones de la Misión Integral ha quedado en evidencia, y no existe retorno.

Por supuesto ya han aparecido, y seguirán apareciendo, los discursos de negación de las y los adictos a la píldora azul. Pero otros, agradecemos a todos los mártires evangélicos de que sea nuestro hermano Harold, al fin, el que se haya animado a levantar públicamente algunas preguntas.

Aunque significativo, lo que despunta en su carta abierta, no es una primicia. Dentro, pero sobre todo desde los márgenes donde se ha bebido con emoción y gratitud de la Misión Integral, muchos han dicho esto antes recibiendo, de los “Agentes Smith” de nuestra Matrix, la correspondiente distinción bíblica para los profetas incómodos: pedradas.

Escatología, y el cómo respondemos frente a las tragedias

Por César Soto, Chile y México

Imagen: Pixabay
Todos los seres humanos interpretamos la realidad de acuerdo a un intrincado sistema de creencias, a esto le llamamos cosmovisión. Vemos el mundo y filtramos la experiencia de acuerdo a nuestro sistema de valores. Desde la vereda cristiana intentamos construir una cosmovisión basada en el mensaje del evangelio, aunque a veces la construimos en base a los intermediarios del evangelio y no directamente desde el texto bíblico.

Cavilaciones públicas ante mis maestros

Por Harold Segura, Colombia y Costa Rica  

Carta abierta a René Padilla, Samuel Escobar, Juan Stam, Valdir Steuernagel, Tito Paredes y Pedro Arana. Fraternidad Teológica Latinoamericana.
Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
Queridos René, Samuel, Juan, Valdir, Tito y Pedro,

Estoy preocupado. A lo mejor ya conocen mis motivos. Sí, es por mis hermanos y hermanas de las iglesias evangélicas en América Latina. ¿Ya supieron lo que pasó en Colombia? La mayoría votó en contra del plebiscito del pasado 2 de octubre porque, según ellos, de esa manera defenderían a la familia tradicional, detendrían las huestes ateas del comunismo castro-chavista e impedirían la impunidad en los acuerdos entre el gobierno y las FARC-EP. Así es, mis amigos. A las iglesias les importó más la defensa del modelo de familia y otros temas atenientes a su presencia pública y política que la salida negociada a un conflicto que nos ha costado 8 millones 100 mil víctimas, 225 mil homicidios, 87 desaparecidos y más de 7 millones de desplazados. Lo hicieron con corazón sincero. Ustedes y yo somos pastores y conocemos lo que motiva a nuestra gente más sencilla. No juzgo su sencillez espiritual, sino su inocencia política.  

Camus, el absurdo y el existencialismo

Por Víctor Rey, Chile y Ecuador

Albert Camus, 1913 - 1960
A mediados de los 70 yo vivía y estudiaba filosofía en Concepción, ciudad al sur de Chile y trataba de ponerme al día con los clásicos de la literatura.  Había leído a los latinoamericanos, Vargas Llosa, García Márquez, Sábato, Donoso, Cortázar y gracias a ellos descubrí a Jean Paul Sartre,  Kafka, Herman Hesse y Albert Camus.  Esas lecturas hicieron que viviera esos veinte años convertido en un fervoroso existencialista que venía saliendo del marxismo.  Pensaba que la vida era un absurdo y que la verdadera filosofía consistía en saber  que cinco minutos después de estar muerto no quedaría nada de mí.  Veía lo absurdo y el existencialismo por todas partes, en el cine, las canciones, las conversaciones, la pintura, etc.

"Hay que cuidar el cuerpo" 1 Corintios 12. 12-27

Por Cristian Cabrera, Chile
Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
Lo más propio de cada uno de nosotros no son nuestros bienes materiales, ni el dinero, ni la casa en la que habitamos, ni la ropa que llevamos puesta. Lo más propio de nosotros es el cuerpo. Por eso lo cuidamos y procuramos sentirnos bien con el, evitamos dañarlo o que alguien le haga daño. No permitimos que nadie sin nuestro permiso lo toque. En la cultura occidental, el cuerpo es el lugar donde situamos la individualidad. El cuerpo que tenemos o que somos nos distingue de la otra persona, los rasgos físicos, la forma de caminar, las expresiones corporales, todos estos aspectos hacen a la persona distinta y única, pero también son una herencia, las marcas que revelan que provenimos de un padre y una madre, de una cultura y un mundo particular. En occidente el cuerpo es el lugar que separa a un individuo de otro, separación y autonomía. Esta idea es la más dominante en nuestra sociedad.

Pablo utiliza la metáfora del cuerpo para explicarnos no sólo qué es la iglesia, sino, principalmente, cómo debe funcionar. Antes de entrar a este pasaje se hace necesario tener alguna idea de cómo es la iglesia a la que Pablo escribe este mensaje.

La ciudad de Corinto se encontraba en Grecia, era uno de sus puertos. Estaba compuesta por ciudadanos provenientes de distintos lugares lo que acentuaba el carácter cosmopolita de sus habitantes. Esta diversidad social y cultural caracteriza al grupo que compone la iglesia de Corinto. La mayoría de la gente que había llegado a vivir a la ciudad era económicamente modesta pero rápidamente se enriqueció. Estos emergentes acaudalados forman parte también de la iglesia al igual que gente pobre y humilde que se habían convertido al evangelio de Jesús. Los conflictos en la iglesia surgen rápidamente motivados por la falta de comprensión de esta diversidad social y cultural e incluso religiosa, que hacen la vida en la iglesia muy difícil.

Dios de gracia

Por Israel Gamboa, México

Imagen: Pixabay
 En toda nuestra vida cristiana hemos hecho ciertos tipos de preguntas acerca de Dios, algunas tienen respuesta, otras no. Pero es interesante considerar la pregunta que ha causado controversia a través de los años y de personas, es el gran dilema de la iglesia, ¿Dios sabía que la humanidad pecaría? Hemos hecho esta pregunta en algún momento en nuestra vida cristiana y sigue sin haber respuesta que nos satisfaga, porque llegamos a considerar ciertos aspectos de Dios y del ser humano, por ejemplo, la soberanía de Dios y la libertad del ser humano; el conocimiento de todas las cosas por Dios y el respeto de él por nuestras decisiones (que muchas veces no consideramos las consecuencias); y un sinfín de cuestiones que entran en este tema.

Iglesias pentecostales, “ideología” de género, y tentación política

Por Daniel Barrientos y Esteban Quiroz, Chile

"Bus de la libertad" que recorrió Santiago de Chile durante julio 2017

Durante los últimos meses hemos visto una batalla descarnada que pareciera darse entre el “reino de Dios” y el “reino de las tinieblas”, entre el bien y el mal, entre lo santo y lo profano. Esa batalla ha tenido un nuevo hito con el apoyo explícito que dieron algunas iglesias pentecostales a una eventual candidatura como senadora de Marcela Aranda (vocera del “Bus de la libertad” en Chile), quien se presenta a sí misma como una enviada de Dios que viene a defendernos de un terrible enemigo llamado “ideología de género”.

Hacia una Cristología de la solidaridad

Por Juan Stam, Costa Rica 

Imagen: Pixabay
Encarnación, crucifixión y resurrección como solidaridad


Introducción

En la teología sistemática, mayormente bajo el capítulo de Soteriología (doctrina de la salvación), se suele incluir el tema de "nuestra identificación con Cristo" y también, de unos con otros en el cuerpo de Cristo. Escritores devocionales lo describen como nuestra "unión mística" con Dios en Cristo. En estas charlas, queremos interpretar esa "identificación" y "unión" con el término más contemporáneo de "solidaridad". Lo estudiaremos en torno a tres de los momentos principales de la Cristología: la encarnación, crucifixión y resurrección del Hijo de Dios.

La Palabra no se discute | Por Hernán Dalbes

Imagen: Pixabay
No fueron pocas las veces que escuché dentro del mundo evangélico repetir esta frase: “la Palabra no se discute”, lo que por el simple hecho de su repetición pretende dar contundencia a un pensamiento acartonado, y que entonces por precario es discutible. Es cierto que en la Palabra, quienes creemos en Jesucristo, encontramos verdad. Pero son dos posiciones claramente antagónicas creer que en la Palabra hay verdad, a sostener que la Palabra es indiscutible. Muchas veces termina siendo una afirmación estereotipada que entra en la misma categoría de absolutos como “la verdadera sana doctrina”, “el fin de los tiempos es inmediato” o “ya no somos habitantes de este mundo”.
 
El Blog de Bernabé © 2017 | Diseño de template creado por Chica Blogger | Volver arriba