De propietarios a miembros, el congregacionalismo bien comprendido

Por Ronal Rivadeneira, Ecuador
El congregacionalismo es el rasgo distintivo de iglesias de raigambre confesional centrada en la autoridad de la comunidad eclesiástica que identifica como miembros a las personas que establecen relaciones sociales, culturales y espirituales en la experiencia de adoración a Dios de manera regular en un lugar determinado (templo). Los parámetros del reconocimiento de esta membresía son variadas y depende de los documentos normativos[1] de cada congregación. Las iglesias congregacionales reconocen el sacerdocio de todos los creyentes (1 Pedro 2:4-5), su autodeterminación desde un liderazgo de iguales, es decir; la iglesia local pensada en comunidad como la máxima autoridad del quehacer misional y evangelizador, no como administradora de bienes y propiedades desde una noción material o como administradora de lo que se debe o no predicar de parte del pastor, sino como planificadora de las líneas de trabajo pastoral que suele y debe impulsar el pastor principal[2] de la iglesia local.

¡No en nuestro nombre!

¿Cómo podemos hacer teología hoy?

Charla con el teólogo español Juan José Tamayo 

 

Las nuevas eclesiologías funcionales

En homenaje a Juan Stam (1), en sus 90 años
Por Harold Segura
 
Imagen: Pixabay
Las preguntas que formula la teología no tienen otro fin que procurar que las iglesias examinen su fidelidad al Evangelio que predican y la fe que dicen representar.
Soy pastor bautista; de los de antes (si, de los viejos), de los que creen que la congregación es la autoridad administrativa de la iglesia (y no el pastor) y que, por lo tanto, los congregantes tienen el derecho a preguntar, proponer, supervisar y discutir los asuntos financieros y administrativos, entre otros. “El pastor es de la iglesia y no la iglesia del pastor”, reza un viejo adagio entre nosotros, los “pastores a la antigua”.

Si Jesús viviera hoy, ¿jugaría al fútbol?

Por Alexander Cabezas, Costa Rica
Imagen: Pixabay
“¿En qué se parece el fútbol a Dios? En la devoción que le tienen muchos creyentes”.  Esta es la conclusión de Eduardo Galeano en su libro El Fútbol a sol y sombra y otros escritos.

Las palabras de este escritor uruguayo abren otras venas de cómo se percibe este deporte en nuestra sociedad contemporánea. Y no es para menos:  el fútbol es más que el simple encuentro de dos equipos rivales que buscan marcar goles.
 
El Blog de Bernabé © 2018 | Diseñado por Chica Blogger | Volver arriba