Es imperativo, la iglesia de hoy debe hablar en lenguas

Por César Soto, Chile y México


Intro

Mi cuna cristiana bien podría identificarse como pentecostal. Mi abuelo fue pastor en Asambleas De Dios y crecí en esa congregación. Aprendí muchísimo en ese contexto. La diligencia de una escuela dominical bien organizada nos mantenía a varios siempre a la expectativa de nuevos desafíos de conocimiento. El compromiso de cumplir con las metas que la iglesia proponía era un cuestión que se asimilaba desde temprano en la fe. Para mí fueron buenos tiempos, sin embargo, las cosas buenas no me nublan de lo negativo: eventuales excesos en la manifestación carismática, ciertas excentricidades en la interpretación bíblica, etc. no obstante, ¿qué denominación cristiana está libre de este tipo de fallos?

El Pentecostés tiene fecha

Por Juan Stam, Costa Rica


Las iglesias evangélicas observan infaliblemente dos celebraciones especiales cada año: la Navidad y Semana Santa. Pero hay dos sucesos más, también sumamente importantes, con fecha del mes y del día, que nunca se celebran. Son el domingo de Ascensión y el domingo de Pentecostés. ¿Cuántos de nosotros nos hemos dado cuenta que este domingo 20 de mayo se cumplen los cincuenta días después de la Pascua? Es tal nuestro olvido de las bases históricas de nuestra fe, que ni las iglesias pentecostales acostumbran celebrar el día de Pentecostés. Hermanos y hermanas, ¡recordemos que el pentecostés es una fecha y no sólo ciertas experiencias especiales!

¿Tiene Israel un derecho divino sobre el territorio que ocupa?

Por Juan Stam, Costa Rica
Imagen: Pixabay
Muchos evangélicos -- probablemente la mayoría, por lo menos en los EUA -- defienden desde la Biblia al actual estado israelí. Por los mismos argumentos, rechazan los reclamos palestinos de una parte del territorio que antes ocupaban. Estos evangélicos ven la formación del estado israelí como un evidente cumplimiento profético, maravilloso e impactante, y hasta una prueba de la veracidad de la Biblia. Es, para ellos, también una señal de la pronta venida de Cristo. En esa teología sionista-evangélica, "Israel es el reloj de Dios".

En cuanto a este tema, hay algo que me sorprende mucho: ningún pasaje del Nuevo Testamento enseña tal cosa. Jesús profetizó la destrucción de la ciudad de Jerusalén por los romanos (Mr 13; Lc 21; Mt 24), pero no procedió a anunciar la reconstrucción de esa ciudad, mucho menos el establecimiento de un futuro estado israelí. Según la versión en San Lucas, después de su destrucción "los gentiles pisotearán a Jerusalén, hasta que se cumplan los tiempos señalados para ellos" (Lc 21:24), A eso sigue, en los tres evangelios sinópticos, no un estado israelí sino el retorno de Cristo. Eso me parece muy significativo.

A 50 años del mayo francés, la imaginación sigue luchando para llegar al poder

Por Víctor Rey, Chile y Ecuador


Este acontecimiento histórico controversial de alguna manera no quiere morir.  Siempre que hay un aniversario se organizan mesas redondas, películas, foros, muestras fotográficas, etc.  Lo curios es que gente que no estuvo de acuerdo con este movimiento en esos años hoy lo reivindica como un hecho histórico y cultural del cual se pueden sacar muchas lecciones.   En Chile a raíz del movimiento estudiantil que sigue adelante, muchas veces se hizo esta comparación.

La gracia de Dios y la generosidad humana – 2 Corintios 8 y 9


Por René Padilla, Ecuador y Argentina

Imagen: leyenda
El apóstol Pablo escribe esta carta a una iglesia profundamente afectada por la división. En su primera carta dirigida a la iglesia en Corinto pone énfasis en la división causada por rivalidades respecto a líderes, división de la cual ha recibido noticias de “algunos de la familia de Cloé”: Pablo, Apolos Cefas, Cristo (1:11-12). Sin embargo, también hay división por diferencias económicas entre creyentes ricos y creyentes pobres (ver 11:17-22). Evidentemente, en esa iglesia hay un grupo que se beneficia de la riqueza material de la ciudad, un puerto próspero. Uno de los propósitos de la segunda carta a esa iglesia es animarla (especialmente al sector más pudiente) a contribuir a la colecta que él está levantando en las iglesias del mundo gentil para los creyentes pobres en Jerusalén, colecta a la cual hace referencia en Romanos 15:26. Para esto usa una serie de argumentos, varios de los cuales son básicos para lo que podría denominarse una teología de la generosidad, cuya clave es la gracia (caris, 8:1, 4, 6, 7, 9, 16, 19; 9:8, 14, 15), es decir, el amor inmerecido. Los argumentos son los siguientes:
 
El Blog de Bernabé © 2018 | Diseñado por Chica Blogger | Volver arriba