El evangelio de la paz | Por Víctor Rey

Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
El término “paz” aparece unas cien veces en el Nuevo Testamento.  Por ese solo hecho, nos muestra que es un concepto de importancia fundamental para la comprensión del Evangelio y la vida de las iglesias.

Las Escrituras nos dicen que Dios es un Dios de Paz; que Cristo es Señor de Paz.  El profeta le llamaba al Mesías esperado el “Príncipe de paz”; el fruto del Espíritu de Dios es paz y vivir en el Espíritu es justicia, paz, y gozo en el Espíritu Santo.

Evangelio de Paz abre la posibilidad de una nueva relación con Dios, que se convierte en realidad en la medida en que vivimos en una nueva relación con nuestros semejantes.  En esta comunidad las diferencias y las barreras que separaran a los hombres son superadas: nacionalismos, racismos, prejuicios basados en diferencias de sexos, espíritu de competitividad económica, diferencias culturales, religiosas y sociales que contribuyen a actitudes de superioridad de parte de unos y de inferioridad de parte de otros.  Por lo tanto podemos decir que la paz está en el mismo corazón de la vida que vivimos y del mensaje que proclamamos los cristianos.

Pastores evangélicos con Donald Trump | Por Ignacio Simal Camps

Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
Al igual que Francis Schaeffer vio la elección de Ronald Reagan en 1980 como una oportunidad para regresar a los valores cristianos en USA, hoy, son personas como Franklin Graham, entre otras, las que ven en Donald Trump una posibilidad para imponer por ley en USA los valores cristianos tal y como ellos los interpretan. La diferencia entre Reagan y Trump es que el primero parece una “hermanita de la caridad” culta y moralmente intachable comparado con el potro desbocado que es Donald Trump.

Me inquieta, y mucho la elección de Trump, pero más me preocupa, como pastor protestante, que evangélicos se lancen a los brazos de un gobernante que con toda probabilidad, si actúa de acuerdo (y todo apunta a que sí) con el grosero discurso que escupió durante su pelea electoral, lanzará a sus ciudadanos, especialmente a los sectores más vulnerables, a un cubo de la basura más putrefacto del que han conocido hasta hoy. Lamentable que los evangélicos estadounidenses sean representados por clérigos que más parecen siervos de Moloch que discípulos de Jesús de Nazaret.

Palabra del domingo 29 de enero de 2017 | Por Harold Segura

Texto completo: Gálatas 4: 4-7

Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
"Pero, al llegar el momento cumbre de la historia, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo el régimen de la ley, para liberarnos del yugo de la ley y alcanzarnos la condición de hijos adoptivos de Dios. Y prueba de que sois hijos es que Dios ha enviado el Espíritu de su Hijo a vuestros corazones; y el Espíritu clama: “¡Abba!”, es decir, “¡Padre!”. Así que ya no eres esclavo, sino hijo..." (Gálatas 4: 4-7 BLP)

Las técnicas que usan los falsos profetas para estafarnos | Por Osías Segura

Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
Por muchas décadas, principalmente desde la época del famoso mago Houdini, muchos se han dedicado a desenmascarar a aquellos que dicen tener contacto con el “otro mundo” o "mundo espiritual" y que a cambio de dinero nos pueden orientar a la verdad, o prosperidad. Quiero dedicar este artículo a aquellos y aquellas que ya hace un tiempo desde que escribí el pequeño articulo popular “los profetas de azúcar”, y me han preguntado: “¿Pero, cómo es que la gente sigue a estos profetas de azúcar”? No creo tener todas las respuestas que las diferentes disciplinas pueden proveer, pero puedo apuntar a algunas respuestas para iniciar el dialogo. Empecemos con una serie de conceptos y ejemplos para entender por qué hay personas que siguen a profetas y apóstoles de puro placebo, y “creen ser profetas” pero no lo son.

El primer concepto es el de lectura caliente, y se trata de aquellos profetas, hacedores de milagros, médiums, etc., que antes de empezar el show se entrevistan con aquellos en la primera fila. Aquellos de primera fila pueden ser entrevistados al azar y en asientos asignados, o bien los que literalmente se sientan en la primera fila, para obtener información personal y de sus necesidades. De esta manera cuando sean llamados al frente para recibir el milagro, el público se sorprenderá de cómo el show-man o profeta sabe tanto de esa persona. Este es un truco viejo, pero muy efectivo para afectar al público.

El mensaje a Éfeso (Tercera parte): Tampoco basta la ortodoxia | Por Juan Stam

Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
La carta a los efesios presenta una extraña correlación entre amor (2.4) y odio (2.6), que nos plantea el problema de la intolerancia.  La ejemplar ortodoxia formal de los cristianos de Éfeso incluía un odio a "las obras de los nicolaítas, las cuales yo también odio" (2.6).  La tensión entre amor y odio se destaca por el paralelismo con que se formulan:

            2.4 Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor;
            2.6 Pero tienes esto, que odias...y yo también odio.

El sacerdocio de todos los creyentes | Por René Padilla

Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
No se requiere ser un conocedor profundo de la historia eclesiástica para saber que, desde el punto de vista teológico, la Reforma Protestante del siglo XVI tuvo como objetivo principal el retorno de la Iglesia a las Sagradas Escrituras como la base para su fe y su vida práctica. El episodio más representativo de este énfasis fue la Dieta de Worms (mayo de 1521) convocada por el emperador Carlos V con el propósito de juzgar a Martín Lutero, quien había sido excomulgado previamente como hereje por el Papa León por afirmar la autoridad de la Biblia por encima de la autoridad de los papas y los concilios. Invitado a retractarse, el reformador alemán respondió con la siguiente declaración de la sola scriptura, tota scriptura, una afirmación que sintetiza la  convicción teológica evangélica básica respecto a la centralidad de las Escrituras: “Mi conciencia es cautiva de la Palabra de Dios. Si no se me demuestra por las Escrituras y por razones claras (no acepto la autoridad de papas y concilios, pues se contradicen), no puedo ni quiero retractarme de nada, porque ir contra la conciencia es tan peligroso como errado. Que Dios me ayude, Amén.”

El mensaje a Éfeso (Segunda parte): No bastan el activismo y el éxito | Por Juan Stam

Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
Esta comunidad, cuyo activismo, seriedad y "éxito" la asemejan a muchas congregaciones muy admiradas tanto en América como en otras partes del mundo, se hubiera tomado en cualquier lugar como modelo de lo que debe ser y hacer una iglesia.  Es más: todo hace sospechar que ellos mismos, sin darse cuenta de su falla fatal, se creían una congregación realmente ejemplar.  El diagnóstico penetrante de Jesús les debe de haber traído una enorme sorpresa.  ¡Qué diferentes que son los criterios de Cristo a los nuestros!

[VIDEO] La Reforma y la Misión Integral | Por Samuel Escobar

500 años de la Reforma Protestante (1517 - 2017)

Conferencia de Samuel Escobar en la Sociedad Bíblica Peruana, dando inicio a la celebración de los 500 años de la Reforma Protestante.



El mensaje a Éfeso (Primera parte) | Por Juan Stam

Cristo habla a la congregación de Éfeso, Una iglesia activista, sin amor

Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
Efesios 2: 1 – 7:

1 Escribe al ángel de la iglesia de Éfeso:
Esto dice el que tiene las siete estrellas
              en su mano derecha
y se pasea en medio de los siete candelabros de oro:
2 Conozco tus obras,
tu duro trabajo y tu perseverancia.
Sé que no puedes soportar a los malvados,
y que has puesto a prueba a los que dicen ser apóstoles
              pero no lo son;
y has descubierto que son falsos.
3 Has perseverado y sufrido por mi nombre,
              sin desanimarte.
4 Sin embargo, tengo en tu contra
     que has abandonado tu primer amor.
5 ¡Recuerda de dónde has caído!
Arrepiéntete
y vuelve a practicar las obras que hacías al principio.
Si no te arrepientes,
iré y quitaré de su lugar su candelabro.
6 Pero tienes a tu favor
              que aborreces las prácticas de los nicolaítas,
                    las cuales yo también aborrezco.
7 El que tenga oídos,
              que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.
Al que salga vencedor
              le daré derecho a comer del árbol de la vida,
              que está en el paraíso de Dios.

Cristo se había presentado a Juan con dos propósitos especiales: comisionarle para una tarea profética (1.17-19) y dirigir personalmente un mensaje a cada congregación por nombre.  A partir de la visión de sí mismo que ha dado al profeta, y las palabras que le ha dirigido, el Hijo de hombre le asigna a Juan su primera misión: "Escribe al ángel de la iglesia de Éfeso".  Esta frase va a repetirse siete veces, con el nombre de cada congregación; ninguna comunidad de fe quedará sin una Palabra de su Señor.  La fórmula "esto dice" (Tade legei) ocurre unas 330 veces en la Lxx como introducción de solemnes declaraciones proféticas (Peake; Lilje). Según Lilje, en los tiempos del NT también se usaba en proclamaciones reales.[1]

Palabra del domingo 22 de enero de 2017 | Por Harold Segura

Texto completo: 1 Corintios 1:11-13, 17

Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
"Digo esto, hermanos míos, porque los de Cloe me han informado de que hay divisiones entre vosotros. Me refiero a eso que anda diciendo cada uno de vosotros: “Yo pertenezco a Pablo”, “yo a Apolo”, “yo a Pedro”, “yo a Cristo”. Pero bueno, ¿es que Cristo está dividido? ¿Ha sido crucificado Pablo por vosotros o habéis sido bautizados en su nombre? (1 Corintios 1:11-13 La Palabra BLP)

El cerco de la denominación | Por Ronald Rivadeneira

Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
Nombrar, llamar o denominar es una acción de identificación que denota a su vez un sin fin de posibilidades en la creación de clasificaciones de las distintas organizaciones religiosas que existen en la actualidad. La denominación en el ámbito de las iglesias evangélicas se relaciona con la identificación de estructuras relacionadas con la organización histórica, con las formas de gobierno o el modelo administrativo, también con los principios doctrinales o de fe que cada organización promulga y práctica.

La redención de la Historia | Por Ignacio Simal Camps

“...Id a hacer discípulos a todos los pueblos...” (Mateo 28:19)
Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
Nos movemos dentro de los parámetros del tiempo y la historia. No podemos escabullirnos de ellos. De ahí que cuando hablamos de esperanza, debiéramos hablar de una esperanza que se brinda como posibilidad aquí y ahora, y no en un futuro ignoto.
Nos movemos dentro de los parámetros del tiempo y la historia. No podemos escabullirnos de ellos. (Twitea esta cita)
Cuando hablamos de esperanza cristiana la solemos decir a la manera apocalíptica: ya que no hay esperanza realizable dentro del tiempo y la historia, la recluiremos más allá del tiempo y la historia. No hay posibilidad de redención de la historia humana y con ello sembramos en nuestros corazones pesimismo a mansalva. Así sólo nos quedamos con el cultivo de la piedad, las reglas dietéticas y los sueños de un futuro imposible para el ser humano (tres patas que sostienen, más mal que bien, nuestra identidad) a la manera del Daniel bíblico, inválido para hacer frente al Imperio.

Revisitar el protestantismo | Por Ariel Corpus

500 años de la Reforma Protestante (1517 - 2017)

Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
En México el protestantismo es un mosaico de expresiones de muy diverso cuño, prácticas, trasfondos y orígenes. Su presencia en el país –e incluso en América Latina– ha sido objeto de múltiples análisis que parten de distintas disciplinas sociales. Su diversidad y el constante desarrollo que tienen como minoría religiosa obligan a adecuar las miradas hacia los escenarios de su actuación, así como cambiar la graduación de los enfoques para entender su actuar con diversos actores sociales. Por lo anterior, en el marco de los 500 años de la Reforma Protestante que tendrá lugar este año, se vuelve oportuno revisitar las maneras en que se ha abordado el protestantismo en lo que respecta al desarrollo de sus instituciones, sus orígenes, el papel de sus actores, sus propuestas culturales e ideológicas, y las representaciones sociales que han construido como una carta de presentación hacia la sociedad mexicana.

Desde el Dios del A.T al Dios del N.T…¿Quién cambió en el camino? | Por Hemir Ochoa

Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
Varias veces me han preguntado por las incoherencias que suelen verse, o quieren verse, o esperan verse en la Biblia, en relación al Dios del Antiguo Testamento (A.T) en comparación con el Dios del Nuevo Testamento (N.T.). Y aunque sé, que la teología a veces hace o intenta hacer “magia” para intentar responder las discrepancias que parecen existir en el texto bíblico, en este y otros puntos, me gustaría esbozar una respuesta que espero pueda servir a algunos. Es más, como siempre, una apreciación personal del asunto, una especie de intentar responder-me antes que pontificar ciertos postulados.

Religión y sordera | Por Ulises Oyarzún

Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
Era el año 1600 y el libre pensador Giordano Bruno, rechazado tanto por el catolicismo, el luteranismo y el calvinismo, y aún por sus colegas docentes en Oxford es acusado por la Santa inquisición de amenazar con sus enseñanzas la autoridad de las Santas Escrituras. Estuvo encarcelado cerca de 8 años y al final de un sinnúmero de torturas, es sentenciado a morir en la hoguera.

Dentro de sus pensamientos desafió la teoría aristotélica y el universo de Ptolomeo, proponiendo una idea nueva. Sin abandonar su fe en Dios, él pensaba que el universo era infinito como Dios también lo era.

Un universo creado por Dios donde cada estrella era un sol que contenía a su vez planetas como el nuestro circundando alrededor de sus respectivos soles.

Necesitamos definir nuestra lealtad en tiempos de paz, preparándonos para los tiempos de guerra (1) | Por Alejandra Ortiz

Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
La historia nos muestra muchas lecciones si somos humildes para verlas y aprenderlas. En una de mis clases vimos lo que sucedió en Alemania, antes de la segunda guerra mundial. La manera en que un régimen político asumió el poder absoluto y comenzó a determinar cómo debía ser la iglesia, sus dirigentes y de alguna manera jugó el papel de agente moralizador para la sociedad. La iglesia, en su mayoría, jugó su juego, aceptó sus declaraciones y estuvo de acuerdo, pero al asociarse con el proyecto, perdió su capacidad profética, perdió su capacidad de hablar la verdad en tiempos violentos.

El día de la Reforma y el sacerdocio de todos los creyentes | Por René Padilla

500 años de la Reforma Protestante (1517 - 2017)
Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
Para muchos de los estudiosos de la Reforma Protestante del siglo XVI, los énfasis centrales de este movimiento fueron cinco: Cristo solo (solus Christus), la Escritura sola (sola Scriptura), la gracia sola (sola gratia), la fe sola (sola fide) y la gloria de Dios sola (soli Deo Gloria). Sin embargo, hay buena base para afirmar que, además de estos énfasis fundamentales, los reformadores también dieron un lugar prominente a una doctrina que (por razones que daremos más adelante) podría ser considerada la Cenicienta tanto de la Reforma clásica como del movimiento evangélico en el momento actual. Nos referimos a la doctrina del sacerdocio de todos los creyentes, también denominado sacerdocio universal o común.

Palabra del domingo 15 de enero de 2017 | Por Harold Segura

Texto completo: 1 Corintios 1:1-3

Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
“Pablo, elegido por designio de Dios para ser apóstol de Cristo Jesús, y el hermano Sóstenes, a la
Iglesia de Dios reunida en Corinto. A ustedes que, consagrados por Cristo Jesús, han sido elegidos
por Dios para ser su pueblo, junto con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de
Jesucristo, Señor suyo y nuestro” (1 Corintios 1:1-2 La Palabra BLP)

La Reforma y la Iglesia Protestante de hoy (1), Una visión más amplia y una contextualización | Por Juan Stam

500 años de la Reforma Protestante (1517 - 2017)
Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
Hoy más que nunca la iglesia tiene que redescubrir su historia. Una iglesia sin historia es una iglesia sin identidad, sin claridad ni criterios, y se cae fácilmente en el caos. Esa es la condición de gran parte del protestantismo latinoamericano hoy. 

Es importante recordar que la Reforma del siglo XVI fue multifacética. Además de la Reforma luterana y la Reforma calvinista, fue muy importante la Reforma Radical anabautista, y hubo hasta una reforma católica, representada especialmente por el Concilio de Trento y la orden jesuita. La ubicación social de cada uno de estos movimientos fue distinto: Lutero se identificó con los príncipes alemanes y el incipiente nacionalismo; Calvino estaba más cerca de las ciudades suizas y una proto-burguesía, mientras los anabautistas se identificaban más con las clases pobres y el naciente proletariado. Pero todos miraban hacia el futuro, que vendría a llamarse "modernidad", mientras que el Vaticano miraba más al pasado y se aliaba con el Sacro Imperio Romano y muchos aspectos del mundo medieval. Es significativa la repetición de la palabra "naciente". Los Reformdores era los parteros del mundo moderno que nacía. Dos siglos después el movimiento wesleyano aportó nuevas dimensiones muy importantes al protestantismo.

La agresividad, ¿nuevo valor cristiano? | Por Abel García

Fotos de usuarios de Twitter de la Ciudad de Lima, Perú
Lima está en ebullición por la discusión sobre la igualdad de género. Muchos grupos de corte eclesial se están manifestando haciendo sentir su opinión respecto al tema, utilizando el cliché “ideología de género”, de la misma forma que en otros países, para oponerse a ciertas políticas educativas que el gobierno quiere implantar en la educación básica peruana. La cantidad de desinformación que he podido percibir es brutal. Pocos entienden la materia que se discute: es la post-verdad en su máxima expresión.

Cuando hacerse el revolucionario es “cool” | Por Nicolás Panotto

Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
Existen incontables clichés que nos encanta repetir dentro de los espectáculos, reuniones, congresos y eventos del mundillo evangélico, los cuales empalagan nuestro paladar sediento de heroísmo: “Jesús no vino a implantar una religión sino un estilo de vida”, “el reino de Dios no actúa sólo en la iglesia sino en el mundo”, “la fe nos llama a comprometernos con la sociedad”, “Dios es por sobre todas las cosas amor”, entre tantas frases conocidas que nos emociona profesar como grandes declaraciones subversivas.

Ahora, como dice el refrán: “del dicho al hecho hay un largo trecho”. En este caso, nos encanta enunciar estas frases –que seguramente creemos con mucha honestidad- pero no estamos dispuestos/as a ser lo suficientemente coherentes para enfrentar todas las consecuencias que conlleva la radicalidad de su invitación. En algunos casos es aún peor: nos gusta predicarlo cuales grandes héroes de la fe, pero al ver que otro/a lo pone en práctica, lo juzgamos como extremista, liberal, pecador, inmoral, desubicado, etc., etc., etc.

Zygmunt Bauman y la sociedad líquida | Por Víctor Rey

Zygmunt Bauman
1925 - 2017
Este lunes 9 de enero, acaba de fallecer Ziygmunt Bauman, premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades 2010 (junto a Alain Touraine), nació en 1925 en Poznan, Polonia. Sociólogo, filósofo y ensayista, su investigación, entre otras cosas enfocada en la modernidad, le ha llevado a definir la forma habitual de vivir en nuestras sociedades modernas contemporáneas como “la vida líquida”.

Una vida caracterizada por no mantener un rumbo determinado, pues al ser líquida no mantiene mucho tiempo la misma forma. Y ello hace que nuestras vidas se definan por la precariedad y la incertidumbre. Así, nuestra principal preocupación es no perder el tren de la actualización ante los rápidos cambios que se producen en nuestro alrededor y no quedar aparcados por obsoletos.

Crecer, crecer todos y crecer en todo: Apuntes para una Teología del Crecimiento Cristiano | Por Richard Serrano

"Más bien, al vivir la verdad con amor, creceremos hasta ser en todo como aquel que es la cabeza, es decir, Cristo" (Efes. 4:15). 
Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
He visto en la pared de varios hogares marcas o registro de la estatura de los niños o adolescentes de la familia. Es una manera simpática de notar y celebrar su crecimiento. Lo natural es que los niños, bajo ciertas condiciones de salubridad, afecto, alimentación, aprendizajes, ejercicios y descansos, crezcan. Por más que disfrutemos de sus años tiernos, sabemos que el crecimiento, inexorablemente, vendrá a sus vidas. El crecimiento, pues, parte de todo proceso normal de desarrollo, se aprecia en la naturaleza, en las personas, en los colectivos y sociedades.

Sabemos, sin embargo, que el crecimiento, por sí solo, no siempre es signo de salud. Somos testigos de un aumento científico y tecnológico sin precedentes, pero también de un desconcertante auge de la maldad, la inmoralidad, la violencia y toda clase de injusticias en el mundo. Sabemos también que el crecimiento desordenado de células se convierte en un problema terrible para el cuerpo humano. Así, pues, encontramos que no todo crecimiento es deseable.

Ser profeta | Por Alejandra Ortiz

Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
Desde algunos meses pienso mucho en la labor profética. Mis lecturas bíblicas y de otras fuentes, así como la experiencia de vivir y ser profundamente afectada por este mundo me han hecho pensar y re-pensar mi fe desde el rol de los profetas. El libro del profeta Jeremías me fascina, tiene algo que me atrae constantemente, y lo ha hecho por varios años en distintas etapas de vida. Este verano estudiamos Miqueas en el proyecto binacional entre Compa e Intervarsity, lo cual hizo que las palabras de este profeta hebreo parecieran muy actuales. También, en la preparación para enseñar los Salmos profundicé en la manera que una vida enraizada en la realidad de Dios permite navegar entre el lamento y la esperanza, los cuales son ingredientes claves para la denuncia profética.

Discursos de dominación e iglesia | Por Ronald Rivadeneira

Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
En la actualidad han surgido nuevas iglesias y organizaciones evangélicas que tienen un comportamiento denominacional evangélico, pero no tienen un raigambre histórico, su comportamiento es más cercano a una institución cerrada de control de las personas o  creyentes, dentro de nuestras iglesias evangélicas denominamos sectas a este tipo de organizaciones, sin embargo solemos ser más benignos con las iglesias evangélicas que tienen los mismos comportamientos.

En la mayoría de los casos han surgido bajo la tutela de un líder carismático neo – evangélico con énfasis en la teología de la prosperidad, aquella teología que desconoce el dolor y extrapola el bienestar individual bajo el discurso de “invertir”: dar dinero, para “recibir”.  Otras iglesias en cambio establecen un dominio de control en la membresía, se yerguen como los únicos practicantes y conocedores de la sana doctrina, por lo que suelen  asumir la predica en contra los otros que tienen prácticas distintas.

El texto del Antiguo Testamento | Por Alfredo Tepox Varela

Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
Introducción

Hablar, o escribir en este caso, acerca del texto bíblico en general, y del texto del Antiguo Testamento en particular, plantea de entrada el problema del punto de partida. ¿Por dónde comenzar? Así como en nuestros días el libro promedio no se empieza a escribir por el principio (por lo general, las introducciones son casi lo último que se escribe), así también, en el caso del Antiguo Testamento, el orden presente de los libros que lo componen no es en modo alguno indicio de su orden cronológico.
...en el caso del Antiguo Testamento, el orden presente de los libros que lo componen no es en modo alguno indicio de su orden cronológico. (Twitea esto)
Tal vez sea más conveniente, y a la larga más provechoso, buscar en las páginas mismas del texto bíblico algunas pautas de su desarrollo histórico y, al mismo tiempo, plantearse una pregunta fundamental: ¿Qué se necesita para escribir un libro?

La respuesta, como habrá de verse, no es una sola sino múltiple. Porque si alguien respondiera que se necesita tener algo qué decir (lo cual es cierto), pronto será necesario pasar de lo abstracto a lo concreto, y entonces alguien hará notar que se necesitan ciertos materiales, tales como plumas, papel, tinta (en nuestro tiempo, un equipo de computación), etc. Pero aun cuando estos aspectos materiales se resuelvan y el escritor cuente con ellos, queda la cuestión de que hace falta, además, un sistema de escritura o, en términos más comprensibles, un alfabeto.

¿Una pedagogía de la tristeza? | Por Richard Serrano

"Cuando Dios los ponga tristes, no lo lamenten, pues esa tristeza hará que ustedes cambien, y que pidan perdón y se salven. Pero la tristeza provocada por las dificultades de este mundo, los puede matar" (2 Cor. 7:10, TLA).

Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
En una cultura en la que le gente se desvive por sentirse y verse "bien", es natural rehuir al sufrimiento. En el altar del éxito y el placer no hay lugar para el dolor, el fracaso y las tristezas. Y, convengamos, ¡quién quiere sentirse triste, en modo alguno! Se ha hablado bastante, y con algo de razón, de los beneficios de una actitud positiva ante la vida, de ser competentes, creativos, emprendedores, optimistas y triunfadores. Pero no perdamos de vista que hay alegría que debería ser causa de pena y preocupación (Luc. 6:25), y tristeza que debería ser causa de gozo (Juan 16:17-22).

Evangélicos y Agresión | Por Ulises Oyarzún

Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
Últimamente he tenido diálogos muy interesantes con cristianos evangélicos que reaccionan con tanta violencia con otros cristianos de otras tradiciones.

Y al ver tan inusitada agresión verbal, les pregunto por qué usan ese lenguaje tan violento.

Y la respuesta es simplemente que "Imitan a Jesús".

Y yo me quedo pensando si a Jesús a través de los evangelios le conocemos porque su vida se haya dedicado a "Mandar al infierno a la gente pecadora" .

Estos amigos me aseguran que efectivamente Jesús era así con los pecadores.

Un paso a la vez | Por Abel García

Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
Uno aprende muchas cosas a lo largo de la vida. Lees mucho, vas a la universidad, haces postgrados, trabajas de sol a sol. Te llenas de información. Haces cosas complejas, que no cualquiera puede hacer. Por ahí te emocionas, te enorgulleces. Con los temas de la fe pasa lo mismo, más si fuiste un tanto obseso con el texto, leyendo mucho y avanzando lo más posible en el intento de comprensión de la Biblia. Cambian tus aproximaciones, evolucionas, información y más información.

¿De qué sirve tanta información si no se siente nada, si te alejas de lo sagrado? ¿De qué sirve tener habilidad teológica si en la práctica, si en el día a día, se vive como si Dios no importara, como si lo dejáramos de lado, como si no existiera, como si Sus preceptos fueran cosa irrelevante, antigua, descartable? Así he andado, por varios años.

Trabajar por una paz integral | Por Luis Tapia

Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
Para una persona que vive en un contexto histórico-social de relativamente poca violencia y nada de guerra, el tema de la paz no parece ser muy interesante o pertinente. El trabajo por la paz se ve como algo distante y ajeno a la propia realidad, útil para otras personas en otras latitudes. Sin embargo, quienes nos consideramos cristianos, esto es, seguidores de Jesús, el tema de la paz no puede pasar inadvertido, pues aunque no estemos en un contexto de violencia o guerra, donde el pacifismo anti-bélico parece efectivamente intrascendente, todos y todas debemos ser pacificadores. El objetivo de este breve artículo es mostrar cómo el tema de la paz y el pacifismo deben ser entendidos en un sentido integral y no meramente como una oposición a la guerra o a la violencia, para de esa manera entender que todas y todos los cristianos somos llamados a trabajar por la paz.

La solidaridad como sentido más profundo de la Cruz | Por Juan Stam

Imagen: Pixabay -  CC0 Public Domain
2 Corintios 5:21; Gal 3:13 [1]

Con razón dijo Pablo que la cruz es una locura y un escándalo (1 Cor 1:18-23); si su "irracionalidad" no nos escandaliza, no hemos comenzado a entender su significado.  La tradicional teoría de "substitución" (yo debo dinero en el almacén pero un amigo lo paga en mi lugar; estoy preso bajo sentencia de muerte, pero un amigo me visita en la celda, cambiamos de ropa, yo salgo libre y el amigo muere en mi lugar) es una simplificación que traiciona los datos bíblicos, y hace de la muerte de Jesús una crasa injusticia (Camus, Bernard Shaw, Domenic Crossan). La muerte de Cristo no puede entenderse como una transacción externa y objetiva, una especie de intercambio o trueque.
 
El Blog de Bernabé © 2017 | Diseño de template creado por Chica Blogger | Volver arriba