«Pues Dios es así», Recuerdos de un viejo texto de Karl Barth sobre la humanidad de Dios | Por Harold Segura

A Fernando Estrada, compañero de estudios, que aunque con aspecto de camarada fue en aquellos años siempre nuestro maestro.
Karl Barth, 1886 - 1968
El libro lo compré en 1981, cuando cursaba el tercer año de Teología en el Seminario. Recuerdo el año porque desde entonces he tenido la manía de anotar la fecha de compra en la segunda página de los libros y, en la última página, la fecha cuando termino de leerlos (tengo muchos solo con la primera fecha). Lo compré en la Librería San Pablo, de Cali, Colombia, que en aquel entonces quedaba en la Carrera 2 entre las calles 10 y 11. Lo compré de contado. Valga la aclaración, porque por aquellos tiempos de feliz estudiante las nobles monjas de la librería, entendiendo mi precaria situación económica, me entregaban los libros para que los pagara con tres o más meses de plazo.

Me refiero a un libro del suizo Karl Barth (1886-1968), el teólogo protestante más importante del siglo XX y quizá el más grande que haya nacido después de Juan Calvino. El título: Ensayos teológicos, publicado en 1978 por la Editorial Herder de Barcelona. Es un libro de escasas 214 páginas que presenta once textos, algunos de ellos de carácter pastoral y homilético. Lo compré por recomendación de Fernando Estrada, compañero de estudios en el Seminario (hoy reconocido profesor de filosofía e investigador universitario).

PUEDE SER DE TU INTERÉS: Algunos recuerdos de Karl Barth | Por Juan Stam

Esta tarde busqué el libro en mi biblioteca, lo limpié, lo acaricié, le agradecí lo mucho que significó en mi formación pastoral y teológica y esta noche leeré de nuevo su primer capítulo titulado La humanidad de Dios. En opinión de los expertos, ese breve ensayo es uno de los más lúcidos de Barth. Lo escribió con ocasión de una conferencia que ofreció para los párrocos de la Asociación de Párrocos Reformados Suizos, el 25 de septiembre de 1956.

Dijo Barth en aquella ocasión: «Sería la divinidad falsa de un falso Dios, si en ella no encontrásemos inmediatamente su humanidad. Esas falsas divinidades han sido ridiculizadas en Jesucristo de una vez para siempre. En él se ha decidido de una vez para siempre que Dios no está sin el hombre» y más adelante «En el espejo de esta humanidad de Jesucristo se nos revela la humanidad de Dios inherente a su divinidad. Pues Dios es así».

Esa concepción iluminadora de la humanidad de Dios me ha acompañado siempre. Después de Barth vinieron otras lecturas con el mismo acento: el Dios crucificado de Jürgen Moltmann; el Jesucristo eternamente presente en la existencia, de Dietrich Bonhoeffer; el Jesucristo liberador, de Leonardo Boff; el Dios  de la vida, de Gustavo Gutiérrez… y el Dios humano y sencillo, el Dios que suda en las calles, de la Misa Campesina Nicaragüense. Imposible calcular la importancia de estas imágenes divinas para la tarea pastoral, docente y administrativa realizada durante estos casi treinta y cinco años de ministerio.

¡Cuánta falta hace hoy la teología! cuando aparecen con fuerza inusitada las imágenes del Dios enjuiciador, dogmático, e inflexible; cuando se izan las banderas del Dios guerrero, absolutista y excluyente. La teología hace falta para humanizar a Dios y para humanizarnos también a nosotros mismos; para desprendernos de las abstracciones especulativas de los fanatismos religiosos y alimentar una fe que nos libere para la vida y fortalezca la esperanza. Porque, como decía el mismo Barth, «Dios quiere además al hombre como su compañero de alianza… [porque] Dios quiere la luz, no las tinieblas; el cosmos, no el caos; la paz, no el desorden… Quiere la vida del hombre y no su muerte».[1]

[1] Karl Barth, Ensayos de teología, Editorial Herder, Barcelona, 1978, p. 129.

Sobre el autor:
El pastor y teólogo Harold Segura es colombiano, radicado en Costa Rica. Director de Relaciones Eclesiásticas de World Vision International y autor de varios libros. Anteriormente fue Rector del Seminario Teológico Bautista Internacional de Colombia.




COMENTARIOS:





 
El Blog de Bernabé © 2017 | Diseño de template creado por Chica Blogger | Volver arriba