A PROPÓSITO DE LAS PRÓXIMAS ELECCIONES PRESIDENCIALES EN PERÚ: "Rosas con espinas" | Por Abel García

La semana que pasó sorprendió al mundo evangélico al conocer que el número uno de la lista de Fuerza 2011 por Lima sería un pastor de una de sus principales denominaciones: Julio Rosas, de la Alianza Cristiana y Misionera. Por años estuvo a cargo de una iglesia en San Martín de Porres, al norte de Lima, fue presidente del Concilio Nacional Evangélico del Perú (CONEP) en los noventas, antes que la Alianza se aparte de él por razones que hoy suenan a excusa, y asimismo fungió de presidente de su denominación. A estas alturas seguramente ya renunció al pastorado, listo para subir a bordo del achacoso barco legislativo (porque, qué duda cabe, será elegido gracias al autómata voto de las irreductibles masas naranjas) que no le es tan ajeno.

Muchas voces han mostrado su rechazo a este emprendimiento de Rosas. Sin embargo, las cosas deben ser claras desde el principio: todo ciudadano peruano tiene el derecho de participar en política. Sea un sacerdote como el padre Arana, un profesor universitario como Toledo o un economista comoKuczynski, el derecho trasciende nuestra actividad particular. ¿O es que el llamado exime a los pastores por alguna mística razón? Hasta el inmaduro y engreído Kenji Fujimori tiene el derecho de postular. Más aún si somos animales políticos. Rosas, por supuesto, lo es. Su deseo de incursionar en la política es muy grande, y esta aspiración se ha notado al dirigir el CONEP y a la Alianza Cristiana por varios años.

Mensaje Dominical | Domingo 23 de Enero de 2011

Fuente: Servicios Koinonía y CLAI

Dibujo de Cerezo Barredo
Isaías 8,23b-9,3: En la Galilea de los gentiles el pueblo vio una luz grande
Salmo 26: El Señor es mi luz y mi salvación.
1Corintios 1,10-13.17: Poneos de acuerdo y no andéis divididos
Cita: Vengan conmigo y los haré pescadores de personas

Es sabido que la liturgia católica está pendiente de una reforma sustancial, y la necesidad de reordenar la elección de los textos conforme a criterios nuevos y sobre todo explícitos no es la menor de ellas. La incorporación de la segunda lectura a la temática unitaria (en vez de que campe siempre por sus fueros propios), y la posibilidad de que sean varios los ordenamientos litúrgicos de los textos, según objetivos y necesidades distintas, a escoger según variables diversas, serían otras tantas posibilidades. Mientras, es bueno saber que la liturgia no «es» así, sino que la tenemos así a la espera de que llegue un momento más propicio para reactivar las tantas cosas que en la Iglesia católica están detenidas o en hibernación, a la espera de otra coyuntura.

La primera lectura parece haber sido escogido estrictamente por coincidir con la tercera lectura en una alusión geográfica a la zona de Zabulón y Neftalí, zona limítrofe de Israel en la que Jesús se vino a establecer. La segunda -como hemos dicho que sucede casi siempre- va por sus caminos propios, siendo puramente aleatorio que alguna vez encaje con el mensaje de las otras dos. Diríamos que el evangelio de hoy -dada la altura a la que estamos en el año litúrgico- se adecua bien a la altura que correspondería dentro de la vida de Jesús siguiendo un criterio simplemente cronológico: el inicio de su actividad pública, el comienzo del despliegue de lo que será el Jesús predicador del Reino en su plenitud.

Libros de la Década 2001-2010 | Por Harold Segura

Artigo disponível em Português aqui

Suele leerse por estos días de comienzos de una nueva década, listas de “los mejores” de la década anterior; los mejores autores, los mejores deportistas, los mejores… en fin. Bueno, ¿por qué no hacer también nuestra propia lista y darle de qué hablar a los amigos y amigas? Aquí mi aporte de los mejores libros de la década; cinco de literatura y cinco de teología y religión. Quizá sirva como una excusa más para la conversación amistosa. Por esto les pregunto: ¿cuál dejé por fuera? ¿cuál no debería estar? Bueno, “entre gustos no hay disgustos”, decían los abuelos.

Estos son mis diez:

"Ensayo sobre la lucidez", José Saramago, Alfaguara,  2004: Novela del escritor portugués, premio Nobel de Literatura (1998), en la que presenta una mordáz e irónica crítica a las formas oficiales de la democracia actual.

"La fiesta del chivo", Marío Várgas Llosa, Alfaguara, 2000: Quizá sea esta una de las mejores novelas del ahora premio Nobel de Lietaratura (2010). La historia de fondo se ubica en la República Dominicana y el dictador que se retrata es Rafael Leonidas Trujillo. Reflexión sobre los conocidos excesos del poder dictatorial de los años 50.

"El olvido que seremos", Héctor Abad Faciolince, Planeta, 2006: Considerado el mejor libro en Colombia en el año 2007. Obra en que Abad Faciolince relata su relación con su padre Héctor Abad Gómez, eminente médico colombiano, defensor de los Derechos Humanos, asesinado por grupos extremistas en 1987. El autor  "trata de alargar un poco más la memoria de su padre asesinado".

¿Cómo podemos entender pasajes tan chocantes? | Por Juan Stam

Estudiemos el Apocalipsis con Juan

Quizá en todo el Apocalipsis, las trompetas son lo que más han asustado y despistado a los lectores. ¿Cómo puede un Dios de amor enviar tales azotes sobre el universo y la humanidad? En realidad las seis primeras trompetas (junto con las siete copas, que son igualmente espantosas pero un poco menos detalladas y dramáticas) proyectan toda una película de terror digno de Alfred Hitchcock:

1) una extraña lluvia de granizo y fuego mezclados con sangre quema la tercera parte de la tierra y su vegetación (8:7);

2) una enorme masa flameante es lanzada al mar, una tercera parte del mar se convierte en sangre, una tercera parte de la vida marítima muere y una tercera parte de las naves del mar son destruidas (8:8-9);

3) un inmenso bólido de fuego cae sobre una tercera parte de los ríos y fuentes y los vuelve amargos (8:10-11);

4) un agente no nombrado hiere una tercera parte del sol, la luna y las estrellas y debilita su luz en un tercio (8:12);

Siguiendo a Vargas Llosa, el nuevo Premio Nobel | Por Samuel Escobar

NOTA DEL EDITOR: Recomendamos este recorrido por la obra del peruano Mario Vargas Llosa, guiados por otro peruano, Samuel Escobar
Soy uno de los muchos peruanos que se regocijaron el 7 de Octubre del 2010 a mediodía en España al enterarse de que la Academia Sueca había otorgado el Premio Nobel de Literatura al escritor peruano-español Mario Vargas Llosa. Y es que vengo siguiendo a Vargas Llosa desde 1963, cuando apareció su primera novela premiada La ciudad y los perros.

Mario Vargas Llosa
Por entonces trabajaba yo en la Argentina con los GBU y en la redacción de la revista Certeza. Quedé impactado, casi deslumbrado, por esa novela: el cuadro magistral de los adolescentes de Lima, la capital peruana, que mi paisano arequipeño había conseguido pintar en su novela, era un retrato de las luces y sombras de la realidad peruana. Nuestros caminos se habían cruzado fugazmente en la Universidad de San Marcos en Lima a la cual él ingresó dos años después que yo. Mientras él militaba en el grupo comunistaCahuide, yo era parte del grupo literario Esténtor y después con algunos amigos fundamos el Círculo Bíblico Universitario al cual dediqué mi energía y militancia.


Yo había aprendido del maestro Juan A. Mackay que para entender las señales de los tiempos en un país o una región las buenas obras literarias eran imprescindibles. Y el extraordinario teólogo-predicador cubano Cecilio Arrastía nos había repetido muchas veces que como predicadores debíamos leer las señales de los tiempos y que las buenas novelas latinoamericanas eran un excelente medio para conocer las realidad dentro de la cual nos tocaba anunciar el Evangelio. En ese sentido la obra de Vargas Llosa me ha ayudado mucho a entender mejor no sólo el Perú y Latinoamérica sino también la condición humana en todas partes. 

¿Qué significa ser evangélico hoy? | Por Samuel Escobar

Artículo publicado en 1982, en la Revista Iglesia y Misión

EN EL CUADRO religioso del continente latinoamericano ha surgido en el último siglo y medio una nueva y pujante realidad: el protestantismo latinoamericano. El término genérico protestantismo comprende a una gran variedad de iglesias y movimientos que en algunos países como Chile han llegado a ser un 10 por ciento de la población o más, y que en otros países como el Brasil o Nicaragua, pese a su tamaño numérico relativamente pequeño (alrededor del 5 por ciento de la población), han tenido un impacto notable en la vida nacional.
Dentro del término genérico protestantismo encontramos cuerpos como las vigorosas iglesias pentecostales, que crecen sobre todo en las zonas populares de las grandes concentraciones urbanas. Por otra parte caben también iglesias como la anglicana o la luterana que en algunos países son comunidades pequeñas, restringidas a veces por el idioma inglés o alemán en que realizan sus cultos y por su falta de interés en la expansión numérica.

La mayor parte de estos "protestantes" en América Latina prefieren llamarse evangélicos. El vulgo, a veces la prensa y aun las autoridades eclesiásticas católicas, usan para ellos el término "evangelista". De hecho, algunas de estas iglesias rehúsan usar el nombre "protestante". La preferencia por el término "evangélico" indica una realidad histórica que es importante recordar. La mayor parte de los misioneros que vinieron a predicar desde las filas del protestantismo pertenecían por sus convicciones y su vocación a un ala o un sector especial del mundo protestante europeo o norteamericano. Es el sector que en inglés suele llamarse "Evangelical" y que se define como conservador de lo fundamental en doctrina y fuertemente evangelizador y misionero en la práctica. Cuando las grandes iglesias protestantes se reunieron en Edimburgo en 1910 para considerar la evangelización y la obra misionera en el planeta, rehusaron tomar a América Latina como "tierra de misión", porque consideraron que el catolicismo aquí predominante significaba que éstas eran tierras cristianas, ya evangelizadas. Y Juan A. Mackay, célebre misionero presbiteriano, fundador del Colegio "San Andrés" de Lima y luego rector del Seminario de Princeton, nos recuerda que en aquel cónclave "los misioneros a estas tierras eran tildados de fanáticos, miembros de un proletariado iletrado y rústico, cuyo trabajo merecía el repudio".[1]

Mensaje Dominical | Domingo 16 de Enero de 2011

Dibujo de Cerezo Barredo
Is 49,3.5-6: Israel, tú eres mi siervo
Salmo responsorial 39: Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad.
1Co 1,1-3: Llamados a la santidad
Jn 1,29-34: Jesús, el Cordero de Dios

El segundo libro de Isaías nos muestra todos los conflictos de identidad que vivió la comunidad de Israel durante el exilio y al regreso a Jerusalén. En el seno de la comunidad se vivían distintos estilos de vida que marcarían definitivamente el derrotero histórico del pueblo de Dios. Todos se sentían «llamados», «elegidos», y hacían de la conciencia de su vocación el eje de su existencia y del proyecto del pueblo de Dios. Pero detrás de estas motivaciones vocacionales se escondían dos maneras completamente distintas y antagónicas de vivir el llamado de Dios. Unos se inclinaban por el universalismo, la tolerancia y la capacidad de diálogo con todos los miembros del pueblo de Dios y con todas las naciones; otros, en cambio, optaban por el exclusivismo, el nacionalismo y la búsqueda de cierta «pureza» que los distinguiera del resto del mundo.

El pueblo de Israel se transformó completamente durante el exilio en Babilonia. El sufrimiento aumentó en muchos los sentimientos de esperanza y el deseo de superar las contradicciones que condujeron a la ruina de la nación. Otros, en cambio, querían hacer de Israel una comunidad separada del resto del mundo, un pequeño grupo donde no tendrían cabida ni pecadores, ni enfermos ni extranjeros. Nació así el conflicto de la interpretación de la «elección» por parte de Dios. Para el primer grupo, la elección era una oportunidad para abrir la experiencia de Israel a todo el mundo, sin hacer distinciones, sin excluir a nadie. Para el segundo grupo, en cambio, la elección era una oportunidad para constituirse en una casta, en una clase superior. Estas dos tendencias que comenzaron en el exilio, continuaron hasta la época del Nuevo Testamento.

Protestantismo latinoamericano en el contexto de una iglesia local | Por Samuel Escobar


En este trabajo voy a explorar los aportes que puede darle a nuestro esfuerzo interpretativo del hecho protestante latinoamericano el mirarlo desde la perspectiva misiológica. La misiología es una aproximación interdisciplinaria a la comprensión de las formas en que el mensaje cristiano ha cruzado fronteras y ha alcanzado pueblos y culturas. Esta visión toma las comunidades cristianas existentes en su proceso de formación, como parte de un más amplio proceso global que lleva más de veinte siglos. Las formas diversas de catolicismo y protestantismo, o de Cristianismo Oriental son momentos diversos de esta multifacética historia. Ahora en el fin de siglo este proceso global ha experimentado lo que el misiólogo Andrew Walls llama el gran viraje del Cristianismo hacia el Sur. La práctica y vigencia de la fe cristiana ha declinado en Europa y está en crisis en Norteamérica, mientras asistimos al crecimiento inusitado de formas contextuales e independientes de Cristianismo en África, Asia y América Latina, lo mismo que entre las poblaciones marginales y las minorías étnicas de Europa y Norteamérica, al cual pueden sumarse casos en Europa Oriental. La ciencia histórica, las ciencias sociales y la investigación bíblica nos permiten apreciar las ambigüedades y falencias de este vasto proceso pero la perspectiva global confirma también para nosotros la verdad del dicho de Jesús de que “las puertas del infierno no prevalecerán contra ella”.

Dinamismo misionero evangélico

Desde esta perspectiva el pueblo evangélico latinoamericano aparece como un conjunto de comunidades cristianas con vocación misionera que en su forma de vivir el Evangelio y comunicarlo ha resultado un instrumento más adecuado que la institución cristiana mayoritaria establecida en el continente, para el cumplimiento de la misión. Por un lado, el protestantismo evangélico se siente siempre “en estado de misión”, viendo el territorio latinoamericano como campo que hay que evangelizar. Llevada a su extremo esta postura ha cerrado los ojos al hecho histórico de la existencia del catolicismo y ha tenido tendencia a considerar el campo como si fuese totalmente pagano. Algunos factores que contribuyen a esta actitud son el voluntarismo propio de la acción misionera, especialmente la anglosajona, y una visión simplista de la historia de la iglesia que por momentos adquiere caracteres sectarios. Es la idea de que “aquí no había nada auténticamente cristiano hasta que llegamos nosotros”.

Revista Digital Integralidad No. 8: El Pacto de Lausana


Compartimos con ustedes la edición No. 8 de Integralidad, editada y publicada por nuestros amigos del Centro Evangélico de Misiología Andino - Amazónico

Integralidad se publica trimestralmente vía web y envíos mediante correo electrónico. Se transmite desde fines del 2007 y su objetivo es brindar a la comunidad evangélica hispanohablante la reflexión, análisis e investigación que se gesta desde el seno del CEMAA, junto con contribuciones de teólogos y profesionales amigos que permiten una visión holística y variada de los temas bíblicos, misiológicos, y de las ciencias sociales que la revista trata en sus artículos.

 DESCARGA INTEGRALIDAD No. 8 "EL PACTO DE LAUSANA" AQUÍ

Ediciones anteriormente publicadas:

Edición No. 7: El Etnocentrismo
Edición No. 5: La Reforma
Edición No. 4: El Ecumenismo
Edición No. 3: La Misión Integral
Edición No. 1: Derechos Humanos

Parábola | Por Samuel Escobar

EL REINO es semejante a un hombre que se quedó profundamente dormido y soñó que estaba solo en el universo. Y lo único que había en toda la extensión eran piedras, máquinas, complicados robots y toda clase de fuerzas en acción. Y así, soñando que estaba en el reino de la soledad humana, empezó a andar dormido. Y se lanzó sonámbulo por los caminos del mundo.

Y he aquí que se le acercó otro hombre para comunicarse con él y decirle: “Aquí estoy, soy otro como tú”. Mas el sonámbulo al ser tocado se dijo: “Un robot mal programado acaba de toparse conmigo… o tal vez se trate de un mecanismo que concentra las fuerzas del movimiento dialéctico de la naturaleza… o quizás sea un árbol”, y se hizo a un costado.

Mas el otro hombre insistió, y agarrándolo por los hombros lo sacudió gritando “¡Lázaro, ven fuera…! ¡Despiértate sonámbulo Zaratustra!”. Súbitamente adolorido por el amor del otro, el sonámbulo se despertó y lentamente aquella pesadilla de soledad que le había parecido tan real se pasó, y vio al otro hombre y emocionado lo abrazó y echaron a andar juntos.

El Apocalipsis y la influenza porcina | Por Juan Stam

Estudiemos el Apocalipsis con Juan

NOTA DEL EDITOR:  Este artículo fue escrito en Abril 2009, pero su vigencia es actual a propósito del cólera en Haití, los desastres naturales del año pasado y los que estamos viviendo en estos días en distintas partes de nuestro planeta.
Siempre que ocurran fenómenos trágicos, como terremotos, huracanes o epidemias, muchas personas comienzan a pensar apocalípticamente. En un sentido, sanamente encaminada, esa reacción puede ser positiva. En nuestras experiencias dolorosas, Dios nos llama a la reflexión sobre nuestras vidas y sobre la sociedad en que vivimos.

Muchas veces, sin embargo, el pánico lleva a la gente a conclusiones totalmente ajenas a la intención del autor bíblico. Algunas personas presuponen que es Dios mismo quien causa estas tragedias, como si el Creador metiera la mano en los volcanes para causar erupciones o como si las epidemias fuesen una especie de sabotaje biológico realizado por el Todopoderoso. Entonces concluyen que con esos fenómenos Dios está castigando a la humanidad, sobre todo a grupos o naciones que no son de nuestro agrado. Otros llevan la especulación un paso más adelante, para afirmar que cualquier desastre o calamidad es una nueva prueba de la pronta venida de Cristo.

A un año del terremoto de Haití

Carta de un líder cristiano de Haití
Por Sagnol Lucas, Coordinador de Compromiso Cristiano World Vision Haití
FUENTE: 4O días de Oración por Haití, Oficina de Visión Mundial América Latina y el Caribe


El 12 de enero fue, para el pueblo haitiano, la experiencia más trágica y amarga de toda su existencia. En efecto, en su historia como pueblo, los haitianos hemos tenido momentos difíciles, ya sea en la época del colonialismo, seguida de la independencia en enero de 1802; ya sea en las luchas políticas que contribuyeron al fracaso de gobiernos, crímenes y asesinatos; ya sea por causa de desastres naturales como el de 1842 que provocó la destrucción de la ciudad Cap-Haitien (al Norte del país), la inundación de la ciudad de Gonaives en el 2004 que tuvo más de 5000 víctimas, por citar algunos. Ningún acontecimiento a causado más daños y pérdidas en términos de vidas humanas que el terremoto del 12 de enero del 2010, provocando la muerte de más de 250.000 personales, 200.000 heridos y más de 1'000.000 de damnificados, sin tomar en cuenta los daños de infraestructura en los ministerios públicos -incluyendo el Palacio Nacional-, instituciones educativas, negocios, hospitales, residencias, entre otros, que fueron destruidos en un espacio de 37 a 40 segundos.

El Pacto de Lausana: del dicho al hecho | Por Samuel Escobar

Para quienes editamos "El Blog de Bernabé" es un motivo de alegría y gratitud el poder contar a partir de hoy con los artículos y escritos del Dr. Samuel Escobar, galardonado recientemente con el Premio Jorge Borrow de Difusión Bíblica 2011.  ¡Bienvenido Don Samuel, nos sentimos muy honrados de tenerlo en este espacio!

Samuel Escobar
Como dice nuestro viejo refrán español “Del dicho al hecho hay mucho trecho”. En el movimiento de Lausana, que se vio retratado en el Congreso Lausana 3 de Ciudad del Cabo, se ha podido apreciar como aquel dicho, aquella declaración de intención que fue el Pacto en 1974, se ha ido desarrollando en hechos misioneros en las tres décadas y media transcurridas desde entonces.

Como documento fundamental el valor del Pacto ha permanecido. El historiador Mark Noll dice que es el documento teológico más importante que se ha forjado en el siglo veinte, suscrito por un número altamente significativo de protestantes alrededor del mundo. Es una confesión de fe y al mismo tiempo es contextual. Durante el Congreso hubo ciertos hechos que ilustran la forma en que el pacto ha sido pertinente y ha contribuido a desarrollar numerosos movimientos dentro del mundo evangélico.

Significado de "Profecía" y "Cumplimiento" | Por Juan Stam

Estudiemos el Apocalipsis con Juan


Es posible usar términos bíblicos, pero con sentido pagano. Eso pasa, por ejemplo, con los términos "alma" y "espíritu", que se suelen interpretar platónicamente en vez de bíblicamente. Ocurre también con el malentendido de "profecía" y "cumplimiento" entre casi todos, incluso los evangélicos. En nuestro tiempo, con una abundancia nunca igualada de profetas y seudo-profetas, es urgente aclarar bien el sentido de estos dos términos.

No es fácil, ni mucho menos automático, poder entender los términos bíblicos en el mismo sentido que sus autores. Con la palabra "iglesia", por ejemplo, nadie de tiempos bíblicos hubiera pensado en un edificio, ni en una organización ("Iglesia Bautista" o "Iglesia Metodísta") sino mayormente en la asamblea como reunión, el acto de reunirse. Es obvio que con las palabras "misionero" (extranjero) y "misión" ("La Misión Latinoamericana") pasa lo mismo. Este desafío tampoco se cumple con superficiales referencias a los idiomas originales ("En griego esta palabra significa..."). La tarea, más bien, es entrar en el mundo de los autores bíblicos y comenzar a pensar junto con ellos, como ellos pensaban, lo más que nos sea posible.

Ese esfuerzo nos puede traer grandes sorpresas. Tal es el caso con los términos "profecía" y "cumplimiento". Veamos...

Mensaje Dominical | Domingo 9 de Enero de 2011

Dibujo de Cerezo Barredo
Isaías 42,1-4.6-7: Miren a mi siervo, a quien prefiero
Salmo 28: El Señor bendice a su pueblo con la paz.
Hechos 10,34-38: Ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo
Mt 3,13-17: Éste es mi Hijo querido, mi predilecto

Hoy, como comunidad de creyentes, celebramos el bautismo de Jesús y, junto con él, nuestro bautismo. Así pues, las lecturas de este día nos ofrecen tres elementos que identifican el verdadero bautismo en el Señor.
Un primer elemento lo encontramos en el texto de Isaías, quien nos habla de la actitud del siervo de Dios; éste ha sido llamado y asistido por el Espíritu para llevar a cabo una especial misión en el pueblo de Israel: hacer presente con su vida la actitud misma de Dios para con la humanidad; es decir, evidenciar que Dios instaura su justicia y su luz por medio de la debilidad del ser humano. Por tanto, la tarea de todo bautizado es testimoniar que Dios está actuando en su vida; signo de ello es su manera de existir en medio de la comunidad; debe ser una existencia que promueva la solidaridad y la justicia con los más débiles, pues en ellos Dios actúa y salva; en ellos se hace presente la liberación querida por Dios.

El segundo elemento está presente en el relato de los Hechos de los Apóstoles. La intención central de este relato es afirmar que el mensaje de salvación, vivido y anunciado por Jesús de Nazaret, es para todos sin excepción. La única exigencia para ser partícipe de la obra de Dios es iniciar un proceso de cambio (respetar a Dios y practicar la justicia), que consiste en abrirse a Dios y abandonar toda clase de egoísmo para poder ir, en total libertad, al encuentro del otro, pues es en el otro donde se manifiesta Dios. A ejemplo de Jesús, todo bautizado tiene el deber de pasar por la vida “haciendo el bien”; tiene la tarea constante de cambiar, de despojarse de todo interés egoísta para poder así ser testigo de la salvación.

Cinco mandamientos que no permiten excepción alguna | Por Juan Stam

Orientaciones prácticas para el nuevo año...
y para todos los días

Hay una frase que aparece en sólo tres versículos del Nuevo Testamento, que va con verbos en voz activa y modo imperativo que definen cinco mandamientos de exigencia sin excepción. La frase es "todo lo que hicieras", y los cinco mandamientos son:

1) Hacer todo para la gloria de Dios (1Cor 10:31)
2) Hacer todo en el nombre del Señor Jesús (Col 3:17a)
3) Hacer todo...dando gracias a Dios Padre por medio de él (Col 3:17b)
4) Hacer todo de corazón (Col 3:23a)
5) Hacer todo para el Señor y no para ser visto por la gente (Col 3:23b)

Todos conocemos los diez mandamientos del Antiguo Testamento, y son fundamentales para la orientación de nuestra vida y nuestra ética bíblica. Aunque los famosos diez mandamientos están formulados negativamente, cada uno conlleva un sentido positivo, como demuesta Juan Calvino en su obra clásica, la Institución. Estos cinco mandamientos, en cambio, están formulados en forma positiva. Si el decálogo antiguotestamentario nos muestra lo que no debemos hacer, este semi-decálogo nos enseña lo que sí debemos hacer.

Estos cinco mandamientos, según los mismos términos en que están formulados, no permiten excepción bajo ninguna circunstancia. Podemos considerarlos como "principios absolutos" de la vida cristiana. De hecho, son orientaciones que podemos aplicar en todas las experiencias de la vida. Aun en las sitiuaciones más difíciles, es posible cumplir cada uno de estos mandamientos. Y cuando más difícil, es cuando es más urgente obedecer estos cinco imperativos.

Llevar un estilo de vida sencillo | Por Alejandra Ortiz

En los últimos días releí el Pacto de Lausana y entre las muchas cosas con las que fui confrontada, desafiada, animada y reafirmada, me siguen dando muchas vueltas algunas frases del punto 9. Claro que podría hablar extensamente sobre todos los puntos, pero en especial, quiero hacer una reflexión personal de lo que esto significa para mí:
...La meta debe ser, por todos los medios disponibles y en el más corto plazo posible, que toda persona tenga la oportunidad de escuchar, entender y recibir la Buena Nueva. No podemos esperar alcanzar esta meta sin sacrificio. Todos nos sentimos sacudidos por la pobreza de millones de personas y perturbados por las injusticias que la causan. Los que vivimos en situaciones de riqueza aceptamos nuestro deber de desarrollar un estilo de vida simple a fin de contribuir más generosamente tanto a la ayuda material como a la evangelización.
Hace algunos días platicaba con una estudiante, quien es amiga y lider estudiantil en Compa. Ella ha estado reflexionando mucho sobre la importancia de que la iniciativa estudiantil se vea también con la participación del sosten económico del movimiento y sus obreros. Ella lo ha compartido con otros estudiantes y han planeado una actividad durante una de las noches del campamento. Es un punto importante, que necesita hablarse responsablemente y que por tratarse de dineros, en nuestra cultura, siempre puede prestarse a malas interpretaciones.

Equilibrio de Poderes | Por Abel García

La democracia que se vive de manera imperfecta en muchos países del mundo se sustenta, entre otras cosas, en el equilibrio de poderes que se fiscalizan los unos a los otros. Por ejemplo, en los congresos las fuerzas políticas negocian acuerdos y, mal que bien, se controlan las unas a las otras, aunque tristemente el espíritu de cuerpo suele proteger a legisladores faltosos que nos regalan actos impropios que son sancionados laxamente. También podemos mencionar a las instituciones de control y supervisión del aparato del Estado: Contralorías, Defensorías del Pueblo, Poder Judicial, Tribunales Constitucionales, Superintendencias, Organismos Supervisores, Oficinas de Defensa de Consumidor, etcétera. Además de todo eso, tenemos a la prensa, que con todas sus tremendas deficiencias ha servido para el destape de un sinfín de abusos y delitos no vistos por los entes oficiales. Todos estos organismos han sido hecho para el control; en palabras cristianas, todos somos pecadores, somos un poco buenos pero también un poco malos, somos propensos a caer, al despotismo, a la prepotencia, a vernos afectados por la radiación del poder que nos contamina. Por lo tanto, necesitamos que nos fiscalicen, que mi incentivo a abusar sea dominado.

Los números del año 10 | Por Luis Cruz Villalobos

A mi país que se alza de los dolores
fortalecido


8.8 grados

Nuestra tierra
Como barca en la tormenta
Se sacude de espanto

33 mineros

Bajo el desierto
Aún respiran las esperanzas
De los hombres

70 días

La noche larga
Se hace luz para el mundo
Como ave de fuego

Política de Cookies de El Blog de Bernabé

En cumplimiento con lo dispuesto en el artículo 22.2 de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, esta página web le informa, en esta sección, sobre la política de recogida y tratamiento de cookies

¿Qué son las cookies?

Una cookie es un fichero que se descarga en su ordenador al acceder a determinadas páginas web. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo y, dependiendo de la información que contengan y de la forma en que utilice su equipo, pueden utilizarse para reconocer al usuario.

¿Qué tipos de cookies utiliza esta página web? 

Esta página web utiliza los siguientes tipos de cookies:

Cookies de análisis: Son aquéllas que bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos.

Cookies de personalización: Son aquellas que permiten al usuario acceder al servicio con algunas características de carácter general predefinidas en función de una serie de criterios en el terminal del usuario como por ejemplo serian el idioma o el tipo de navegador a través del cual se conecta al servicio.

Cookies publicitarias: Son aquéllas que, bien tratadas por esta web o por terceros, permiten gestionar de la forma más eficaz posible la oferta de los espacios publicitarios que hay en la página web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Para ello podemos analizar sus hábitos de navegación en Internet y podemos mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación.

Cookies de publicidad comportamental: Son aquellas que permiten la gestión, de la forma más eficaz posible, de los espacios publicitarios que, en su caso, el editor haya incluido en una página web, aplicación o plataforma desde la que presta el servicio solicitado. Este tipo de cookies almacenan información del comportamiento de los visitantes obtenida a través de la observación continuada de sus hábitos de navegación, lo que permite desarrollar un perfil específico para mostrar avisos publicitarios en función del mismo.

Desactivar las cookies.

Puede usted permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en su ordenador.

En la mayoría de los navegadores web se ofrece la posibilidad de permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo.

A continuación puede acceder a la configuración de los navegadores webs más frecuentes para aceptar, instalar o desactivar las cookies:

Configurar cookies en Google Chrome

Configurar cookies en Microsoft Internet Explorer

Configurar cookies en Mozilla Firefox

Configurar cookies en Safari (Apple)

Cookies de terceros.

Esta página web utiliza servicios de terceros para recopilar información con fines estadísticos y de uso de la web. Se usan cookies de DoubleClick para mejorar la publicidad que se incluye en el sitio web. Son utilizadas para orientar la publicidad según el contenido que es relevante para un usuario, mejorando así la calidad de experiencia en el uso del mismo.

En concreto, usamos los servicios de Google Adsense y de Google Analytics para nuestras estadísticas y publicidad. Algunas cookies son esenciales para el funcionamiento del sitio, por ejemplo el buscador incorporado. 

Nuestro sitio incluye otras funcionalidades proporcionadas por terceros. Usted puede fácilmente compartir el contenido en redes sociales como Facebook, Twitter o Google +, con los botones que hemos incluido a tal efecto. 

Advertencia sobre eliminar cookies.

Usted puede eliminar y bloquear todas las cookies de este sitio, pero parte del sitio no funcionará o la calidad de la página web puede verse afectada.

Si tiene cualquier duda acerca de nuestra política de cookies, puede contactar con esta página web a través de nuestros canales de Contacto.
 
El Blog de Bernabé © 2017 | Diseño de template creado por Chica Blogger | Volver arriba