En memoria de Arturo Chacón | Por Víctor Rey


Por varias razones, la noticia de la partida de Arturo Chacón a mejor vida la noche del mismo día en que sucedió me conmovió profundamente. Pensé en lo paradójico de la fecha: El día Internacional del libro. Y unos días antes de la partida de Gabriel García Márquez y de la Semana Santa donde recordamos la vida, pasión y muerte de nuestro Señor. Creo que así fue la vida de Arturo, nos inspiró a leer a entender a través de la sociología la realidad latinoamericana, nos motivó a buscar en libros y revistas la información necesaria y todo desde una profunda fe cristiana. Todo esto me vino a la mente y lo recuerdo en los años ochenta en las reuniones casi clandestinas que teníamos como CREE en la sede de FUNCASE.

Conocí a Chacón el año 1983 cuando estábamos formando el Círculo de Reflexión y Estudios Evangélicos hoy conocido como Comunidad de Reflexión y Espiritualidad Ecuménica (CREE). El propósito era promover la reflexión a nivel interdenominacional especialmente entre los profesores de las varias instituciones teológicas de la ciudad, estudiantes universitarios y de instituciones teológicas en un contexto de dictadura militar. Las reuniones mensuales de ese grupo me proveyeron la oportunidad de entablar amistad con Arturo Chacón, entre otros, y de crecer en mi aprecio por él como persona y como teólogo.

No somos “ese” cristo | Por Nicolás Panotto

“Debemos ser como Cristo”, se nos dice. ¿Pero de cuál “cristo”? ¿Somos conscientes de las relatividades, opiniones, sensibilidades, miedos, hasta patologías, atrocidades y maldades que se entrecruzan en nuestros discursos al momento de nominar “ese” cristo que enarbolamos como símbolo?

¿Qué sucede en nosotros/as cuando nos vinculamos con “ese” cristo que –como decimos- carga sobre sus espaldas las culpas del mundo? (Culpa: palabra compleja, si la hay. ¿Culpa de quién? ¿De qué? ¿Quién lo dice? ¿Desde cuándo?) ¿No se proyecta acaso un martirio heroico que más que traer salvación, nos lleva a la perdición –a veces a escapar- del ser y del sentir, en pos de cumplir con el sacrificio que solicita el “Padre” (que puede ser cualquiera –una institución, una persona, un discurso, una tradición- que sepa escenificar su rigor para imponer lo que desea)? ¿Tenemos que ser como “ese” sufrido chivo emisario que se entrega por completo, enmudecido y desolado, para que el otro/a no sufra las consecuencias de sus propias acciones?

El amor en los tiempos del cólera o la vida sin límites | Por Víctor Rey

Mi encuentro con esta novela de Gabriel García Márquez, se produjo de forma casual. Había llegado hace algunas semanas a estudiar Comunicación Social en la Universidad Católica de Lovaina en Bélgica, y estaba aburrido de leer textos en francés. Un amigo, médico costarricense que también estaba haciendo estudios de postgrado en esa universidad me prestó el libro con una condición: "solamente por una semana". Primeramente me pareció rara la condición, pero mi amigo me dijo: "Usted tomará este libro y no descansará hasta que lo termine" y así fue. Lo leí en menos de una semana. Hace un tiempo atrás a una amiga en Chile le comenté este hecho, hizo la prueba y le sucedió lo mismo. No pudo dejar de lado la novela del Gabo.

Este fin de semana, Visión Mundial realizará las "12 Horas de Solidaridad: Ayuno Solidario"



¿Sabías que América Latina es el continente más desigual e inseguro de todo el mundo? ¿Sabías que los que más sufren ante las situaciones de pobreza y violencia son los niños y las niñas? Esto sucede porque son descuidados, están expuestos a diferentes tipos de abuso (físico, sexual, emocional) y son presa fácil de la explotación comercial (sexual, laboral) o de cualquier otro tipo de violencia. La violencia es un flagelo social porque afecta a sus víctimas de por vida, dañando su autoestima, maltratando su integridad física, truncando sus sueños e impidiendo que Dios cumpla su propósito en ellas. Estadísticamente, los más afectados por la violencia en el mundo son los niños, niñas y adolescentes.
 
El Blog de Bernabé © 2017 | Diseño de template creado por Chica Blogger | Volver arriba