La muerte de la exégesis

Por Hemir Ochoa, Chile

Imagen: Pixabay
Declaramos, yo y todos los que sonreirán  al leer este post que la exégesis ha muerto. Un hecho lamentable pero del todo esperable, y por muchos, hasta deseable. El deceso ha ocurrido por una falla multisistémica, sin mayores sobresaltos, excepto por algunos de sus viudos (as) que creen que tamaño acontecimiento no puede ser posible. Ahora todos se preguntan, ¿por qué? A continuación las respuestas científicas:
  • La exégesis ha muerto porque se elevo como la torre de babel, queriéndose igualar a la verdad, muchas veces haciéndose pasar por ella, olvidó que ha sido creada solo de manera instrumental y momentánea para ser un medio, y no un fin.
  • Ha muerto porque se transformó en el vehículo preferido de  un cristianismo en extremo fundamentalista que la usó para imponer un régimen del terror, frente a aquellos que no han tenido la oportunidad de estudiar teología.
  • La exégesis cometió el pecado del orgullo, se elevó por sobre la eiségesis, por sobre “las” hermenéuticas, por sobre los análisis narrativos, por sobre la lectio divina, por sobre las mismas escrituras y por sobre la sencillez del hombre que solo quiere encontrar a Dios en su palabra.
  • Murió porque era simplemente el resultado de una economía de mercado que ya no puede considerar a todos los cristianos iguales, sino que ahora debe aceptar las lecturas étnicas, individuales, emocionales, matriarcales, de minorías, kabalísticas y post-teístas que existen. Por lo tanto, una herramienta del tipo “global” ya no es necesaria.
  • La exégesis ha muerto porque el hombre de hoy quiere encontrarse con Dios, y no anonadarse por descubrimientos científicos que solo le asombrarán un lado del cerebro.
  • La exégesis ha fenecido porque debe dar paso a la maravilla de la in-certeza, al asombro de dejar a Dios actuar como quiere y no como esperamos, incluso en medio de la duda. Ya mucho daño hizo gobernando la fábrica donde los cristianos se hacían en serie.
  • Ha muerto porque ha hecho que los hombres confundan la Biblia con la palabra de Dios. (Mike V.T.N)
  • Ha dejado de existir porque ha transformado el ejercicio de leer las escrituras, en una competencia sobre quien adquiere y maneja más contenidos, haciendo que olvidemos lo que significa la sencillez el evangelio.
  • Ha muerto porque es un ejercicio demasiado “masculino”, “macho”, “nerd” ,de “competencias individuales”, a veces indolente, insultante y arrogante que hoy, a pesar de los riesgos de no tenerla entre nosotros, no es compatible con la iglesia, sino solo con algunos iluminados.
  • Ha muerto también porque ha estado a la vanguardia de seminarios creadores de “teólogos” y no de pastores.
  • La exégesis ha muerto porque la iglesia la finiquitó, ya que se dio cuenta de que lo que necesita son más hombres y mujeres que sepan vivir en la duda junto a sus comunidades, antes que seres humanos que se autoproclamen “conocedores” de los misterios hebraicus o Alejandrinus de los arcanos bíblicos.
  • La exégesis ha muerto porque hoy ya no es compatible con la iglesia.
Descansa en paz compañera fiel de la sabiduría modernista…. Amén.

Sobre el autor:

Hemir Ochoa es pastor de la Iglesia Luterana de Valdivia, en Chile. Estudió en el Seminario Teológico Bautista de Santiago, el Centro de Estudios Judaicos de la Universidad de Chile y en el Seminario Evangélico Unido de Teología de España. Es director de la Academia de Hebreo Bíblico www.hebreobiblico.com




COMENTARIOS:



 
El Blog de Bernabé © 2018 | Diseñado por Chica Blogger | Volver arriba