Preguntas sobre el liderazgo | Por C. René Padilla

"Denles de comer", México 1999 - Mural de Cerezo Barredo
En un artículo publicado en el Boletín Teológico Valdir Steuernagel establece el contraste entre el acercamiento a la educación teológica en la década de los setenta y el acercamiento a la misma en el momento actual. Antes, dice, el método era formal, lógico y discursivo. Hoy, "hasta parece que esta generación desprecia el recurso de la abstracción en sí mismo y busca una formación teológica vivencial, experimental, excitante y hasta mística". El autor escribe desde el ángulo de una persona dedicada a la docencia en una institución de educación teológica y lo que dice apunta a los efectos del "espíritu de la época" en los centros de preparación para el ministerio pastoral. El hecho es, sin embargo, que en este momento un alto porcentaje de pastores y líderes de iglesias son personas que consideran que la preparación que precisan no es de modo alguno la que les ofrecen los seminarios o institutos bíblicos.

¿Para qué sirve la educación teológica si lo que las iglesias posmodernas demandan y buscan son líderes "carismáticos" dinámicos y "predicadores electrónicos", expertos en el uso de los mass media y en el marketing religioso? Si lo que interesa es atraer a las masa para que la iglesia crezca numéricamente, se necesitan dirigentes dispuestos a dejar de lado los roles del pastor tradicional y a ensayar nuevas formas de relacionarse con el público y posturas de ejecutivos empresariales exitosos.

Hay que reconocer que los nuevos tiempos exigen para la Iglesia un nuevo tipo de líder, menos "cerebral" y más afectivo; menos discursivo y más consciente de los alcances de los "metamensajes". A la vez, a la luz de la enseñanza bíblica caben algunas preguntas.

En primer lugar, ¿qué vigencia tiene para el liderazgo cristiano en el mundo actual el modelo del líder-siervo ejemplificado en Jesucristo? ¿Es posible renunciar irrevocablemente al dinero y al poder que se derivan del éxito numérico de la iglesia-empresa, en una sociedad obsesionada con el poder y el dinero?

Por otro lado ¿cómo se pueden desarrollar un liderazgo que toma nota de las exigencias éticas del Evangelio y la dimensión profética de la fe, pero que a la vez provee a la contención afectiva tan anhelada por la gente en este momento histórico?

Por último, ¿cómo se puede capacitar a líderes que no rehuyan al compromiso hasta el punto del sacrificio y estén dispuestos a "llevar la cruz" cada día, en medio de una generación que busca la comodidad y el menor esfuerzo en todo?

Sobre el autor:
C. René Padilla es ecuatoriano, doctorado (PhD) en Nuevo Testamento por la Universidad de Manchester, fue Secretario General para América Latina de la Comunidad Internacional de Estudiantes Evangélicos y, posteriormente, de la Fraternidad Teológica Latinoamericana (FTL). Ha dado conferencias y enseñado en seminarios y universidades en diferentes países de América Latina y alrededor del mundo. Actualmente es Presidente Honorario de la Fundación Kairós, en Buenos Aires, y coordinador de Ediciones Kairós.

COMENTA ESTE ARTÍCULO:

 
El Blog de Bernabé © 2017 | Diseño de template creado por Chica Blogger | Volver arriba