Los ochenta años de René Padilla | Por Samuel Escobar

C. René Padilla
El protestantismo de habla hispana está en deuda con René Padilla por un admirable trabajo teológico, literario y editorial que empezó en 1967 cuando asumió tareas administrativas en Ediciones Certeza de Argentina de la cual llegó a ser director en 1972.

Según contaba, en ocasión del CLADE V en julio de este año en Costa Rica, desde entonces ha publicado más de 200 libros . Además de los de su propia autoría, ha sido editor de decenas de libros para los cuales, en muchos casos, organizó consultas teológicas, escribió capítulos, consiguió convencer a decenas de autores evangélicos latinoamericanos que podían escribir, prosiguió sus contactos con ellos y ellas hasta que produjeran sus manuscritos, y una vez listos éstos supervisó el proceso de producción y publicación. Así se publicaron, por ejemplo Las bases bíblicas de la misión (Nueva Creación, 1998), La iglesia local como agente de transformación (Kairós, 2003) o Ser, hacer y decir. Bases bíblicas de la misión integral (Kairós 2006).

Padilla nació en Quito Ecuador en el seno de una familia evangélica y vivió parte de su niñez en Colombia. De vuelta en Quito, y antes de cumplir los dieciocho años empezó a predicar en la radio HCJB, La Voz de los Andes, y también en la cárcel y al aire libre .

Al terminar sus estudios secundarios postuló al Wheaton College , en las afueras de Chicago, Estados Unidos, a donde viajó en 1953, con dinero prestado. En los primeros meses trabajó intensamente en el comedor estudiantil para pagar sus deudas y luego el costo de los estudios, que pudo empezar en enero de 1954. “Los seis años que pasé en Wheaton – escribía en 1984 – me mostraron la posibilidad de ser cristiano sin cometer un suicidio intelectual.” En 1957 se graduó en Filosofía y Griego, y luego terminó una Maestría en Teología en 1960.
René Padilla, Pedro Arana y Samuel Escobar, Década de los 70´s
Por más de veinte años, hasta 1981, trabajó con la Comunidad Internacional de Estudiantes Evangélicos (CIEE) , evangelizando y formando discípulos en las universidades. Residió con su familia en Bogotá, luego Lima, y finalmente Buenos Aires. De 1963 a 1965 hizo sus estudios doctorales en la Universidad de Manchester en Inglaterra, bajo la dirección del biblista F.F. Bruce. Su tesis doctoral se titula “Iglesia y Mundo: un estudio de la relación entre la Iglesia y el mundo en la enseñanza del Apóstol Pablo”. El sólido fundamento exegético y teológico invertido en su tesis ha servido como punto de partida de una rica producción teológica vinculada a la actividad evangelizadora, docente y pastoral de Padilla y su familia.

Por varios años con su esposa Catalina fueron parte del equipo pastoral de la Iglesia Bautista en La Lucila, Buenos Aires . Padilla ha dicho repetidas veces que su trabajo no habría sido posible sin la ayuda de su esposa Catalina Feser , biblista también y profesora en varias instituciones teológicas que pasó a la presencia del Señor en 2009. De sus cinco hijos cuatro trabajan en diferentes organizaciones evangélicas de servicio.

El ministerio a estudiantes universitarios en Argentina y el resto de América Latina durante aquellas décadas de intensa agitación y transformación social fue la fuente de la reflexión teológica para Padilla . Se buscaba una teología que fuese fiel al fundamento bíblico y que al mismo tiempo respondiese a las preguntas candentes del contexto. Con el autor de estas líneas Padilla empezó a elaborar una teología de lo social cuyo meollo era cristológico. Sus lineamientos principales se presentaron en la ponencia sobre “Responsabilidad social de la Iglesia” en el Primer Congreso Latinoamericano de Evangelización en Bogotá, 1969 (CLADE I). La aceptación entusiasta de la propuesta por la mayoría de los 900 asistentes nos convenció que las iglesias evangélicas estaban buscando precisamente eso: una teología de lo social que mantuviese su vigor evangelizador y tuviese un claro y convincente fundamento bíblico. Entre los asistentes al Congreso estaban pastores, evangelistas, educadores y biblistas que decidieron proseguir con la reflexión en esa dirección. En diciembre de 1970 veinticinco de ellos fundaron en Cochabamba, Bolivia, la Fraternidad Teológica Latinoamericana (FTL).

El CLADE I era parte de un movimiento evangélico de alcance mundial. Había sido precedido de un Congreso similar en Berlín, 1966, convocado por el evangelista Billy Graham. Congresos regionales, similares al CLADE I se habían realizado en Europa, Asia, Estados Unidos y Canadá. Resultó evidente que en el ámbito evangélico mundial había una búsqueda creciente, con sentido de urgencia por la evangelización mundial, pero también por la responsabilidad social. Este movimiento culminó en el Congreso de Evangelización realizado en 1974 en la ciudad suiza de Lausana , organizado por un amplio espectro de instituciones evangélicas y convocado por el evangelista Billy Graham. Fue allí que le ponencia de René Padilla sobre “El Evangelio y la evangelización” tuvo un impacto decisivo .

El Congreso representaba la flor y nata del activismo misionero evangélico que en ese momento florecía en el mundo. Siguiendo la mecánica adoptada para conseguir una participación amplia, la ponencia de Padilla había sido circulada en castellano, inglés, francés, alemán e indonesio con varios meses de anticipación. En su exposición oral el autor respondió a cientos de críticas y comentarios que recibió desde todo el mundo. Fue motivo de un agudo debate porque al establecer lo que era el Evangelio con fundamento bíblico, criticaba las versiones más comunes popularizadas por el activismo evangelizador y misionero, que en muchos casos eran versiones de un “cristianismo-cultura” que, consciente o inconscientemente, identificaba el mensaje cristiano con el modo de vida estadounidense.

Padilla afirmaba su pasión evangelizadora pero criticaba a fondo esas versiones espurias del evangelio. Partes claves del texto de su ponencia aparecieron al final del Congreso en el llamado Pacto de Lausana, uno de los documentos que en las siguientes décadas habría de tener influencia decisiva entre los teólogos y estudiosos evangélicos de la misión cristiana, y entre los misioneros y misioneras abiertas al cambio, y que buscaban dirección ante la nueva situación mundial. Así la teología evangélica que se iba forjando en la FTL en América Latina pasó a ocupar un lugar de importancia en el debate teológico.

John Stott y René Padilla, 1977
En ocasión de la muerte de John Stott, Padilla escribió una semblanza del gran maestro inglés con quien mantuvo una amistad cercana y colaboró en proyectos en diferentes partes del mundo. En enero de 1974, antes del congreso de Lausana la FTL había invitado a Stott a una gira de enseñanza por México, Perú, Chile y Argentina. “En cada lugar – recuerda Padilla - John era el orador y yo servía como traductor. Sus exposiciones y su testimonio vivido ilustraban bien la afirmación que haría posteriormente en su comentario sobre las Cartas a los Tesalonicenses: «Cada ministerio auténtico comienza… con la convicción de que hemos sido llamados a usar la Palabra de Dios como sus guardianes y sus heraldos. Nuestra tarea es guardarla, estudiarla, exponerla, aplicarla y obedecerla». Nuestras largas conversaciones en privado giraban mayormente en torno a temas relacionados con el Congreso Internacional de Evangelización Mundial que iba a celebrarse en Lausana, Suiza, unos meses después, en julio de ese mismo año.”

Y Padilla continúa su memoria: “Después de Lausana John (Stott) fue nombrado moderador del Grupo de Teología y Educación del Movimiento de Lausana. Con ese cargo, entre 1977 y 1982 se ocupó de organizar consultas globales sobre temas incluidos en el Pacto de Lausana que se prestaban a la controversia. A tres de estas consultas me invitó como uno de los ponentes en el plenario: 1. la Consulta sobre el principio de unidades homogéneas, que se realizó en Pasadena, California, en junio de 1977; 2. la Consulta sobre Evangelio y cultura, que se llevó a cabo en enero de 1978, en Willowbank, Bermuda; 3. la Consulta sobre el estilo de vida sencillo, que tuvo lugar en Hoddesdon, Inglaterra, en colaboración con la Unidad de Ética y Sociedad de la Comisión de Teología de la World Evangelical Fellowship. También fui invitado por John a la Consulta sobre la relación entre la evangelización y la responsabilidad social, que se realizó en Gran Rapids, Michigan, Estados Unidos, en junio de 1982, esta vez para responder a la ponencia de Arthur P. Johnson sobre el Reino de Dios en relación con la iglesia y el mundo. Todos mis trabajos presentados en estas consultas aparecerían, junto con otros, en mi libro Misión integral, publicado por Ediciones Nueva Creación en 1985.”

La nueva edición del libro Misión Integral se publicó en 2010 en inglés para la reunión Lausana III en Ciudad del Cabo, Sudáfrica. La segunda edición aumentada en castellano ha aparecido justo para el CLADE V en julio de este año, publicada por Ediciones Kairós de Buenos Aires, casa editorial que Padilla ha dirigido desde su fundación en 1997. Este libro fundamental, que he usado como texto en mis cursos de Misionología y Teología Contemporánea, tanto en inglés como en castellano, se ha publicado también en portugués, sueco, alemán y coreano.

A toda la tarea teológica y editorial mencionada hay que agregar el trabajo de Padilla específicamente como biblista . Durante más de diez años presidió el Comité de Traducción Bíblica en el cual veinticuatro biblistas y teólogos latinoamericanos trabajaron en una nueva traducción de la Biblia al castellano. Representaban doce denominaciones evangélicas en quince países de América. Tradujeron directamente de los mejores manuscritos en hebreo y griego de los cuales se dispone hoy. Así fue como en 1999 se publicó la Nueva Versión Internacional (NVI) que ha alcanzado una gran difusión tanto en América Latina como en España, en versión adaptada al castellano peninsular.

Su octogésimo cumpleaños encuentra a René Padilla dirigiendo ahora otro proyecto bíblico de significación teológica y pastoral. Se trata de un Comentario Bíblico Latinoamericano en un tomo, basado en la NVI . Padilla es el editor general, con un equipo que incluye a dos editores teológicos: Milton Acosta de Colombia para el Antiguo Testamento y Rosalee Velloso de Brasil para el Nuevo Testamento y los coordinadores Ian Darke británico y Gilbert Montero de Costa Rica. Han conseguido que más de 150 autores evangélicos de habla castellana y portuguesa contribuyan a este proyecto que empezó en el año 2008 y se espera publicar en 2013.

Quienes nos preocupamos por el futuro de la causa evangélica en todo el mundo y en particular en América Latina agradecemos a Dios por la vida y el testimonio de René Padilla , quien en el título de una breve biografía se describió como “Siervo de la Palabra”.

Nota: Una breve nota autobiográfica de René Padilla se publicó en el libro Hacia una teología evangélica latinoamericana (Editorial Caribe, 1984). Una biografía breve más reciente aparece en Journal of Latin American Theology, No. 2, 2009. Padilla escribe regularmente en un blog en www.kairos.org.ar 

Este artículo fue publicado originalmente en Protestante Digital

Puede leer todos los artículos publicados en El Blog de Bernabé por René Padilla AQUÍ


Sobre el autor:
Samuel escobar es un "peruano universal" radicado en Valencia, España. Catedrático emérito de Misiología de "Palmer Baptist Theological Seminary" en Philadelphia, USA y profesor del Seminario Teológico de la UEBE en Madrid.  La Asociación Cultural Jorge Borrow, le otorgó el premio  de difusión bíblica 2011.

COMENTARIOS:
 
El Blog de Bernabé © 2017 | Diseño de template creado por Chica Blogger | Volver arriba