¿Nación? ¿Santa? ¿Escogida? | Por José Chacón

Imagen: Pixabay
Hacerle preguntas al texto bíblico es necesario. Sobre todo cuando intuimos que algunos términos o interpretaciones podrían tener un acercamiento distinto e, incluso, más correcto.

Este es el caso del texto de 1 de Pedro 2:9 en el que encontramos 3 términos que nos deben llamar mucho la atención: Nación, Santa, Escogida. Estos 3 términos han sido explicados como la elección de Dios a un pueblo particular (Israel) y que, en su desarrollo cristiano posterior, se ha equiparado Israel-Iglesia. el texto de 1 de Pedro 2:9 dice lo siguiente:

Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo que pertenece a Dios, para que proclamen las obras maravillosas de aquel que los llamó de las tinieblas a su luz admirable.
Empezaremos en desorden. La primera idea que debemos abordar es la de “nación santa”. El concepto de "nación" no existía en los tiempos bíblicos. Ni en su acepción juridico-política ni en su acepción étnico-geográfica. En su tiempo lo que había eran reinos o ciudades-estado. Los reinos, regidos por leyes caprichosas y antidemocráticas, injustas la mayoría de las veces, eran todo lo contrario al concepto de “nación’ estrictamente dicha. Esta debe ser regida por una Constitución Política o un Ordenamiento Jurídico que salvaguarde el Derecho del pueblo y la justicia. También se diferencia de la teocracia en la que las normas exclusivas y excluyentes emanan de una única religión. Ambas se contraponen al concepto de democracia.

Pero los traductores han insistido en utilizar la palabra una y otra vez, trayendo grandes y peligrosas interpretaciones del texto. Una de las primeras consecuencias es la idea de que Israel era una nación. Alguna vez fue un reino, pero en tiempos de Jesús Israel no existía ni como zona geográfica, ni como reino. Justamente por eso es que muchos vieron a Jesús como la esperanza de alcanzar el establecimiento de un reino con un territorio propio. Pero el Nuevo Testamento nunca menciona que esto va a suceder. Antes bien, Jesús habla de que su Reino no es de este mundo.

La palabra que aparece en el texto no es “nación” sino “etnos” (ἔθνος), una etnia. Y se defina una etnia como un conjunto de personas que comparten rasgos culturales, costumbres, alimentación, festividades etc. Pero no necesariamente una geografía específica. Para el texto que nos ocupa, esos “ustedes” a los que se refiere Pedro, son un conjunto de personas, no necesariamente de un mismo lugar, pero que comparten costumbres, ideas, festividades, entre otras cosas. Este grupo de personas es “santo” (ἅγιον) porque han decidido apartarse para pertenecer a esta nueva “etnia” espiritual. Pero no son “santos” por haber nacido en algún país, por ser de cierta raza o profesar cierta religión.

Avanzamos hacia el siguiente concepto que aparece en el texto: “Linaje escogido”.  La expresión griega γένος ἐκλεκτόν (genos eklecton) debe llamarnos mucho la atención. Un acercamiento a su comprensión podría alejarnos de la idea cerrada judeocéntrica y abrirnos a la noción de una verdadera "familia ecléctica o diversa". La primera palabra es “familia” (γένος ) “genos” (como en indi-genos, o geno-cidio). Una familia grande que es descrita como “elegida” (ἐκλεκτόν).

La palabra que aparece aquí es sumamente importante. Ya en la época en que Pedro escribe estas líneas, esta palabra se entendía como algo que no tiene extremismos, sino que sabe elegir entre muchas formas y posibilidades. Se compone de las partículas “ek” (en latín ex) = desde afuera (como en eclipse o exótico), “lektos” = leer, expresar, decir o elegir (como en día-lecto). Literalmente “leer o elegir desde afuera”. El sentido más profundo del término tiene que ver con la capacidad de algo o alguien de escoger desde afuera. Se escoge para “unir” cosas de muy variada índole, como veremos a continuación. Es en el Siglo II después de Cristo cuando la palabra adquiere su sentido más claro. Y fue en el ámbito de la medicina donde nació, por obra de Galeno, la idea de unificar todas las tendencias existentes en los diagnósticos médicos.

Existían muchas escuelas de medicina que no lograban conciliar sus ideas unas con otras. Estaban los “dietétikos”, los “pharmaceutikos” y los “kirurgikos”. Cada una de ellas abordaba las enfermedades desde un único punto de vista. La medicina romana une todo como un solo cuerpo bajo el concepto de “sincretikos”. Pero es Galeno el que otorga una nueva opción, más conciliadora y armónica. Esta opción es llamada “ekléctica”. Consiste en poseer la libertad de elegir o beber, de las diferentes posturas para formar una mejor opinión.  Llama la atención comprender que la palabra “Iglesia” (Ekklesia) está emparentada con la palabra “Ecléctico”.  Por tanto, la iglesia es una “familia” que tiene la libertad de elegir lo mejor de muchas partes, conciliando extremos y evitando sectarismos.
Sométanlo todo a prueba, aférrense a lo bueno,  eviten toda clase de mal. - 1 Tes. 5:21-22
En el Antiguo Testamento,  en los textos relacionados a la elección del "pueblo de Dios" (Ex.19:6) se usa la expresión hebrea (לְג֥וֹי) “le-goy. Curiosamente los judíos se diferencian a sí mismos de los gentiles, llamándolos a ellos "goyim". Los goym son muy diversos, comprenden todos los otros seres humanos no hebreos.  Y no es que Dios no haya escogido a los hebreos, efectivamente Dios hizo sucesivos pactos, primero con Abraham (que no era judío), luego con Israel y finalmente, como en círculos concéntricos, con toda la humanidad en Cristo. Aún más, al tiempo que Dios elegía a los hebreos para liberarlos de la esclavitud, también elegía otros pueblos para lo mismo, como leemos en Amós 9:7:
Hijos de Israel, ¿no me sois vosotros como hijos de etíopes, dice Yahvé? ¿No hice yo salir a Israel de la tierra de Egipto, y a los filisteos de Caftor, y de Kir a los arameos?
En una forma más elaborada, el Nuevo Testamento nos recuerda que esta “familia elegida” es muy variada, pues ya no existen las separaciones entre razas, lenguas o sexo. Dios es quien elige, pero elige libremente, abiertamente, eclécticamente (Gálatas 3:28). Dicho todo lo anterior, podríamos proponer una traducción comprensiva como sigue:
"Ustedes serán una familia (genos) diversa (eklcton), sacerdocio perteneciente al Reino, una etnia (ethnos) separada voluntariamente (agion) para anunciar las virtudes del que los llamó de la oscuridad a su luz maravillosa"

Sobre el autor:
José Chacón es de Costa Rica, ha realizado estudios de Periodismo, Biblia y Teología. Es autor de los libros "El Decálogo, un canto de adoración" y "Spiro". Fundador de la Comunidad Interludio.



COMENTARIOS:





 
El Blog de Bernabé © 2017 | Diseño de template creado por Chica Blogger | Volver arriba