Revista de Investigación “Religión e Incidencia Pública” | Por GEMRIP @gemrip

Acaba de ser publicado el primer número de la revista de investigación “Religión e Incidencia Pública”, perteneciente al Grupo de Estudios Multidisciplinarios sobre Religión e Incidencia Pública (GEMRIP) Este nuevo proyecto pretende ser una contribución al creciente -aunque aún pequeño- espacio de estudio académico sobre el fenómeno religioso, especialmente en América Latina.

El aporte singular de esta revista reside en la misma especificidad de GEMRIP: es un proyecto que nuclea de manera particular un equipo multidisciplinario de académicas y académicos, especializados/as en el estudio de la inscripción del fenómeno religioso en las complejas matrices de las sociedades actuales. Podríamos decir, además, que una característica importante de esta publicación es la inclusión de la teología como un interlocutor central en el análisis de lo religioso como fenómeno social, dialogando con el resto de las ciencias sociales y humanísticas.

Con respecto a este primer número, la propuesta es promover algunas nuevas pistas metodológicas y epistemológicas del estudio de lo religioso en el espacio público. La inclusión de la teología como disciplina es una de ellas. Pero también lo es la utilización de diversos marcos teóricos actuales, provenientes de distintas áreas del saber (filosofía, sociología, antropología, teología, entre otras), que no han sido lo suficientemente abordados por este campo de estudio, como son las corrientes posetructuralistas, la teoría queer, el psicoanálisis, entre otros.

María bajo la mirada de una mujer protestante | Por Joana Ortega Raya

Puede que María de Nazaret –más conocida en nuestra cultura mediterránea como la Virgen María o la Madre de Dios- haya sido una de las mujeres más maltratadas y malentendidas por la historia de la iglesia. Virgen y madre al mismo tiempo, algo absolutamente inverosímil, se ha utilizado como una justificación de los deseos más ocultos de los hombres y como coartada para reprimir, dominar y controlar el cuerpo y la sexualidad de las mujeres.

Si bien es cierto que el testimonio de los cuatro evangelios podría conducirnos a entender el personaje de María tal y como la historia de la iglesia nos lo ha transmitido, también es cierto que podemos encontrar algunos detalles que contradicen una tradición cristina que ha querido hacernos creer que nuestro cuerpo y nuestra sexualidad debe responder a los ideales esperpénticos de una mujer inexistente, no en el sentido histórico, claro, sino más bien en el aspecto simbólico.

Jesucristo, Señor de todo y de todos | Por René Padilla

La autoridad que al resucitar Jesucristo recibió del Padre, según su propia declaración en Mateo 28:19, es una autoridad universal: “Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra”. En otras palabras, su autoridad se extiende sobre la totalidad de la creación y sobre todo aspecto de la vida humana. No hay nada ni nadie que esté fuera de la órbita de la autoridad de Jesucristo. El tiene autoridad no sólo sobre la iglesia sino también sobre el mundo. No sólo sobre el domingo sino también sobre el resto de la semana. No sólo sobre lo que tiene que ver con prácticas religiosas sino también sobre lo que tiene que ver con la familia y el trabajo, el arte y la ciencia, la economía y la política.

Esto no significa, por supuesto, que todos reconocen esa autoridad, pero sí que todos deberían reconocerla. En efecto, lo que distingue a los cristianos de los no cristianos es que los cristianos reconocen y por lo tanto confiesan la autoridad universal de Jesucristo y viven a la luz de ese reconocimiento, en tanto que los no cristianos no la reconocen ni la confiesan. Como afirma el apóstol Pablo: “No hay diferencia entre judíos y gentiles, pues el mismo Señor es Señor de todos y bendice abundantemente a cuantos lo invocan” (Ro 10:12). Como veremos más adelante, esto es lo que hace necesaria la misión de la iglesia, cuya esencia es la proclamación de Jesucristo como Señor. “Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confiesas con tu boca que Jesucristo es el Señor, y crees en tu corazón que Dios lo levantó de los muertos, serás salvo” (Ro 10:8b-9).

El enfoque hogareño en el evangelismo | Por Osías Segura

Hoy día se habla mucho acerca de la familia y de la necesidad basar nuestras familias y relaciones familiares en principios bíblicos. Si prestamos atención a los libros de Lucas y Hechos vemos que el hogar juega un lugar central en el ministerio de los primeros cristianos.

Según Lucas, Jesús no sólo practicó en palabra y en hecho la misión hacia el hogar, sino que también la enseño a sus 72 discípulos enviados para evangelizar hogares al decir: “bendigan la casa, beban y coman cualquier cosa que ellos les sirvan” (Lucas 10). Jesús les dice a sus mensajeros que entren en las casas, traigan la salvación a estas, y se queden allí para desarrollar un compañerismo alrededor de la mesa. En los Hechos encontramos un paralelo con Lucas cuando encontramos a Cornelio (10:1-11:18), Lidia (16:11-15), el carcelero Romano (16:25-34), y Crispo (18:1-11) quienes son cuatro convertidos, cabezas de familia, y son convertidos con toda su casa como un ejemplo de plantación de iglesias. Esta estrategia misionera ayudó en el crecimiento de la iglesia primitiva, y presenta la conversión y el discipulado ocurriendo en los hogares.

En memoria | Entrevista realizada al Pastor Emilio Castro por Víctor Rey en 1996

El pastor Emilio Castro acaba de partir a la presencia del Señor. Tuve la oportunidad de conocerlo en la Conferencia sobre Misión y Evangelización del Consejo Mundial de Iglesias (CMI), realizada en Salvador, Bahía, Brasil en 1996. En torno a un café este pastor metodista nacido en Uruguay, compartió acerca de la Iglesia, la misión, la evangelización, el ecumenismo en América Latina. También recordó su tiempo de Secretario General del CMI y el apoyo que esta nstitución brindó a la lucha por la justicia, la paz y la democracia en Chile en los tiempos de la dictadura militar de Pinochet.
Emilio Castro, 1927 - 2013
¿Nos podría contar brevemente algo de su vida?

Bueno, es la vida de un pecador normal que vive o trata de vivir de la gracia de Dios y de la amistad de los hermanos después de haber trabajado en los movimientos ecuménicos, en la formación de CLAI, la conferencia de Iglesias de América Latina y luego de haber dado algunos años al trabajo del Consejo Mundial de Iglesias a partir de Ginebra. Ahora estamos de vuelta en Montevideo donde a Dios gracias podemos servir en una pequeña congregación muy viva y muy activa, con mucho espíritu de cariño entre hermanos y abiertos a las necesidades imperantes de nuestra situación latinoamericana, buscando junto con la comunidad participar el evangelio y los frutos del evangelio con la sociedad más grande que nos rodea y desde allí desde Montevideo, viajando un poco tratando de aprender y de compartir experiencias vívidas y las bendiciones que dios nos ha dado a lo largo de la vida.

Dos tipos de realismo | Por Manfred Svensson

Parece evidente que quien obra en el “mundo real” –aconsejando a matrimonios en crisis, a personas que sufren, etc. – habla con más propiedad que el que solo teoriza sobre la naturaleza del matrimonio o del sufrimiento. Y desde luego en algunos casos su desdén por el teórico es justificado. Pero no siempre, y una de las formas a mi parecer injustificadas es precisamente la que acentúa esta pretensión de “mundo real”, de “realismo” del hombre práctico, que ve lejanos los absolutos de los que hablan otros, y que para aconsejar en el mundo real no ve más solución que la de abandonar tales exigencias al abstracto “mundo del deber”, en el que no habitan los del “mundo real”. Esto toma diversas formas en distintos momentos de la historia, y uno de los campos en que se oye hoy con frecuencia es la ética sexual.

El cine y yo | Por Víctor Rey

“Si la gente ve como se hace, el cine pierde toda su magia” (Charles Chaplin) 

Todavía recuerdo la primera película que vi, tenía cinco años, se llamaba “Marcelino Pan y Vino” y fue en el antiguo cine Alcázar que quedaba frente a la Plaza Brasil en el barrio que lleva el mismo nombre en Santiago de Chile. Hoy ese antiguo edificio lo ocupa un restaurant de comida china. Fue construido en los años 30 por Ezequiel Fontecilla y Pedro Prado, hijo del poeta del mismo nombre, como un ejemplo de arquitectura moderna dentro de un barrio tradicional. Era una película en blanco y negro y los vecinos del barrio acudíamos según el horario de los días domingo. Los niños a la matinée, luego los jóvenes a la función de la tarde y los adultos en la noche. La magia de esperar que las luces se fuesen apagando lentamente y ver abrirse el telón y las primeras imágenes del noticiero UFA con las noticias del mundo y luego la sinopsis de los próximos estrenos era el aperitivo del plato de fondo que era la película esperada, que luego la comentaríamos toda la semana con los amigos del barrio y del colegio. Creo que mi afición al cine también viene por el hecho de que vivíamos entre dos cines de barrio. Uno ya no existe ya que se construyó un gran edificio y el otro como dije es ahora un restaurant. Los otros cines de barrio han tenido otra suerte y la mayoría ahora albergan a diferentes iglesias, o mega iglesias evangélicas que representan sus cultos como un espectáculo. ¿Qué paradojas de la vida?
 
El Blog de Bernabé © 2017 | Diseño de template creado por Chica Blogger | Volver arriba