El punto de partida para la teología evangélica | Por Juan Stam



De Tales de Mileto, uno de los siete sabios de Grecia (c.624-546 a.C.), considerado por muchos como fundador de la filosofía occidental, Platón cuenta que una noche estaba observando las estrellas y quedó tan absorto que se cayo en un pozo. Esta anécdota, bastante graciosa y probablemente apócrifa, encierra una gran verdad: en los inicios del pensamiento occidental había unna nota de asombro, de maravilla, hasta una cierta actitud de reverencia humilde ante la creación y ante la verdad.

Creo que lo mismo puede decirse para la reflexión teológica. La buena teología nace del asombro, del sentido de maravilla ante Dios, su palabra y su verdad. Nace de la adoración, y en adoración. La teología yahvista, del gran "Yo soy", nació cuando un pastor de ovejas quedó estupefacto, con gran asombro, ante una zarza que ardía sin consumirse. El profeta Isaías cuenta su propia experiencia asombrosa, el año que murió el rey Uzías, cuando "vio a Dios excelso y sublime, sentado en un trono" y su gloria llenaba el Templo. Saulo de Tarso, por su parte, vio al Cristo Resucitado rodeado por una gran luz cegadora y deslumbrante. Esa visión lo sacó de su caballo y lo tiró al suelo. Hoy también la teología debe comenzar con un encuentro con el Señor.

Iglesia basta de la tortura… a un año de la muerte de Daniel Zamudio | Por Josaphat Jarpa

Daniel Zamudio (1987 - 2012)
“Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos. Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido” - Isaías 53:3-4 (RVR1960).

La madrugada del 3 de marzo del 2012, en una conocida plaza de Santiago de Chile, cuatro jóvenes masacraron a golpes a un joven de 24 años, causándole su posterior muerte el 27 de marzo. Su nombre pasó a ser un emblema para la visibilización de una demanda que se mantenía castigada. Durante los 24 días de agonía, rondó por la web el siguiente texto:

“A Daniel Zamudio(1) lo golpearon hasta dejarlo inconsciente. Le apagaron cigarrillos en el cuerpo. Le desfiguraron la cara. Le arrojaron varias veces una piedra: en el estómago, en el rostro y en otras partes del cuerpo. Le arrancaron parte de una oreja. Le rompieron una botella en la cabeza y le marcaron tres cruces esvásticas en la piel con pedazos de vidrio. Hicieron palanca con una de sus piernas… hasta que el hueso cedió y se rompió”.

Algunos recuerdos de Karl Barth | Por Juan Stam

Karl Barth, 1886 - 1968
Cuando me presenté a Barth en 1961, y le dije que era de Costa Rica, Centroamérica, me dijo, "Ah, revoluciones, ¿verdad?". Le expliqué que en Costa Rica hemos tenido un gobierno estable, a lo que respondió, "Ah, volcanes y terremotos entonces, ¿verdad?". Le interesaban todos los países y estaba muy bien informado. Era muy enemigo del régimen de Francisco Franco.

Mis recuerdos son mayormente del coloquio inglés de Barth donde dialogaba con los estudiantes extranjeros (unos cien; tenia coloquios también en alemán y francés). Una vez un alumno comenzó su pregunta con, "Usted, como el teólogo más grande del siglo XX, que piensa de ...". Barth le respondio, "No hay teólogos grandes. Al pie de la cruz, todos somos párvulos" (en parte estaba citando a un autor de otro tiempo).

El Voto Santo | Por Abel García

Susana Villarán, Alcaldesa de Lima
En el Perú existe poca tolerancia al voto ajeno. Nos cuesta aceptar que el otro tiene una lógica distinta a la hora de elegir. Más aún, para agravar el asunto nos invade una gran tendencia a etiquetar peyorativamente a la competencia: corrupto, ineficiente, mafioso, rojo, caviar, facha, progre, o lo que quieras. La sociedad sale magullada cada vez que tenemos que votar, aunque los políticos -sea el resultado que sea- acaben tomando un café en el Haití o cenando en Las Brujas de Cachiche (1), como los mejores amigos del mundo. Como si todo lo que se dijeran en campaña no fuera más que un libreto preparado para azuzar a las masas, para ponerle emoción, para conseguir los votos de los incautos que aman el formato talk show.

Cuando hablamos del voto evangélico (si es que existe una cosa así) concurrimos a un panorama que no es muy distinto al de la sociedad como un todo, aunque el hecho de decidir por quién votar tiene sus justificantes particulares. Como a todos, cuesta aceptar otras lógicas a la forma de elegir, y también etiquetamos al otro. Sin embargo, existe un argumento más poderoso que, desde el punto de vista del que lo expone, es categórico: el hecho de que mi decisión electoral es avalada por mis principios cristianos y bíblicos. Dicho de una manera menos implícita: el aval lo de alguien más grande: el creador de los cielos y la tierra, el mismo Jahveh.

Política "a la Francisco" | Por Nicolás Panotto

Muchas veces me pregunto si las estructuras políticas institucionales (sea el Estado o un partido) pueden sobrevivir sin personalismos, sean éstas de corte neoliberal o populista (con las grandes diferencias en cada caso sobre el lugar que posee la figura del líder). En muchos sentidos creo que no. Pero sí creo que, como ciudadanos/as, debemos aprender a ver “lo político” más allá de estas dinámicas propias de la burocracia. Muchas veces nos dejamos cooptar por la simulación de la supuesta hegemonía avasallante de estas formas, cuando en realidad tenemos todos los medios a nuestra disposición para construir miradas y prácticas alternativas, y desde ellas socavar -inclusive- los supuestos “grandes relatos” desde los cuales la política institucional, inevitablemente, intenta sobrevivir. Más aún, paradójicamente, dichos medios son, en muchos casos, facilitados por estas mismas estructuras.

El Papa Francisco y el liderazgo jesuita | Por Víctor Rey

Tenemos un nuevo Papa y es argentino, amante del tango, del mate y del fútbol. Socio activo de San Lorenzo de Almagro. Por primera vez el obispo de Roma es un latinoamericano. También es miembro de la Orden de la Compañía de Jesús, más conocida como Los Jesuitas. Ha llamado la atención que Jorge Mario Bergoglio escogió para su papado el nombre del santo de Asís, Francisco. Creo que es el santo más popular en la Iglesia Católica y que sea justamente un jesuita formado bajo la inspiración de otro santo como Ignacio de Loyola adoptara ese nombre, llama la atención. Personalmente conozco más el liderazgo de los jesuitas ya que tuve la oportunidad de hacer un post grado en Ciencias del Desarrollo en el Instituto Latinoamericano de Desarrollo y Estudios Sociales (ILADES), fundado por Monseñor Manuel Larraín, para promover el estudio de la Doctrina Social de la Iglesia, luego este Instituto se transformó en la Universidad Alberto Hurtado, nombre de uno de los reciente santos jesuitas en Chile. Para mí la experiencia de estudios en ILADES ha sido una de las situaciones más rica de vida académica. Ahí pude donde pude alternar con profesores formados la mayoría en la Universidad Católica de Lovaina, en Bélgica, donde también pude compenetrarme de la ciencias sociales y conocer la tradición y formación de la Iglesia Católica Romana en general y de la Orden de la Compañía de Jesús en particular.

Desarrollo humano y felicidad | Por Víctor Rey

El Informe sobre Desarrollo Humano – “El ascenso del Sur: Progreso humano en un mundo diverso” – se dio a conocer el 14 de marzo 2013 en la Ciudad de México por el Presidente Enrique Peña Nieto y la Administradora del PNUD Helen Clark. También ha proclamado el Día Internacional de la Felicidad para el 20 de marzo del presente año. Una celebración con la cual se pretende recordar que la búsqueda de la felicidad es un objetivo humano fundamental. El Secretario general de la ONU, Ban Ki-moon destacó que el desarrollo sostenible se relaciona directamente con la felicidad y el bienestar. La resolución reconoce además la necesidad de que se aplique al crecimiento económico un enfoque más inclusivo, equitativo y equilibrado, que promueva el desarrollo sostenible, la erradicación de la pobreza, la felicidad y el bienestar de todos los pueblos.

Su aprobación se produjo después de que el pasado julio la Asamblea General de la ONU reconociera a petición de Bután, la búsqueda de la felicidad como un objetivo humano fundamental e invitara a los Estados a promover políticas públicas que incluyan la importancia de la felicidad y el bienestar en su apuesta por el desarrollo . Esta iniciativa a favor de celebrar la felicidad ha logrado un respaldo unánime en la ONU y sus estados miembros.

«Francisco, vete y repara mi casa» (Versión revisada y ampliada después de vivir la sorpresa inicial) | Por Harold Segura

El Cardenal argentino, Jorge Mario Bergoglio fue nombrado nuevo Papa de la Iglesia católica. Ha escogido ejercer el pontificado de Roma bajo el nombre de Francisco.

Seguí la noticia por tres medios diferentes: el canal de TV nacional de Costa Rica, EWTN y el canal que habilitó el Vaticano para la trasmisión en directo. Por los tres se dijo lo mismo: «Annuntio vobis gaudium magnum; Habemus Papam: Eminentissimum ac reverendissimum Dominum Georgius Marius, Dominum Sanctæ Romanæ Ecclesiæ Cardinalem Bergoglio, Qui sibi nomen imposuit Franciscus» [Os anuncio un gran gozo: Tenemos Papa: El eminentísimo y reverendísimo Señor Don Jorge Mario Cardenal de la Santa Iglesia Romana, Bergoglio. Que se ha impuesto el nombre de Francisco].

Habemus Exspectatum | Por Pablo Moreno

En relación con la elección del Papa Francisco se han despertado más expectativas de las que suscitó el nombramiento de Benedicto XVI, las causas de tales expectativas son diferentes por lo que identificarlas podría ayudarnos a moderar nuestro Exspectatum sobre lo que sucederá con el nuevo pontífice.

En ambos casos la figura papal se delinea a partir de sus antecedentes y como en el caso de Benedicto XVI eran más conocidos y cercanos a la cotidianidad del poder vaticano, resultó predecible el rumbo que tomaría su pontificado. Por el contrario, con el nuevo Papa Francisco, quien como él mismo lo subrayara estaba viviendo en “lo último de la tierra” y hasta allá fueron para buscarlo, su trayectoria es menos familiar en el hábitat vaticano. Sus antecedentes están más asociados a la figura del nombre que eligió para su pontificado, Francisco, quien representa sencillez, entrega, caridad, reforma, pobreza y amor por la naturaleza; todas estas parecen ser las características similares del obispo Bergoglio en su ministerio pastoral desde décadas atrás.

¡Por favor oren por mí! | Por Alexander Cabezas

La renuncia de Benedicto XVI y la muerte del presidente venezolano Hugo Chávez Frías, han sido quizás, las noticias más destacadas del presente año en curso.

El primero: Arzobispo de Roma, máximo jerarca de la Iglesia Católica y como delegado religioso, luego de ocho años de servicio; sorprendió al mundo al dimitir de su cargo (recordemos, la última vez que un Papa renunció ¡Cristóbal Colón no había pisado nuestras tierras!).

El segundo: Hugo Chávez, fue presidente de la República Bolivariana de Venezuela, político; con una carrera militar y una consigna socialista atípica. Amado por muchos, odiado por muchos. Chávez se preparaba para reiniciar su periodo presidencial cuando le sorprendió la muerte.

Pese a no ser católico, reconozco me he nutrido de varios pensadores, teólogos y biblistas que escriben desde el seno de la Iglesia Católica. Tengo amigos que sí lo son y nos une el amor y el compromiso por servir a Cristo. Tampoco soy venezolano, pero tengo algunos vínculos (mi esposa es venezolana). Además, he visitado esta nación en varias oportunidades y he forjado amistades chavistas y antichavistas (católicos y evangélicos), a quienes respeto sin distinción alguna.

Francisco, la gran paradoja | Por Nicolás Panotto

Sorpresa mundial: tenemos nuevo Papa y es latinoamericano. Esta sola afirmación levantó inmediatamente todo tipo de sentimientos. ¿Por fin llega el cambio tan esperado? ¿La iglesia católica romana optó finalmente por la reforma? Fue interesante ver cómo las circunstancias de esta elección –al menos desde lo que parecía en una primera instancia- despertaron todo tipo de esperanzas, sueños, deseos e imaginarios.

Lamentablemente mi reacción –así como la de muchos y muchas en nuestra tierra argentina (por supuesto, cada quien con sus matices)- distó de ser esperanzadora. Mi respuesta fue inmediata: “la iglesia quiere seguir en la misma de siempre”. Bergoglio nunca fue un personaje de mi agrado, hace ya mucho tiempo. Es un representante más del conservadurismo religioso católico, de cerviz rígida y firme, ligado a actores de la sociedad argentina críticos a toda idea progresista, pero con mucho alcance con la gente. Pero vayamos por parte.

«Francisco, vete y repara mi casa» | Reflexiones personales para no quedarme en silencio sorprendido ante la noticia del Papa argentino | Por Harold Segura

Jorge Mario Bergoglio, Papa Francisco

El Cardenal argentino, Jorge Mario Bergoglio fue nombrado nuevo Papa de la Iglesia católica. Ha escogido ejercer el pontificado de Roma bajo el nombre de Francisco.

       Seguí la noticia por tres medios diferentes: el canal de TV nacional de Costa Rica, EWTN y el canal que habilitó el Vaticano para la trasmisión en directo. Por los tres se dijo lo mismo: «Annuntio vobis gaudium magnum; Habemus Papam: Eminentissimum ac reverendissimum Dominum Georgius Marius, Dominum Sanctæ Romanæ Ecclesiæ Cardinalem Bergoglio, Qui sibi nomen imposuit Franciscus» [Os anuncio un gran gozo: Tenemos Papa: El eminentísimo y reverendísimo Señor Don Jorge Mario Cardenal de la Santa Iglesia Romana, Bergoglio. Que se ha impuesto el nombre de Francisco].

La base de la misión cristiana | Por C. René Padilla

Por varios siglos la expansión del cristianismo estuvo vinculada a la expansión colonial de las naciones “occidentales y cristianas”. Esta era, por así decirlo, la dimensión religiosa de la colonización: los pueblos conquistados por los europeos eran obligados a abrazar la cultura de los conquistadores, la que incluía la fe cristiana. Así, podemos decir que la base de la fe cristiana era el poder colonial ejercido por España y Portugal (en el caso del catolicismo romano) o por Inglaterra, Holanda, Alemania y Suecia (en el caso del protestantismo).

En un periodo más reciente, durante la Guerra Fría, un movimiento estadounidense que tenía como misión la evangelización de estudiantes universitarios en varios países del mundo promovía la promoción de recursos económicos con el siguiente aviso: “ayúdenos a detener el avance del comunismo, envíenos su contribución financiera”. Seria posible decir que, para los líderes de ese movimiento, la misión tenía como base la ideología capitalista en contraposición con la ideología comunista.

Hugo Chávez y la religión | Por Víctor Rey

Visita de Hugo Chávez al entonces Papa Benedicto XVI - Mayo 2006
En la tarde del martes 5 de marzo a las 4.25 PM escuchamos y leímos acerca del fallecimiento del Presidente de Venezuela Hugo Chávez. Nos llama la atención el fervor popular que Chávez despertó entre sus seguidores y también las diferentes muestras de religiosidad que el pueblo demostró. Quiero compartir algunas reflexiones sobre este tema en especial a su relación con el cristianismo.

Es de todos conocidos la admiración que Chávez tenía por Karl Marx al cual citaba con alguna frecuencia y también al Che Guevara y Fidel Castro. Se definía como un socialista que había fundado El Socialismo del Siglo XXI. Cuando apareció su enfermedad las citas al cristianismo y a la Iglesia fueron más frecuentes. Rogaba por una “intervención divina” sujetando y a veces besando un crucifijo. Fue muy significativo la oportunidad en la cual se vió junto a su familia participando en una misa y pidiendo a Dios que le diera una oportunidad de seguir viviendo. Citó mucho a Dios y a Jesucristo. Su religiosidad contrasta con el secularismo estoico de otros líderes que se han proclamado socialistas.

Hacia dónde va la Iglesia Católica | Por Víctor Rey

La sorpresa de la dimisión de Benedicto XVI a la silla papal fue una sorpresa a medias. Desde mayo del año pasado cuando se dieron a conocer los escándalos financieros en El Vaticano, comenzaron a circular diversos comentarios y escritos en internet que hablaban de una posible renuncia de Ratzinger. La sorpresa no fue su renuncia, sino el momento en el cual lo hizo. Así que podemos decir que fue una “Crónica de una renuncia anunciada”. Lo interesante de todos esto es el revuelo que ha causado y ha sido tema de conversación y escritos en diversos medios, no solo religiosos sino también seculares. Esto demuestra la importancia y la influencia que tiene la Iglesia Católica Romana en el mundo de hoy a pesar de las muchas deserciones de sus miembros y de su posición cada vez más abierta a la modernidad y la posmodernidad.
 
El Blog de Bernabé © 2017 | Diseño de template creado por Chica Blogger | Volver arriba