Día 17: Hasta cuando apareció un ángel | Martes 18 de Diciembre | Por Harold Segura C.

Adviento, Esperanza que transforma 
Dibujo de Cerezo Barredo, Pintor de la Liberación
 «Pero cuando él estaba considerando hacerlo, se le apareció en sueños un ángel del Señor y le dijo: “José, hijo de David, no temas recibir a María por esposa, porque ella ha concebido por obra del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados”». Mateo 1.20–21 - NVI

La confusión de José era entendible: su prometida estaba embarazada y alegaba que esto era por obra del Espíritu Santo. Él, como era «un hombre justo y no quería exponerla a la vergüenza pública, resolvió divorciarse de ella en secreto» (1.19). El divorcio, pensó él, era la mejor opción.

En esos pensamientos cavilaba cuando se le apareció el ángel que le reveló lo que en realidad pasaba y le dio fe de que María había declarado la verdad; no era preciso que se divorciara de ella, al contrario, debía celebrar la gracia del Señor.

El plan de José era el mejor desde el punto de vista de una persona prudente y sabia. Su actitud era admirable y modelo de lo que significa el amor maduro, que sabe renunciar sin necesidad de maltratar a la otra persona. Era el plan perfecto… hasta cuando se le manifestó el ángel.

La presencia del enviado de Dios cambió la perspectiva de José. Él entendió que Dios quería operar algo extraordinario a través de María y de él; por lo tanto ya no existían razones para temer, ni para esbozar soluciones que, aunque prudentes, no eran las óptimas.

La presencia de Dios hace la diferencia. Ante los desafíos de la vida personal y colectiva, ante los problemas personales y sociales, nos urge discernir esa presencia y descubrir asombrados que su mente supera nuestras buenas ideas.

Para seguir pensando:

«Entendemos por discernimiento cristiano la búsqueda concreta de la voluntad de Dios, no sólo para ser captada, sino para ser realizada. Entendemos el discernimiento, por tanto, no sólo puntualmente, sino como un proceso en el cual la voluntad de Dios realizada verifica también la voluntad de Dios pensada». 
- Jon Sobrino (teólogo catalán-salvadoreño)

Oración:

Oremos porque las organizaciones cristianas de servicio (ONG y otras) que ministran alrededor del mundo extendiendo el Reino de Dios, con acciones concretas de asistencia y solidaridad, disciernan con acierto el corazón del Señor paratodo emprendimiento, que lo acompañen a él, que no caminen solas. Que la voz de Dios ilumine sus pasos.

Reflexiones de los días anteriores: 

Día 1:  Vivir la Espera 
Día 2:  Los presumidos fiduciarios de la fe
Día 3:  La perfecta y desconcertante voluntad de Dios 
Día 4:  Predicadores de otro estilo
Día 5:  Una fe que tiene sentido
Día 6:  Conforme a nuestra fe
Día 7:  Entre lo sencillo anda Dios
Día 8:  En la aridez de nuestro desierto
Día 9:  Creatividad solidaria
Día 10:  Dios compasivo y de rostro sonriente
Día 11:  Esperanza compartida, alegría segura
Día 12:  No es esperanza barata
Día 13:  Ni el uno, ni el otro
Día 14:  Opiniones que matan 
Día 15:  ¿Qué debemos hacer? 
Día 16:  Dios humanado
 
Sobre el autor:

El pastor y teólogo Harold Segura es colombiano, radicado en Costa Rica. Director de Relaciones Eclesiásticas de World Vision International y autor de varios libros.
Anteriormente fue Rector del Seminario Teológico Bautista Internacional de Colombia.



 
COMENTARIOS:
 
El Blog de Bernabé © 2017 | Diseño de template creado por Chica Blogger | Volver arriba