Te he visto Señor | Por Alejandra Ortiz

Este verano*, en un esfuerzo por reconocer dónde he visto a Dios obrar, en medio de los lugares que he estado, escribí esto:

Te he visto, Señor, entrando en las iglesias, en esos espacios grandes y pequeños que tantas veces reducen tu Nombre, para desafiarlos a pensar que ser Iglesia en este mundo tuyo significa pensar en el otro, en el que sí se verá muy afectado ante los cambios políticos, en aquellos para quienes luchar por la justicia social es una cuestión de vida y dignidad. Tú has puesto a muchos en incomodidad, al hacerlos "ensuciarse" las manos con lo político, a denunciar los actos de corrupción, de manipulación e injusticia sistémica. Has sido tan incómodo, porque al invitarlos a ver y denunciar, les has hecho verse y llorar. También tu Iglesia usamos y abusamos del poder.

Te he visto Señor entre aquellos que luchan por la vida, en los que a través de diversos movimientos de unos pocos (o muchos) organizados reclaman por las cosas que no están bien. Algunos son estudiantes que no quieren ser manipulados; otras, mujeres que quieren ser escuchadas; otros, homosexuales que quieren ser respetados; unos que levantan su voz por los niños que quieren ser considerados y unos más por el pobre, el desvalido o por la creación que también sufre ante la corrupción del pecado. No todos tienen su teología correcta, no todos son rectos, pero en cada uno de ellos te puedo ver, puedo reconocer inquietudes de un mundo que no quiere aceptar que este es nuestro destino final; que sin saberlo clama por tu redención. En ellos también está impresa tu imagen. ¡Inquieta a tu Iglesia para verte allí, para vivirte aquí!

1984 en 2012 | Por Víctor Rey

- El Hermano Mayor Existe?
- Naturalmente, él existe. El partido existe. El Hermano Mayor es la personificación del Partido.
- Existe de la misma manera que yo existo?
- Usted no existe, dice O Brien.  ( Orwell, “1984″, Paris: Gallimard, Coll. Folio, 1983)
Corre el año 1948. La tuberculosis avanza mientras George Orwell escribe un nuevo libro. Sabe que será el último y quiere que sea el más combativo, el más explícito, el más convincente. Su última obra describe una sociedad en la que la máquina y el Estado han triunfado sobre el hombre y la mujer individual.

En esas páginas estarán las cosas que le ha tocado vivir. El colonialismo inglés en la India y Birmania, los medios de comunicación convirtiendo la mentira en verdad y a los amigos en enemigos durante la Guerra Civil Española, las demencias lúcidas del nacismo, el fascismo, el stalinismo.

A los cuarenta y cinco años, está viejo y enfermo. George Orwell, cuyo nombre original era Eric Blair, nació en un modesto hogar anglosajón en Motihari, India. El hombre que abandonó su nombre a los treinta años de edad, después de graduarse en Eton y patrullar con uniforme blanco y sombrero cucalón las calles de Rangoon, para emprender una carrera de proletario escritor. Flaco y alargado, con aire de sacerdote, dos mechones de pelo bailando sobre la frente llena de arrugas. George Orwell, individualista, agnóstico, maniático de la limpieza, carente de vanidad, eternamente mal vestido, ausente, de ademanes rudos. Un rebelde más que un revolucionario, siempre consecuente, siempre coherente, siempre decente consigo mismo y con los demás.

El paradigma espacial | Por Abel García

Antes que nada, quiero evitar confusiones innecesarias. Al hablar de espacial no me refiero al universo sideral con sus estrellas, constelaciones, agujeros negros y demás cuerpos celestes, sino al emplazamiento de las cosas sagradas en un punto claramente establecido. Desde esta definición muchas preguntas pueden ser formuladas desde el inicio: ¿Le importa a Dios la localización teniendo en cuenta que es infinito y que Él está por encima de las clasificaciones dimensionales de los seres humanos? ¿Es substancial para Él la variable espacio, esa que según Einstein se comprime cuando el móvil avanza a velocidades que tienden cada vez más a la velocidad de la luz? ¿O quizá le concernió y ya no? ¿O no le interesó, y ahora sí? ¿O sólo fue algo trascendente para nosotros, personas circunscritas a la finitud?

La Palabra inspirada nos dice algunas cosas sobre el sentimiento de los judíos, anhelando la tierra abandonada mientras permanecían cautivos en tierras mesopotámicas. Está el sublime Salmo 137 que emana añoranza y amor al lugar de donde era el Salmista (RV60 adaptada libremente):

La educación sexual, Fomentando valores para la vida | Por Alexander Cabezas

La Educación Sexual no se puede observar solamente en su función genital biológica y reproductiva, esto sería ignorar la integridad del ser humano en lo que concierne en su área social, emocional, psicológico y espiritual. Sin embargo, han sido los malos paradigmas conceptuales los encargados de transmitir una perspectiva reduccionista y distorsionada de la sexualidad, lo que acrecienta las brechas que existen para una sana formación ética y moral en este campo.

Las consecuencias de estos sesgos se evidencian cuando no se logran puntos de equilibrio ni acuerdos que permiten construir estrategias para enseñar sobre sexualidad de forma equilibrada, profesional y responsable en los diversos espacios que participamos dentro de la sociedad, y claro ejemplo de esa discordia lo estamos viviendo en Costa Rica con la pugna sobre la aplicación de una guía por parte de instancias del gobierno, en contra de algunas voces que se levantan objetando. Esto se acrecienta al reconocer que los actuales conceptos populares que se manejan, son producto de nuestros ancestros en cuanto a una mala formación. Recordemos que algunos de ellos siendo adolescentes iniciaron su vida sexual al ser conducidos donde las “chicas malas” del pueblo (un término despectivo para referirse a las mujeres que ejercía la prostitución), con el fin de que el joven se “hiciera hombre” (como si ser hombre se definiera solo por su condición para tener relaciones sexuales).

Mensaje Dominical | Domingo 26 de Agosto 2012

Fuente: Servicios Koinonia y CLAI

Juan 6:60-69: ¿A quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna
 
Josué 24:1-2a; 15-17; 18b: Nosotros serviremos al Señor: ¡él es nuestro Dios!  
Salmos 33: ¡Gusten y vean qué bueno es el Señor! 
Efesios 5:21-32: Es símbolo es magnífico, y yo lo aplico a Cristo y a la Iglesia

Josué organiza la gran asamblea de Siquem, como la reunión constitutiva del pueblo de las tribus. Es el punto de partida de un movimiento nuevo que arranca del Éxodo. El pueblo debe aceptar su nueva identidad teológica, social, cultural. Es fundamental identificar al Dios del Éxodo: el que ve la opresión del pueblo, el que oye el griterío de dolor y conoce sus sufrimientos, el que está decidido a bajar para librarlo del poder de los opresores (Ex 3,7-8). El Dios de sus Padres, el Dios de la Historia.

Las tribus proceden de diferentes orígenes culturales, religiosos, étnicos, pero ahora se aglutinan, gracias a la fe en este Dios del éxodo, en un solo pueblo: Israel. Es la teología, la fe en Yahvé y no la sangre quien los compacta para una alianza tribal.

El corazón de esta alianza tribal es la fe común en este Dios de los pobres. Pero supone también, identificar a los dioses »extraños» a los dioses cananeos y egipcios, imágenes corrompidas de Dios, que generan esclavitud y muerte: un sistema de impuestos, una vida de esclavos, una religión opresora. Cambiar esos dioses por el Dios del Éxodo, fundando una sociedad de leyes para la vida, de reparto de la tierra, de culto nuevo basado en la pascua es el tema central de esta gran asamblea de Josué en Siquem.

"Dios Mendigo / Teografías" | Dios enfermo | Por Luis Cruz Villalobos












Un día Dios se enfermó de cáncer
Comenzó a adelgazar
Rápidamente
Ojeras
Voz pastosa
Y nadie lo visitaba
En la sala del hospital público
Esa sala fría y alta
Con camas metálicas
De un blanco que algún día fue

Dios miraba
A sus compañeros de sala
Todos enfermos del mismo infierno
Todos lejanos
Cercanos a la muerte
Llenos de dolores
Como Él
Pero en su mayoría acompañados
Dios en cambio
Solo

El paradigma de la autoridad | Por Abel García

La iglesia de Filipos era, en muchos aspectos, una iglesia ideal. Al leer el texto bíblico es fácil percibir el tono amoroso e íntimo de la carta, muy personal, sentida, mostrando un gran afecto y abriendo su corazón a sus hermanos en la fe. El único problema que trasluce la epístola son algunas distensiones (1:27; 2:1-4, 12, 14; 4:2), a pesar de su generosidad (Pablo normalmente para evitar que lo califiquen de interesado no recibía dinero y se ganaba la vida haciendo tiendas a la vez de ser un misionero) para con el apóstol y otras virtudes cristianas que Pablo no es mezquino en reconocer (1:5,9; 2:12; 4:10, 15).

Pablo no quiere polemizar, tampoco desea exhortar o corregir con severidad este problema de la comunidad filipense. Ante los malentendidos y divisiones, declara a la iglesia una obviedad: la clave para una correcta convivencia entre cristianos es la humildad, enfatizando la importancia de imitar el ejemplo de Cristo. Para acentuar esta idea, Pablo, inspirado por el Espíritu Santo, nos revela una verdad que directamente nos llega al alma en 2:5-11 (Nueva Biblia Latinoamericana):

Edimburgo 1910 y los evangélicos iberoamericanos | Por Samuel Escobar

Edimburgo 1910
Se ha considerado que el siglo diecinueve fue el siglo en el cual el cristianismo creció notablemente, extendiéndose por todo el planeta, para llegar a lo que es hoy en el siglo veintiuno la realidad de una iglesia cristiana global, una y diversa, con una variedad increíble de rostros. Las misiones protestantes florecieron en el siglo diecinueve e hicieron una contribución definitiva al crecimiento de la iglesia y su expansión por todo el mundo. La famosa Conferencia Mundial Misionera celebrada en Edimburgo, Escocia, en 1910, y de la cual pronto se celebrará un siglo, fue un hito importante, porque en ella, después de un siglo y medio de labor intensa y fructífera, las más antiguas juntas misioneras protestantes pasaron revista a lo que habían venido haciendo y soñaron e hicieron planes para ver como “completar la tarea.”

Se reconoce hoy que Edimburgo 1910 fue un momento crucial en la historia reciente del cristianismo. En aquella ocasión representantes de la flor y nata de las misiones protestantes europeas y estadounidenses se reunieron para formular un ambicioso plan que permitiese “la evangelización del mundo en esta generación”, el lema popularizado por John R. Mott, uno de los arquitectos de aquel evento.

Música para todos | Leonardo Álvarez comparte sus canciones para que sean descargadas gratuitamente


Nuestro buen amigo y cantautor chileno, Leonardo Alvarez a puesto a disposición de todos y todas la descarga gratuita de sus cuatro Cd´s, incluido su último trabajo "Entre pasado y futuro". Leonardo es un cantautor cristiano cuya música está inspirada en la misión integral de la Iglesia y el Reino de Dios.

Esta es la discografía que puedes descargar ya gratuitamente desde el sitio web de Leonardo:

"Entre pasado y futuro" es un Cd que Leonardo acaba de terminar y que contiene 15 canciones escritas en los últimos cinco años. Es una propuesta bíblico teológica y práctica de cómo nuestra mirada del tiempo afecta nuestra forma de vida y nuestras relaciones humanas.
Fecha de lanzamiento: 23 de Junio de 2012

"Voces unidas" es un Cd que contiene 10 canciones que fueron compuestas con el fin de ser cantadas por comunidades que sienten que su misión está íntimamente relacionada con el servicio al prójimo. El CD contiene cinco canciones compuestas por Santiago Benavides y cinco de Leonardo Alvarez. Santiago además fue el productor de este disco.
Fecha de lanzamiento: 2009

Sobre lo relativo y la nada | Por Nicolás Panotto

No pretendo hacer ninguna disquisición sobre Einstein. Más bien, me propongo arrojar algunos pensamientos sobre la idea en torno a “ser relativista” (sí, lo confieso: título que me he ganado repetidas veces por mi forma de pensar y actuar). Existe una idea generalizada, y es que ser relativista significa no creer en nada. Los depositarios de tal epíteto, son personas mayormente definidas como cuestionantes de absolutamente todo, sin fundamentos morales definidos y propensos a la carencia de algún camino que defina su lugar particular.

Todo esto que hemos descrito conlleva como efecto un sentimiento de temor y peligro frente al cuestionamiento de aquello que dibuja el curso de nuestro peregrinaje. No tanto del contenido del camino (ya que muchas veces encontramos discursos antagónicos que responden a la misma manera de entender el funcionamiento o lógica del sendero que escogen), sino de la forma de comprenderlo, construirlo y ubicarlo en nuestra historia. El relativismo carcome las bases más preciadas de aquellas acciones y palabras que fundamentan nuestra seguridad. Somos deudores, al menos en occidente, de una forma lineal de ver la vida y la historia, que enfila teleológicamente nuestros deseos, vocaciones, pensamientos e ideas, visión que no resiste contingencia alguna. La noción de progreso se ha encarnado en los filamentos más profundos de la constitución del goce. Hemos construido una manera hermética de comprender los procesos de cambio, los cuales deben realizarse en tanto movimientos pero encarrilados en vías rígidas y seguras. “No sea que…”

LA FAMILIA HOY: La función materna y las necesidades de los hijos | Por Jorge A. León

Artículo anterior: LA FAMILIA HOY: Una perspectiva histórica y teológica | Cuestiones proliminares

El concepto bíblico de misterio se refiere a una verdad que Dios ha mantenido velada por algún tiempo para darla a conocer en un momento determinado, según su voluntad. Entonces lo velado se transforma en re-velado. La revelación del misterio pertenece al campo de lo divino. Luego, cuando pensamos en: La familia hoy, una perspectiva histórica y teológica, estamos hablando de revelación.

El problema hermenéutico es el más grave hoy para la reflexión bíblico-teológica. No existe una exégesis ni una hermenéutica quimicamente pura y no pretendo que la mia lo sea. Cada uno, al interpretar la Biblia, lo hace según su propia formación, poniendo algo de lo suyo, lo cual es inevitable. Lo ideal es permitir que la Biblia nos hable en el contexto de nuestro tiempo como lo ha hecho a lo largo de la historia de la Iglesia. Debemos evitar que nuestros prejuicios amordacen la Palabra de Dios que tiene un mensaje para todos los tiempos y para todas las culturas.

San Pablo nos dice: "dándonos a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en si mismo, de reunir todas las cosas (anaquefalaiosis) en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra" (Efesios 1:9-10). En el concepto de familia que encontramos en Efesios 5:21-33 y 6:1-9 aparecen tres factores en la dinámica familiar: El padre, la madre y los hijos. En el misterio revelado hay un cuarto factor que no se ve a simple vista.

Educar para la solidaridad | Por C. René Padilla

Nuestra realidad latinoamericana está marcada por dos fuerzas contradictorias:

La primera es la mentalidad posmoderna, que pone énfasis en la interdependencia entre todos los seres humanos y entre éstos y la naturaleza. En su análisis de la posmodernidad, David J. Bosch sostiene que el credo de la Ilustración, de que cada individuo está en libertad de buscar su propia felicidad sin preocuparse por los demás, está perdiendo vigencia. Según él, este “cambio de paradigma” exige que los cristianos reconozcamos nuestra solidaridad tanto con la naturaleza como con todas las personas.

La segunda fuerza tiene que ver con realidad socioeconómica y política,la cual muestra a las grandes mayorías incapaces de satisfacer sus necesidades básicas. Aumenta el índice de desempleo y de subempleo. Crecen la violencia y la inseguridad, el analfabetismo y la deserción escolar. Se incrementan la desnutrición y las enfermedades. Se acentúan los conflictos personales e interpersonales y se desintegran las familias. Se amplía el abismo entre ricos y pobres y, como resultado, se profundiza la crisis social. Se incrementa la depredación de la naturaleza y se subestiman las consecuencias de la actual destrucción del sistema ecológico para las nuevas generaciones.

Mensaje Dominical | Domingo 19 de Agosto 2012


Juan 6: 51-58: Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida
 
Proverbios 9: 1-6: Coman de mis manjares y beban el vino que he mezclado
Salmos 33: ¡Gusten y vean qué bueno es el Señor!
Efesios 5: 15-20:  Procuren entender cuál es la voluntad del Señor

Proverbios 9,1-6

Comed de mi pan y bebed el vino que he mezclado

La sabiduría se ha construido su casa plantando siete columnas, ha preparado el banquete, mezclado el vino y puesto la mesa; ha despachado a sus criados para que lo anuncien en los puntos que dominan la ciudad: "Los inexpertos que vengan aquí, quiero hablar a los faltos de juicio: "Venid a comer de mi pan y a beber el vino que he mezclado; dejad la inexperiencia y viviréis, seguid el camino de la prudencia.""

Salmos 33

Gustad y ved qué bueno es el Señor.

Bendigo al Señor en todo momento, / su alabanza está siempre en mi boca; / mi alma se gloría en el Señor: / que los humildes lo escuchen y se alegren. 

Todos sus santos, temed al Señor, / porque nada les falta a los que le temen; / los ricos empobrecen y pasan hambre, / los que buscan al Señor no carecen de nada. 

Venid, hijos, escuchadme: / os instruiré en el temor del Señor; / ¿hay alguien que ame la vida / y desee días de prosperidad? 

Un relato migrante de esperanza | Por Alejandra Ortiz

Les quiero compartir una historia, no es espectacular, pero es maravillosa, porque es "ordinaria", es de las cosas que se ven cuando hay un amor genuino por Dios y por el otro, y se ven en la cotidiano de la vida que se vive para el servicio de Dios y sus propósitos.

Un sábado por la mañana papá llegó a casa a contarnos una historia, una de muchas que escuchamos cada sábado. Después de la entrega habitual de tortas de cada semana a los migrantes e indigentes reunidos por la central camionera en Tijuana siempre nos platica lo que pasa: "la policia se llevó a muchos injustamente", "asaltaron a alguien en su camino a la frontera y llegó sin nada", "llegó una mujer con sus hijos con mucha necesidad", "hoy faltaron tortas", "algunos ya me cuentan más acerca de su vida", "los veo como personas igual a mi, Dios está cambiando mi corazón y el de otros"...

Video: ATEO | Brian McLaren


Mujeres haciendo teología: Redescubriendo las teologías feministas en América latina | Por Loreto Fernández

El título de este artículo corresponde a una investigación encargada al Centro Ecuménico Diego de Medellín sobre Teología Feminista en América Latina. Quien escribe se basa en este estudio para presentar algunos antecedentes de esta teología, una propuesta de categorización, junto con temáticas y desafíos de las mujeres que adhieren en diversos grados a ella hoy.

“Sueño con recuperar nuestra memoria…que como mujeres podamos ofrecer una nueva economía, una nueva política, una nueva teología…sueño con hablar de lo nuestro sin tener tanta vergüenza…” (A.C. entrevistada de Bolivia)

¿Pueden las mujeres pensar?, la pregunta en si misma puede pasar insulsa, ridícula, obvia, innecesaria, sin embargo, para muchas de nosotras se mantiene la sospecha de que a pesar de las luchas sociales en que “nuestros derechos” se han equiparado, parcialmente al menos, al de los varones y que en los discursos políticamente correctos la exclusión de las mujeres es inaceptable, en la práctica no sólo se mantienen diferencias inexcusables en todos los ámbitos, incluido el académico (1), si no que presenciamos una refinada forma de marginación que opera soterradamente y sigue suponiendo que la voz de las mujeres (pensamiento, prácticas, proyectos, visiones, juicios..), es mera alteridad de aquello que realmente tiene consistencia óntica en si mismo, a saber, la voz de los varones. Como bien dice Margarita Pizano: “Hoy se ha modernizado una masculinidad neoliberal y globalizada que controla, vigila y sanciona igual que siempre. Pero esta vez a través de un discurso retorcido, menos desentrañable y en aparente diálogo con la sociedad en su conjunto, donde va recuperando, funcionalizando, fraccionando, absorbiendo e invisibilizando a sus oponentes y que trae consigo una misoginia más profunda, escondida y devastadora que la del viejo sistema patriarcal. “(2)

Movimiento Emergente en América Latina

Conversación de Natanael Disla (República Dominicana), Anyul Rivas (Venezuela) y Gustavo Frederico (Brasil) - Entrevista publicada originalmente en Renovatio Cafe

Gustavo Frederico: Natanael, ¿Qué seria el movimiento emergente en América Latina?

Natanael Disla: No podemos decir que exista un «movimiento emergente» en América Latina, al menos como se lo entiende en Estados Unidos actualmente. Cambios han estado proponiéndose por décadas en América Latina y el Caribe, pero estos no han calado a fondo en las iglesias y comunidades de fe.

Gustavo Frederico: ¿Cuáles serian algunos de esos cambios y cuáles serian sus causas? Natanael Disla:

El ser humano como sujeto de la teología. La teología se la vio como «el estudio de Dios», sin tener en cuenta a la persona sujeto como productora de esa teología, ni mucho menos el contexto vital que determinaba esa teología. De ahí viene la preocupación desde América Latina y el Caribe por colocar al ser humano como sujeto de la teología... pues este tiene todo un bagaje de historia que se funde con su teología.

LA FAMILIA HOY: Una perspectiva histórica y teológica | Cuestiones preliminares | Por Jorge A. León

Si ponemos la mira en la familia hoy, lo histórico como interpretación descriptiva del accionar humano en su diacronía, en mi opinión, pasa a un segunda plano por una razón muy sencilla: En la geografía de un país pueden convivir simultáneamente largos períodos de historia de la humanidad. Supongo que el estilo de vida familiar característico de la ciudad de Viña del Mar, no es el mismo que el de una provincia lejana. Esta realidad la vemos con mayor claridad en un país como Brasil donde encontramos varios siglos de diferencia histórica entre la población de San Pablo o Rio de Janeiro y los habitantes del corazón de la selva amazónica. Aún en una ciudad como Buenos Aires encontramos padres que viven, y pretenden hacer vivir a sus hijos, según el estilo de vida de cuando ellos eran jóvenes. Luego, al referirnos a la familia hoy, no debemos suponer que existe uniformidad histórica en los habitantes del planeta en los distintos momentos de la humanidad, y mucho menos en las postrimerías del siglo XX.

Es imposible equiparar a todos los seres humanos en una misma historia. En otras palabras, no podemos hacer con el hombre lo mismo que con la leche: Homogenizarlo y pasteurizarlo. Cada ser humano tiene su historia particular porque nace en una familia con cierto nivel de salud o enfermedad mental, espiritual y física. El recién nacido tendrá la oportunidad de desarrollarse según el modelo de salud o de enfermedad de sus progenitores. Hay funciones específicas que debe cumplir tanto el padre como la madre. En los primeros años de vida se estructura lo que será cada sujeto. Una vez logradas las estructuras singulares, cada sujeto, inconscientemente, habrá estereotipado su estilo de vida, que lo conducirá a la repetición de determinado tipo de conducta. A menos que Dios haga un milagro.

De cuando el pecado estructural se apodera del ser humano | Por Ignacio Simal

Cuentan los libros sagrados hebreos que el Señor dio a Israel una Torá (Ley) a fin de crear un orden social alternativo al del resto de los pueblos que les rodeaban. Un modelo social que posibilitará una sociedad sin dominantes ni dominados.


Para llevar a cabo dicho proyecto social necesitaban de una nueva tierra donde gozaran de autonomía para desarrollarlo en todas las esferas de la existencia del ser humano. A esa nueva tierra se la denominó la “tierra prometida” debido al pacto hecho en el pasado con los patriarcas Abraham, Isaac y Jacob.
Más temprano que tarde –asi lo narran las tradiciones hebreas- dicho proyecto derivó en la monarquía, algo no querido por el Señor que les liberó de Faraón en las tierras de Egipto. Esa derivación, de alguna manera, logró que “Faraón” se instalará de nuevo como el poder que les iba a gobernar a partir de su instauración (1 Sam. 8: 1-22 [11-18]).
Los profetas se encargaron de denunciar la distorsión del modelo social que el Señor había querido para su pueblo. Denunciaron a los reyes y a la casta sacerdotal que justificaba y legitimaba un modelo social que producía desigualdades sociales, cada ves más insalvables, entre en el pueblo.

Mensaje Dominical | Domingo 12 de Agosto 2012

Fuente: Servicios Koinonía y CLAI 

Juan 6:41-51: Yo soy el pan de la vida, bajado del cielo

1 Reyes 19:4-8: Con la fuerza de aquel alimento, caminó hasta el monte de Dios
Salmo responsorial 33: ¡Gusten y vean qué bueno es el Señor!
Efesios 4:30 – 5:2: Sigan el camino del amor, a ejemplo de Cristo

La narración del primer libro de los Reyes está sumamente cuidada y llena de detalles que hacen de esta simple huida algo más profundo y simbólico. Para empezar, las alusiones al desierto, a los padres, a los cuarenta días y cuarenta noches de camino, al alimento, al monte de Dios, son demasiado claras y numerosas como para no reconocer en el camino de Elías el camino inverso al que realizó Israel en el éxodo. No se trata sólo de una huida; también hay una búsqueda de las raíces que terminará en un encuentro con Dios. También los grandes héroes como Elías y Moisés (cf. Num 11,15) han sentido nuestra debilidad. Elías, desanimado del resultado de su ministerio huye porque «no es mejor que sus padres» en el trabajar por el reino de Dios y es mejor reunirse con ellos en la tumba (v.4). Cuando el hombre reconoce su debilidad, entonces interviene la fuerza de Dios (2Cor 12,5.9). Con el pan y el agua, símbolos del antiguo éxodo, Elías realiza su propio éxodo (símbolo de los cuarenta días, v.8) y llega al encuentro con Dios. Tal como está narrado este episodio de Elías nos habla del camino, de los empeños, de las tareas demasiado grandes para hacerlas con las propias fuerzas y de la necesidad de caminar apoyados en las fuerzas del alimento que nos mantiene.

La segunda lectura es la continuación de esta exhortación apostólica que desciende a detalles hablando de aquello que el cristiano debe evitar (aspecto negativo) o debe hacer (aspecto positivo). Así, el cristiano puede trabajar en la edificación de la iglesia y no entristecer al Espíritu rompiendo la unidad (4,25-32a; 4,3). Este modo de vivir encuentra su fundamento en aquello que Cristo ha realizado o el Padre ha cumplido por Cristo. Vivir de manera cristiana y vivir en el amor como Cristo y el Padre (cf. Mt 5,48). Como el Padre perdona, así debe hacer el cristiano (v. 32b); Mt 6,12.14-15). Como Cristo ama y se dona en sacrificio, así hace el cristiano. La unidad es fruto del sacrificio personal. El tema de la imitación de Dios, consecuencia y expresión de ser hijos suyos, revela la referencia evangélica de esta exhortación de Efesios (cf. Mt 4,43-48). El Espíritu es el elemento determinante del comportamiento cristiano. En línea con otros pasajes paulinos sobre el Espíritu, en éste su recepción se vincula (indirectamente) al bautismo y se le considera como sello/marca que identificará en la parusía a cuantos pertenecen a Cristo.

Carta abierta de Brian McLaren a los escritores de canciones de adoración

Brian McLaren
Esta carta abierta apareció por primera vez en Worship Leader Magazine (www.worshipleader.com) y ha sido adaptada y usada con permiso de Brian McLaren (brianmclaren.net).

Envío un saludo a mis compañeros escritores de canciones, compañeros adoradores, compañeros líderes de adoración, compañeros músicos/artistas y compañeros seguidores de Jesús.

En los últimos años he tenido el privilegio de estar “en el camino” mucho tiempo, mayormente hablando con jóvenes líderes emergentes. Supongo que me pidieron hablarles gracias a algún cupo para personas de más de cuarenta años, y también porque muchos líderes emergentes están luchando con la posmodernidad, un tema que me llevó a perder gran parte de mi cabello en mi lucha personal con él, y acerca del cual he escrito algunos libros. Cuando estoy en casa, soy pastor en una iglesia que se ha comprometido a ingresar a la transición posmoderna y encarar sus problemas osadamente y confiadamente. Digo “osadamente y confiadamente”, sabiendo que aún no hay mapas para guiar a la iglesia en esta aventura, así que en realidad no tenemos ninguna idea de adónde nos dirigimos, excepto que estamos intentando seguir a Jesús. Supongo que nos sentimos como los hijos de Israel, cuando dejaron el Egipto de la modernidad y cruzaron el mar hacia el desierto desconocido... estamos confiando en que una columna de nube y una columna de fuego, enviados por Dios, nos guiarán de día y de noche.

En el Umbral de la Muerte | Por Jorge A. León

Encontrarse en el umbral de la muerte es una experiencia singular; porque ante ella, cada ser humano responde en forma diferente. Cada uno vive su propia vida y muere su propia muerte. Cada uno se aproxima a la muerte según ha vivido su vida. Durante nuestra vida terrenal estamos acompañados por familiares y amigos; pero ante la muerte, estamos completamente solos. En el momento de morir, podemos estar acompañados por seres muy queridos, pero es uno el que va a partir, los demás se quedan.

Todos los seres humanos tenemos modelos con los cuales nos identificamos; los cristianos deberíamos tener a Jesús como modelo y a Pablo como ejemplo. Jesús vivió como Verbo Encarnado (Juan 1:1-5) para morir por la redención de la humanidad, de lo cual los cuatro Evangelios dan testimonio. Podemos afirmar que mientras estuvo con nosotros, siempre fue consciente de encontrarse en el umbral de la muerte.

Una visión bíblica de la Iglesia | Por C. René Padilla

La iglesia es la comunidad que confiesa a Jesucristo como Señor de todo y de todos y vive a la luz de esa confesión de tal modo que en ella se vislumbra la iniciación de una nueva humanidad.

La iglesia no es la suma de individuos que se vinculan unos con otros sobre la base de intereses religiosos que comparten entre sí. Desde la perspectiva del Nuevo Testamento, la iglesia ocupa un lugar central en la historia de la salvación porque es la comunidad testigo del propósito de Dios en Jesucristo. Su testimonio, sin embargo, no consiste en palabras solamente: su testimonio es esencialmente encarnacional. ¿En qué sentido?

Es obvio que este adjetivo hace referencia al acto central de Dios en la historia: la encarnación. De entrada, cabe advertir que la idea que la iglesia es la prolongación de la encarnación –una idea común en la dogmática católica romana– no hace justicia a la enorme diferencia que, desde el punto de vista bíblico, hay entre Jesucristo y su iglesia. Esto no niega, sin embargo, que existe una estrecha relación entre la vida y misión de la iglesia, por un lado, y la vida y misión de Jesucristo, por otro lado. Sin negar el carácter singular de la obra de Jesucristo por medio de sus “eventos salvíficos”, podemos afirmar sin temor de equivocarnos que esa obra se prolonga y se hace efectiva en la historia, por el poder del Espíritu, por medio de la vida y misión de la iglesia.

Jesús, ¿profeta? | Por Abel García

Si pretendo hablar de profecía y mesianismo debo referirme necesariamente a Cristo, a su papel en su ministerio terrenal y su credencial como profeta. ¿Lo es? ¿Es más que eso? ¿Es lo más importante de su obra? ¿Es relevante para nuestro caminar como cristianos? ¿Tan solo es una carga de Cristo, no transferible a sus seguidores?

En tiempos de Jesús se pensaba que las Escrituras eran algo definitivo porque el canon ya estaba completo (el rompecabezas del Pentateuco acabado, realizado el relato creativo en el período exílico-postexílico, el complejo proceso monitoreado por Dios listo). Antes Dios hablaba por los profetas (porque el canon estaba incompleto. Cuando Elías vivía faltaba medio Antiguo Testamento por lo menos) pero en épocas romanos la comunicación se filtraba a través de los sabios expertos en el análisis del texto divino. Sin embargo, aún había cierta profecía en Israel:

-Mediante el Sumo Sacerdote por su acceso al lugar santísimo.

Doña Olivia | Por Juan Stam

Doña Olivia Silva de Guevara es una campesina nicaragüense de la comunidad contemplativa de Solentiname. Fines de los 70s ella y su familia vivían en los Cedros de Montes de Oca (Costa Rica), muy cerca de nuestra finquita y tuvimos el inmenso privilegio y la gran alegría de ser amigos de ella y su familia.

¡Y qué familia! Tengo entendido que en su larga vida doña Olivia engendró once hijos. Sus hijos e hijas, igual que ella, eran (y son) poetas, pintores y excelentes expositores bíblicos.[1] Sus nietos en esos años eran un encanto, llenos de chispa y alegría. En cualquier viaje que me tocaba, al aeropuerto o a los baños termales de Orosi etc, llenábamos nuestro Microbús de niños y niñas nicas. Todavía los oigo cantar, todas las estrofas de "Cristo ya nació en Palacaguina" o la misa campesina o el himno nacional de su patria.

Nosotros recién habíamos comprado nuestra finquita y repartíamos muchos racimos de bananos entre los refugiados. Un día, cuando les había dejado un racimo, doña Olivia me dijo, "Don Juan, ustedes no sólo nos traen bananos; nos traen esperanza". En otra ocasión dos de sus hijos estaban en la cárcel por andar indocumentados (y por sospecho de ser guerrilleros Sandinistas), y expresé mi pesimismo ante las posibilidades de la liberación de ellos, ella me exhortó: "Don Juan,, hay que confiar en Dios. Dios es muy grande".

Mensaje Dominical | Domingo 5 de Agosto 2012

Fuente: Servicios Koinonía y CLAI

Juan 6: 24-35: El que viene a mí no pasará hambre, y el que cree en mí no pasará nunca sed

Dibujo de Cerezo Barredo
Éxodo 16: 2-4, 12-15: Yo les haré llover pan del cielo
Salmo responsorial 77:  El Señor les dio pan del cielo
Efesios 4: 17, 20-24:  Revístanse del hombre nuevo, creado a imagen de Dios

La primera lectura, del Éxodo, nos recuerda cómo el desierto es la carencia de todo. A toda persona le llega de vez en cuando su desierto: la situación crítica en la que parece que no se encuentran soluciones de ayuda para sobrevivir a tan crítica situación. Al pueblo de Israel le era muy provechoso el tener que estar en el desierto donde todo falta, para que pudiera experimentar el portentoso modo que Dios tiene para ayudar a los que en Él confían. En el desierto el Pueblo de dios aprende a experimentar la condición de “pobre”, de “necesitado de todo” del auxilio de Dios. Esto le será útil para el crecimiento de su fe y de su esperanza en las ayudas milagrosas. En la península del Sinaí hay un arbusto llamado “tamarisco”. Produce una secreción dulce que gotea desde las hojas hasta el suelo. Por el frío de la noche se solidifica y hay que recogerla de madrugada antes de que el sol la derrita. ¿Sería esto lo que Dios le proporcionó a su pueblo, multiplicándolo claro está, de manera prodigiosa? Lo cierto es que los israelitas consideraron siempre la aparición de este alimento como una demostración de la intervención milagrosa a favor de su pueblo. Lo llamaron “maná”, porque los niños al comerlo preguntaban: “¿qué es esto?, “lo que en su idioma se dice: “Man-ah?”. También es llamado por los salmos “pan del cielo” (Sal 78) y el libro de la Sabiduría dice que, “sabía a lo que cada uno deseaba que supiera” (Sab16,20). Jesús dirá que el Verdadero Pan bajado del cielo será su cuerpo y su sangre. O sea que este maná milagroso del desierto era un símbolo y aviso de lo que iba a hacer Dios más tarde con sus elegidos, dándoles como alimento el cuerpo de su propio Hijo divino.

Solentiname | Por Juan Stam

Solentiname
Desde que Doris y yo comenzamos nuestro ministerio en el campo rural de Guanacaste (Costa Rica), los campesinos nos han servido de mucha inspiración y nos han enseñado mucho. Muy especiales entre ellos han sido los campesinos y campesinas de Solentiname, de la comunidad contemplativa que fundó Ernesto Cardenal. En parte por haber sido nuestros vecinos cuando vivían en los Cedros de Montes de Oca, pero además debido a nuestro trabajo con el Comité Ecuménico pro-refugiado nicaragüense (1977-1979), compartimos muchas experiencias con ellos y forjamos relaciones de amistad muy profundas.

Ernesto Cardenal (n. 20 enero 1925), como todos saben, es un muy destacado poeta en Nicaragua, un país de poetas. Participó en la "Rebelión de abril" (1954) contra el dictador Somoza García y al regresar de la clandestinidad anunció que había decidido hacerse sacerdote. En 1957 ingresó al monasterio trapense de Nuestra Señora de Getsemaní bajo la dirección espiritual de Tomás Merton. Con Merton comenzó a soñar con un nuevo tipo de comunidad de fe en el lugar más abandonado de Nicaragua. Ese lugar resultó ser Solentiname, y el 13 de febrero de 1966 llegó Ernesto Cardenal con dos compañeros. Vestido de blue jeans y la típica cotona (el "hábito monástico" de la comunidad), luciendo su frondosa barba, el padre comenzó a conocer la gente, ganar su confianza y plantearles el proyecto que traía.

"Dios Mendigo / Teografías" | El Dios - gorrión | Por Luis Cruz Villalobos

EL DIOS-GORRIÓN








Si Dios existiera
Nada cambiaría
Decía Sartre
Desde su bizca perspectiva

La política según el corazón de Dios | Por Juan Stam

La política tiene corazón cuando nace del corazón de Dios


El Dios que se revela en la Biblia ama al mundo entero y se preocupa profundamente por el bien integral de toda su creación. La política, en el mejor sentido de la palabra, está en lo más profundo del corazón de Dios.  Ahí en el corazón de Dios podemos encontrar orientaciones para nuestras decisiones políticas hoy.



I. La política según el corazón de Dios es política en pro de la Vida (la de todos)

      El proyecto de José en Egipto (Gn 50:20)
      Dt 30:15; Sal 16:11 "la senda de la vida"; 72:14 Dios considera valiosa la vida de los humanos
      Vida y muerte en el evangelio de Juan; Juan 10:10 he venido para que tengan vida en abundancia
      Apocalipsis: caballo negro: muerte por hambre; caballo rojo: guerra; Ap 17:6; 18:24; 16:6-7 (sangre)
      árbol de vida, espíritu de vida, libro de vida, río de vida, agua de la vida

Evangelizar: una invitación a vivir en el amor y la diferencia | Por Nicolás Panotto

Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor;
pero el mayor de ellos es el amor.
1 Corintios 13.13

La evangelización es un tema complejo que despierta muchas susceptibilidades. Y no es para menos. Por diversas razones se la ha definido como imposición, proselitismo, como un tipo de discurso que debe aceptarse sin cuestionamientos, como la adhesión a una iglesia o religión, entre otras cosas. Sí, siempre se dice: “el evangelio es una forma de vivir, no una religión”. Pero del dicho al hecho, hay un abismal trecho. Los dogmas, las formas religiosas, las moralinas, pregonan por sobre la simpleza del sentido común y la vivencia cotidiana de la fe. La historia muestra muchos ejemplos que respaldan estas comprensiones, y la distorsión y daño que han traído en muchos sentidos. Nada de buenas nuevas; pura muerte y malas noticias. Pero a veces esos cuestionamientos, aunque totalmente veraces, nos pueden llevar a ser reacios con el tema, sin profundizar en sus riquezas y valores.

Hay muchas resignificaciones que son necesarias hacer, ya que el término “evangelizar” está viciado y cargado de sentido por su bagaje histórico, tal como recién mencionamos. Es interesante notar que en el NT encontramos 52 menciones de “dar o compartir las buenas nuevas”, mientras que “evangelista” –un término que refiere más a una función institucionalizada- aparece solo 3 veces. Como todo en la vida, parece que ciertos elementos se tornan resistentes cuando se sedimentan y pierden la frescura del proceso o la no definición estricta que conlleva el simple “compartir”, sin una forma única.
 
El Blog de Bernabé © 2017 | Diseño de template creado por Chica Blogger | Volver arriba