No tengan miedo, mi pequeño rebaño | Por Alejandra Ortiz

Van 3 días en que medito este pasaje de Lucas 12, gracias a un amigo, colega misionero de la obra estudiantil en Guadalajara. Llamó mucho mi atención, porque habla directo a mis miedos, dudas e inseguridad en medio de un mundo violento y voraz. Resulta que a pesar del ímpetu y la iniciativa que Dios pone en mi corazón por transformar mi entorno, por modelar su amor y reflejar su gloria en lo cotidiano, también me da miedo.

Los miedos afloran cuando menos los esperas, creo que surgen en momentos cuando crees que eres fuerte y lo puedes todo, amenazan hasta las "seguridades" más fundamentales, pero doy gracias que me invitan a dejar de verme y escuchar a Jesús. Me doy cuenta de mi fragilidad y lo vulnerable que soy cuando veo el gran proyecto de Dios en este mundo, y al ver mis incapacidades en cosas tan sencillas como el amar siguiendo el modelo del Maestro, caigo en cuenta de mi profunda necesidad de Dios y del descanso en él.

Inevitable obsolescencia | Por Abel García

Supongamos la existencia de una realidad “R”. “R” está afectada por una serie de variables “X” en una relación de causalidad directa. Imaginemos que son tres mil las variables “X” que determinan la realidad “R”. Es decir:
No tenemos idea de la ecuación exacta que relaciona las tres mil variables “X” con la realidad “R”. Jamás lo sabremos porque es imposible de determinar. Sin embargo, tenemos la necesidad de interpretar a “R”, de explicarla, de entenderla. Por eso, podemos hacer simplificaciones y tomar, en lugar de las tres mil variables “X”, solo tres o cuatro de ellas -cantidad de variables más manejable para nuestro intelecto limitado-, las más importantes a nuestro parecer, y con ellas establecer relaciones de causalidad. Por ejemplo, tendríamos lo siguiente:
Son miles de posibilidades, y cada analista de la realidad puede tomar diferentes alternativas. La combinatoria es grande, y aunque es un número que puede calcularse, no es relevante para el propósito de este pequeño post. Lo que debemos tener en cuenta es que relacionamos a “R” con dos sets distintos pero limitados de

Hacia una teología práctica en búsqueda de cerrar brechas | Por Alexander Cabezas

Tiempo atrás me encontraba en un congreso de líderes cristianos y uno de los expositores hizo la siguiente afirmación: “Reconozco que los estudios teológicos de nada me han servido ante el nuevo mover que Dios está trayendo a nuestra congregación…”

La declaración levantó no pocos aplausos entre la mayoría de las personas de corte evangélico que se encontraban en el recinto. Pero para otros (me incluyo), causó asombro; nos quedamos perplejos tratando de entender que estaba tratando de decir este líder reconocido en mi país y presidente denominacional, quien seguía creciendo con las ovaciones que recibía de los allí presentes, por haber hecho semejante declaración (según él), desafiante.

Algo es cierto y aunque nos cueste reconocerlo, en muchos espacios se percibe a la teología como un instrumento seco, estéril y arcaico que tiende a “estorbar” el accionar de Dios, aunque por supuesto, no lo comparto. No obstante, cierta vez hice el ejercicio de preguntarle a una jovencita congregante de 16 años sobre lo que ella entendía por teología. No había terminado de formular mi pregunta cuando su reacción fue arrugar la cara mientras respondía: ¡Eso suena aburrido!

 
El Blog de Bernabé © 2017 | Diseño de template creado por Chica Blogger | Volver arriba