Las iglesias y el nuevo escenario socio político en Chile y la postmodernidad | Por Víctor Rey

Si la Iglesia que predica, cohabitara cómodamente con los poderes de este siglo, no podrá vetar a los poderes de las tinieblas, ni el manifestar en su vida el poder del Señor vivo para ayudar y sanar - Lesslie Newbigin
Introducción

Hoy las iglesias evangélicas en Chile tienen la necesidad y la responsabilidad de pensar su fe en relación al nuevo escenario que se presenta, la llegada al gobierno de la Alianza Por Chile, coalición de partidos de derecha, luego de terminar un período de 20 años de gobierno de la Concertación de Partidos Por La Democracia, un conglomerado de centro izquierda.

Luego de 20 años de gobierno de la concertación y 17 años de la Dictadura Militar de Pinochet, son muchas las aguas que han pasado bajos los puentes de las iglesias.

Datos de la historia

El último Censo de Población realizado el 2002 en Chile, mostró que la población es de 17 millones. De estos el 65% se declara católico, el 18% evangélico protestante y un 9% se declara agnóstico y ateo.

Desde la llegada de los primeros misioneros al país procedentes de Inglaterra, Alemania y Estados Unidos, este pequeño grupo comenzó a crecer específicamente en las capas sociales bajas de la sociedad. Algunos estudiosos dicen que el crecimiento de los evangélicos en Chile y del pentecostalismo en particular es uno de los más grandes del continente. El año pasado se celebró el centenario del pentecostalismo, que comenzó en Valparaíso y se extendió por todo el país y fuera de él.

John Stott: un discípulo radical | Por C. René Padilla

John Stott y René Padilla con miembros de la Unión Bíblica del Perú (1977 Foto de  "John Stott Memorial")
En septiembre de 2008, mi esposa y yo visitamos a John Stott en St. Barnabas College, un asilo de ancianos para pastores anglicanos jubilados ubicado en Lingfield, más o menos a una hora de Londres. Poco antes lo habían trasladado del primer piso al segundo, donde podría recibir la atención que exigía su débil condición física. Comentó que lo que más lamentaba del cambio era que ya no podía pasearse por el jardín ni practicar uno de los hábitos que más lo habían deleitado por muchos años: observar pájaros. También comentó que en esos días estaba escribiendo el último capítulo de su último libro: A Radical Disciple (Un discípulo radical). En efecto, ese sería el último de los cincuenta libros que forman parte del rico legado de uno de los expositores bíblicos más distinguidos en la historia de la iglesia. Un expositor que se esforzó constantemente por mostrar, a la luz de la enseñanza bíblica, lo que significa para los cristianos, en términos prácticos, vivir en el mundo sin ser del mundo, tanto a nivel personal como a nivel comunitario.

Cuando lo visitamos, Catalina y yo estábamos pasando unos meses en Oxford a invitación de la Church Mission Society. Para verlo invertimos un total de más de seis horas en el viaje de ida y regreso por tren, y sólo estuvimos con él por una hora. Sin embargo, ¡valió la pena! Cuando nos despedimos, lo hicimos con la sensación de habernos despedido del querido tío Juan hasta el momento del reencuentro en el más allá. Así fue, en efecto: él pasó a la presencia del Señor el 27 de julio próximo pasado a las 15:15 (hora de Londres) a los 90 años de edad. Se despidió de esta vida rodeado de unos pocos parientes y amigos cercanos, mientras escuchaba con ellos varias selecciones de El Mesías de Handel (incluyendo el aria «Yo sé que mi Redentor vive») y la lectura de 2 Timoteo.

El método del restaurante | Por Juan Stam

Estudiemos el Apocalipsis con Juan

Cuando voy a un restaurante, sé que voy a encontrar un menú variado. No iría a un restaurante que sirviera sólo arroz o sólo zanahorias. Ante ese inventario de opciones del restaurante que se llama "el menú", analizo los pro y contra de cada posibilidad: las costillas son deliciosas pero mucho colesterol, el pollo no porque comí eso en el almuerzo, el pescado no me llama la atención , entonces pido pastas, ¿qué será, espagueti o lazaña? Bueno, tengo que optar, y escojo lazaña que me gusta un poco más. La pido y me la como. Así debe ser también el proceso de interpretación de la Biblia.

Una vez conversé con un hermano que creía entender perfectamente todo el Apocalipsis. Le confesé que había detalles complicados que no me sentía seguro de entenderlos. Me respondió, "para usted, tal vez, pero para mí no". Entonces le puse como ejemplo los 144,000 vírgenes, "que no se han contaminado con mujeres" (Apoc14:4). "Eso es fácil", me replicó; "La fundadora de nuestra iglesia lo explicó. Son los que no han fornicado con las siete mujeres malas del Antiguo Testamento". Sorprendido por su respuesta y por su total seguridad, contesté diplomáticamente, "Eso es una posible interpretación, pero... ", a lo que el amigo se molestó y me corrigió, "No, no es una posible interpretación, es la verdadera y no hay otras".

¿Enseñándole a los adolescentes a usar un condón? | Por Abel García

Pregunta directa para que me puedan ilustrar con sus comentarios: ¿Cuál debe ser la postura de los cristianos para con las políticas gubernamentales ante el avance del SIDA, las enfermedades de transmisión sexual (ETS) y los embarazos no deseados –ergo, los abortos-?

La actitud tradicional que está de acuerdo a la ética cristiana se basa en que el sexo está circunscrito a la esfera del matrimonio. Toda relación sexual premarital o extramarital es incorrecta porque trasgrede lo que la Biblia dice y, desde esa lógica, apuntamos una propuesta de manejo que puede reducirse a:

Y Moisés rompió la baraja | Por Ignacio Simal

“Les prometen libertad, siendo ellos mismos esclavos de la corrupción, porque todo ser humano es esclavo de aquello que le ha dominado” (2Ped. 2:19)
“O todo, o nada… y nos quedamos sin nada”. En muchas ocasiones he dicho las palabras que acabas de leer a muchos de mis amigos y conocidos. Hoy me permito el lujo de rectificarlas.

La rectificación me ha sido sugerida al recordar esta mañana, muy temprano, un texto antiguo que recoge la Biblia hebrea y relacionarlo con la realidad social que estamos viviendo. Me refiero a la narración que cuenta el penúltimo encuentro que Moisés sostuvo con Faraón días antes de emprender el camino hacia la construcción de Utopía. Deseo que los que me lean no se tomen el “arduo” trabajo de tener que buscar el texto en cuestión y por ello lo transcribo a continuación.

Chile ya no será el mismo | Por Víctor Rey

"La imaginación total al poder"

Este invierno chileno del 2001 ha sido uno de los más fríos de los últimos tiempos pero el más caliente en el ámbito social y político en las últimas décadas. Hace mucho tiempo que se hablaba que los jóvenes chilenos no se interesaban en la política, en los social y económico. Pero las cosas han cambiado y hoy estamos sorprendidos por la fuerza, la energía de este movimiento y quedamos más que sorprendidos por su compromiso y la claridad en la exposición de sus ideas. Este movimiento estudiantil que comenzó hace tres meses y que se ha transformado en un movimiento ciudadano está cambiando el rostro de Chile, se ha transformado en una grata sorpresa para todos.

Lo que están planteando los jóvenes en Chile, es cambiar la manera de hacer las cosas, ese es el desafío. Tras décadas de exitosas transformaciones, que han disminuido los niveles de pobreza, fortalecido la economía, mejorando la infraestructura y la cobertura de los servicios básicos, así como profundizando los derechos de los ciudadanos y adecuado muchas de las instituciones a las nuevas exigencias, el país se enfrenta a desafíos de otro tipo.

"Dios Mendigo / Teografías" | Poemario

Teografías

El poemario "Dios Mendigo / Teografías" brota en medio de la urbe, al observar especialmente a los/as excluidos/as... por una ventana veo a un mendigo en las puertas de una gran templo... ¿y si fuese Dios-con-nosotros, justo allí?... así comienzan estas teo-grafías, y se van sumando poemas nuevos, uno tras de otro, que nacen imprudentes, incisivos, veloces y breves... Podrían ser infinitos, multitudinarios como la miseria, pero el poemario se completa imperfectamente y ahora quiere compartirse por el espacio cibernáutico, pétalo a pétalo, para ver si trae algo de consuelo, de rescoldo, de brisa y manantial sobre la vida, nuestras vidas.

Aquí están estas teografías dolidas y esperanzadas junto a un abrazo

Carta de CLADE II Noviembre 1979 | Rumbo al CLADE V

Una vez más te traemos documentos de los CLADES, en preparación para el CLADE V.  Compartimos contigo la carta que el II Congreso Latinoamericano de Evangelización (CLADE II) envió al pueblo evangélico de América Latina.

Antecedentes. A diez años de haberse celebrado en Bogotá, Colombia, el I Congreso Latinoamericano de Evangelización, nos hemos reunido en Huampaní­, Perú, del 31 de octubre al 8 de noviembre de 1979, 266 participantes que venimos de diferentes sectores del pueblo evangélico latinoamericano. Nuestro propósito ha sido considerar juntos la tarea evangelizadora que estamos llamados a cumplir en las próximas décadas de nuestro contexto histórico.

Reafirmación. Hemos querido deliberar sobre nuestra misión sometiéndonos a la autoridad suprema de la Biblia, a la dirección soberana del Espí­ritu Santo y al señorí­o de Jesucristo, en una atmósfera de amor fraternal. En esta actitud reafirmamos nuestra adhesión a la declaración del I Congreso Latinoamericano de Evangelización, y al Pacto del Congreso Mundial de Evangelización celebrado en Lausana, Suiza, en julio de 1974.

Lealtad. Estamos profundamente agradecidos a Dios por nuestra herencia evangélica y por los esfuerzos y sacrificios realizados de parte de los pioneros, tanto nacionales como extranjeros. Hemos decidido renovar nuestro compromiso de lealtad al Evangelio y de fidelidad a la tarea de evangelizar en el contexto del pueblo latinoamericano. Al mismo tiempo, sentimos que debemos responder al desafí­o misionero que, a nivel mundial, representan los millones de personas que no conocen a Jesucristo como Señor y Salvador.

Los indignados: una nueva oportunidad para redefinir lo político | Por Nicolás Panotto

El fenómeno de “los indignados” se expande cada vez más por diversas partes del mundo. Denominado como tal, comenzó en España a través de multitudinarias movilizaciones y asambleas populares convocadas para reclamar una respuesta frente a la profunda crisis socio-económica que dicho país atraviesa, al igual que buena parte de las naciones que componen la Unión Europea. Inspirados por la breve pero contundente obra “¡Indignaos!” del francés Stéphane Hessel, estos heterogéneos conglomerados demandan que los modelos políticos vigentes (sean del lado que fuese) ya no funcionan. “Son todos iguales”, exclaman.

Primero en España, luego en Israel y en diversos países de Europa, y ahora en EEUU con las crecientes manifestaciones frente a Wall Street y en distintas ciudades. Las revueltas populares también se expanden hacia diversos lugares, muchas veces sin el nombre propio de “indignados”: las multitudinarias marchas estudiantiles en Chile y la cadena de protestas en diversos países de Medio Oriente cuestionando los regímenes políticos en el poder, son otros ejemplos de este polvorín que caracteriza los tiempos que corren.

Todos estos movimientos reflejan la indignación frente a aquellos modelos, sistemas e ideologías que se han presentado por décadas como respuestas absolutas a los males que nos asedian: el libre mercado, la neutralidad del ejercicio electoral, ciertas formas institucionales del Estado moderno, las bipolaridades ideológicas entre derecha e izquierda, etc. No por nada el pequeño manifiesto de Stéphane Hessel hace un recordatorio de la Resistencia en Francia contra la política nazi, solicitando especialmente a los jóvenes que se indignen y resistan los tipos de totalitarismos que rigen nuestro tiempo, como los recién mencionados.

Liberalismo pop evangélico | Por Manfred Svensson

Hay un relato evangélico siempre presente para explicar lo que le ha ocurrido a otras iglesias: decimos que se volvieron teológicamente liberales, y que acto seguido se vaciaron sus iglesias. Ahora bien, mucha gente razonable cree que esta explicación es falsa. Yo creo que es verdadera. Pero concedo que suele tener algo de falsa en boca de quienes la pronuncian. Y el error, según creo, se encuentra en lo que en tal frase se entiende por liberalismo.

Para el evangélico promedio de hoy, creo que la afirmación precedente significa básicamente algo así como “admitieron obispos homosexuales, y por lo tanto se vaciaron sus iglesias”. Y con esto -con la idea de que esto sea una descripción adecuada del liberalismo- con esto sí que no estoy de acuerdo. El problema es que el evangélico promedio -y cualquier hombre promedio de hoy- cree que “liberalismo” es una categoría primariamente moral: que alguien es liberal recién cuando dice algo a favor de la homosexualidad o del aborto, o algo a favor de la autonomía de la voluntad humana. Cuando eso ocurre, nos levantamos con alarma para decir que tal o cual teólogo es liberal, que tal o cual iglesia es apóstata. Pero la verdad es que eso es –y siempre ha sido- sólo la última fase del liberalismo.

El liberalismo, como proyecto político y teológico, arranca mucho más atrás. En el momento de volverse liberales, la mayoría de las iglesias eran todavía firmes adherentes de la moral cristiana tradicional (con distorsiones tal vez, pero tal como siempre las ha habido). Su liberalismo consistía precisamente en reducir el cristianismo a la práctica, en reducir su contenido doctrinal, en denunciar las grandes formulaciones doctrinales como si fueran producto de una síntesis entre el espíritu griego y la Biblia. Había que reducir el dogma -menos credos y más acción- para hacer digerible el cristianismo a los contemporáneos ilustrados. Es decir, era un minimalismo doctrinal con motivos misioneros.

El dios Mercado | Por Leonardo Alvarez

Leonardo Alvarez, Claudio Oliver

Introducción

Nuestra amistad comenzó en la cocina, mientras Claudio preparaba una lasaña de berenjenas que más tarde disfrutaríamos en familia. Es uno de esos sabores que uno recuerda en el tiempo, no solo por el exquisito gusto, sino también por la experiencia que acompaña esos momentos.

Mientras esperábamos que la cocción estuviera a punto, nuestra conversación tomó una dirección especial. Es uno de esos diálogos que solo pueden darse en un ambiente como esos, más allá del umbral de los espacios públicos.

Claudio Oliver vive en Curitiva, Brasil, y aunque nos habíamos encontrado varias veces en distintos países y por diversas conferencias y encuentros regionales, ese día en la cocina de su casa comenzamos a hacernos amigos.

Los alimentos siempre han ocupado un lugar muy especial en el escenario bíblico, ya sea por temas de justicia o porque alrededor de la comida ocurrían eventos comunitarios muy significativos. Cuando pienso en nuestra amistad con Claudio no puedo dejar de recordar a aquellos dos caminantes de Emaús, quienes se atrevieron a invitar a Jesús a cruzar el umbral de su intimidad en el hogar, y cómo fueron abiertos sus ojos al partir el pan y pudieron conocer a Jesús de una manera especial. De la misma forma podemos comenzar a vernos los unos a los otros si nos atrevemos a salir de la superficialidad de nuestros encuentros. Si nos atrevemos a tener tiempo para los demás en el Espíritu del Maestro de Galilea. Si estamos dispuestos a nadar contracorriente en una sociedad esclavizada por el mercado y el dinero.

Muchas gracias, Víctor; bienvenido Jorge Henrique | Cambio en la Presidencia de la Fraternidad Teológica Latinoamericana, FTL

Víctor Rey 
Hoy, 11 de octubre, en la reunión del Comité Directivo de la Fraternidad Teológica Latinoamericana, se recibió la renuncia del pastor Víctor Rey a su cargo de Presidente. El pastor Rey sirvió en este importante ministerio desde cuando fue nombrado en octubre de 2008, en la Asamblea celebrada en la ciudad de La Paz, Bolivia.

Rey ha sido miembro de la FTL por 28 años y ha prestado sus servicios en diferentes frentes de servicio: como uno de los fundadores del núcleo de la FTL en Chile (1983), en la Secretaría Regional para la Zona Andina (1994-2000), como Vocal del Comité Directivo (2004-2008) y, en los últimos años, como Presidente. ¡Años de esmerado servicio a la causa del Reino de Dios en América Latina!

A partir de enero del próximo año, Rey se vinculará a la Fundación Kairós, de Argentina, donde servirá como Coordinador del Centro de Estudios Interdisciplinarios, CETI, y del programa de Desarrollo Integral de la Niñez, DINA. Sus nuevas responsabilidades ministeriales, así como su traslado de Chile a Argentina, y otros asuntos personales motivaron su renuncia. El Comité comprendió esto al aceptar su solicitud de renuncia.

La misión integral: 41 años después | Por Harold Segura

El presente artículo tiene como base la presentación que hizo el autor en el Foro de Seminarios y Comisión Teológica Latinoamericana, convocado por el Consejo Latinoamericano de Iglesia y Visión Mundial Internacional. México D.F., del 8 al 11 de marzo de 2005.
“Una cosa es haber andado más camino y otra, haber caminado más despacio” - San Agustín
La misión Integral en América Latina es una joven madura en la plenitud de su quinta década. De padres evangélicos y de cuna teológica conservadora, nació con el encargo de ser mediadora entre dos hermanas de la misma familia que hasta entonces habían permanecido distanciadas: la evangelización y la responsabilidad social. Así como en la narración del escritor inglés Robert Luis Stevenson, eran dos hermanas solteronas que habían decidido no dirigirse jamás la palabra y, aunque vivían en una misma casa, una línea divisoria hecha con tiza separaba sus dos dominios. Cada una se cuidaba de no violar el territorio de la otra.

En lo que corresponde a América Latina y el Caribe, a la Fraternidad Teológica Latinoamericana le cabe el gusto de haberla visto nacer en su seno y de alimentarla durante sus primeros años. René Padilla, uno de sus progenitores, dice que su nacimiento “fue el resultado de una toma de conciencia de la necesidad de volver al texto bíblico en busca de elementos que ayudaran al pueblo de Dios a cumplir su papel en la historia a la luz de su compromiso con Jesucristo y de su situación concreta”.[1]

La ilusión de la pureza | Por Abel García

Que estamos en el mundo pero que no somos del mundo es un adagio, plenamente bíblico, que nos enseñan en las iglesias en las primeras clases de verdades fundamentales del cristianismo. Es evidente ―a mis ojos de seguidor de Cristo a-eclesial― que la interpretación del texto en cuestión no es literal, sino que es más relacionada a la desvinculación del sistema de pecado que impera, a nuestra nueva ciudadanía, a nuestra transformación de creaturas de Dios a hijos de Dios. Pero lo que ha sucedido, para variar, es una tremenda mala interpretación del texto que ha llevado a las iglesias latinoamericanas a padecer de un mal cuya patología provoca profundas ganas de aislamiento, complejos de superioridad, instauración de microculturas y tufillos santificadores: el mundo es malo; lo que produce el mundo es malo; yo no soy del mundo; no debo vincularme con el mundo ni con las cosas que produce porque quiero ser puro, no pecador como los del mundo; lo mejor es estar lo más aislados posibles, viviendo en nuestras cuatro paredes; así seré un cristiano feliz, listo para cuando me llamen al cielo, donde mi mansión me espera.

Entonces, me haré más puro si me aíslo del malévolo mundo, creando mis códigos de lenguaje, usando vestimentas particulares o viviendo en rutinas absorbentes que me ayuden a ocupar mi tiempo. Por ello, es frecuente que los evangélicos no tengan amigos de verdad en el mundo; o, si los tienen, sean contados, ninguno profundo por temor a la contaminación: se nos invita a las amistades con hermanos de la iglesia, se nos instruye diciendo que esas amistades son superiores. Ya ni hablemos del tema del yugo desigual (estar de novios o casarse con alguien del mundo), otra tremenda malinterpretación de la que seguro escribiré un día de estos. Como acabo de decir, percibo una patología generalizada, de contumaz resistencia a intentos de medicación.

Diálogos sobre desabsolutización, cristianismo y política | Por Nicolás Panotto

Este breve pero rico diálogo se disparó como comentarios a uno de mis últimos escritos en el blog, el cual plantea la necesidad de considerar las “pequeñeces” de la cotidianeidad como criterio de identificación política. De aquí, mi amigo Gusmar Sosa (G.S.) y yo (N.P) compartimos algunas ideas de cómo esta clave influye también en la “constitución política” de las comunidades eclesiales cristianas.

G.S. Entonces, ¿la "seducción política" deberá ser más que discurso? ¿Solo seduce la política cuando se hace parte de la sociedad y su rutina?

N.P. Más que en la rutina, en su cotidianeidad. Algunas preguntas serían: ¿qué es lo que la gente desea? ¿Qué tipo de discursos utilizan las personas? ¿Cuáles son sus necesidades reales? ¿Cómo podemos hacer para que lo que se propone sea respuesta a una demanda y no un paquete prefijado por un partido? En síntesis, ¿en qué medida lo que un partido o candidato dicen, se identifica con lo que la gente espera y es comprensible por ellos y ellas, y no se presenta como un discurso prefijado y con categorías que, por más lúcidas y excelsas que sean, la gente no las comprende o no significan nada para ellas?Y con esto no me refiero a "decir lo que la gente quiere", sino a utilizar un discurso lo suficientemente flexible, pertinente y abierto, donde las personas puedan encontrarse -y hasta confrontarse- a sí mismas y comprender que las propuestas responden a su contexto.

Declaración final de la consulta sobre la niñez (CLADE IV) | Rumbo al CLADE V

Seguimos compartiendo documentos de los CLADES, preparándonos para el CLADE V. Compartimos la  declaración final de la consulta sobre la niñez realizada en el CLADE IV en Quito, Ecuador en Septiembre del 2000.

Los 105 participantes de la consulta sobre Ministerios con la Niñez (dentro del IV Congreso Latinoamericano de Evangelización, realizado en Quito, Ecuador, en Setiembre del 2000, con la participación total de 1300 líderes de la Iglesia Evangélica Latinoamericana), desea compartir con la Iglesia Latinoamericana las reflexiones y conclusiones producidas durante el tiempo de hermandad y de búsqueda del Señor que tuvimos.

La Iglesia ha sido partícipe de haber hecho invisibles a los niños y las niñas en la vida cotidiana. Debemos partir de esta confesión para iniciar con fe y dedicación una nueva etapa de arrepentimiento y de corrección de esta realidad.

La niñez es la fase donde la persona humana es más vulnerable ante las dificultades de su entorno lo que le ha producido, y le produce, una crítica y lamentable situación en todos nuestros países por lo hostil de su entorno. Nuestro Dios nos ha hablado a nosotros su pueblo, constantemente a través de su Palabra, sobre su amor y profunda preocupación de aliviar y restaurar la dignidad y el dolor que estas condiciones producen a las personas.

 
El Blog de Bernabé © 2017 | Diseño de template creado por Chica Blogger | Volver arriba