En el Camino con Jesús | Día 3: La religión que aburre | Por Harold Segura

"Entonces se acercaron a Jesús los discípulos de Juan el Bautista y le preguntaron: ¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos tantas veces y, en cambio, tus discípulos no ayunan?"
- Mateo 9:14 (BLPH)

Imagen: Pixabay
Aquí están otra vez los religiosos y falsos maestros de la fe inquietos por las enseñanzas de Jesús y molestos por las conductas de sus discípulos. Ellos quieren que los de Jesús sean tan legalistas y rigoristas como ellos, pero el Maestro les dice que no. No hay por qué ayunar, ni por qué estar tristes; el Maestro está con ellos y ahora es momento de alegrías.

Jesús sí enseñó a sus discípulos a ayunar, pero no a hacer del ayuno una cuota de religiosidad legalista; los enseñó a orar, sin que la oración se convirtiera en una excusa para no actuar; les enseñó a leer las Escrituras, esquivando las interpretaciones facilistas de los hipócritas; les enseñó a dar limosna, pero no ha creer que por darla estaban exentos de buscar la trasformación de la sociedad. Les enseñó a vivir en el gozo del Reino de Dios (Romanos 14:17).

Hoy hay sed de religiosidad. Los analistas de la cultura ya no están seguros de que estamos en una sociedad secular, sino que prefieren usar el término post-secular para describirla. Porque la religión ha vuelto y ha tomado por sorpresa a los escépticos. Ha vuelto en añejos formatos de moralismo asfixiante, de fundamentalismo opresivo y de religión sin alegría.

Para Jesús, la fe en Dios respira vida y gozo. Ser su discípulo o discípula es dar testimonio de la alegría de vivir en la paz de su amor y de su gracia. Otras son las religiones que aburren y le ofrecen culto a la tristeza. Jesús, por el contrario, nos invita a la fiesta de la liberación.

Para seguir pensando:
"Deformamos a Dios y la fe en Dios siempre que en esa fe no entra la alegría como experiencia. Y por cierto, como experiencia central, imprescindible".
José María Castillo (Teólogo español)

Vale que nos preguntemos:
¿Seguir a Jesús es para mí una fuente de alegría? ¿Promueven mi fe y mi espiritualidad la alegría como experiencia central?

Oración:
Señor, a veces me cuesta imaginarte con un rostro sonriente y afable. Es más fácil imaginarte como te han representado tantas veces, con rostro adusto y figura autoritaria.
Libérame para encontrarme con tu sonrisa abierta, tu abrazo amistoso y tu permanente invitación a la alegría. Dame hoy y siempre la alegría de seguirte.
Amén.



Sobre el autor:
El pastor y teólogo Harold Segura es colombiano, radicado en Costa Rica. Director de Relaciones Eclesiásticas de World Vision International y autor de varios libros. Anteriormente fue Rector del Seminario Teológico Bautista Internacional de Colombia.




COMENTARIOS:



 
El Blog de Bernabé © 2017 | Diseño de template creado por Chica Blogger | Volver arriba