Una extraña costumbre que debe preocuparnos | Por Juan Stam


En los últimos años, amplios sectores de la comunidad evangélica vive pasando de una novedad sensacional a la siguiente, como un borracho que anda a caballo, al decir de Martín Lutero. Entre esas modas recientes está la costumbre de decir "Yo te bendigo" en vez del tradicional "Dios te bendiga". Aunque eso ya es muy común, y no dudo de la sinceridad y buena voluntad de las personas que me lo dicen, tengo que confesar que me entran dudas cada vez que alguien proclama esa solemne bendición sobre mi existencia. Me pregunto exactamente qué puede significar, o qué estará pensando esa persona. ¿Será simplemente una versión evangélica de "Buena Suerte"? Para ser sincero, esa invocación solemne no parece haber traído ningún beneficio concreto en mi vida (que de por sí es maravillosamente bendecida por Dios). Me cuesta tomar con seriedad una bendición puramente verbal y formal, por un desconocido o una desconocida que pronto se olvidará de mí y desaparecerá de mi vida, como yo de la vida suya.

Me confunde aun más el otro lado de este nuevo fenómeno, y es que el flamante "Yo te bendigo en el nombre del Señor" ha desplazado casi totalmente la invocación de la bendición divina. Ya se oye muy poco "Dios te bendiga", y algunos hasta lo entienden como una falta de fe, una timidez en asumir la autoridad que Dios ha puesto en las manos nuestras y por ende ya no en las manos de él.

Parece que esta "renovación" nace de una enseñanza que nos trajo el famoso pastor coreano, Yonggi Cho. Yo mismo escuché su sermón en Costa Rica cuando nos explicó que si Cristo nos ha entregado las llaves del cielo a nosotros, entonces ya no las tiene él. ¿Podría haber algo más obvio que eso? Después de su sermón, el reverendo asiático dividió a todos los presentes según las provincias del país para ejercer el poder de las llaves sobre sus respectivos territorios y proclamar bendición sobre sus provincias. Después, unos pastores alquilaron una avioneta para echar aceite, en el nombre del Señor, sobre las ciudades y campos, montañas y valles, de todo el país. La fuerza mística de la "bendición" taumatúrgica, reforzada por la fuerza mística del aceite bendecido, debía asegurar avivamiento en nuestra patria y una notable transformación.

Mensaje Dominical | Domingo 27 de Febrero de 2011

Fuente: Servicios Koinonía y CLAI

Dibujo de Cerezo Barredo
Is 49,14-15: Aunque una madre se olvidara de su hijo, yo no te olvidaré
Salmo 61: Descansa sólo en Dios, alma mía.
1 Cor 4,1-5: El Señor pondrá al descubierto los designios del corazón
Mt 6,24-34: No se agobien por el mañana

Uno de los elementos que caracterizan al Dios cristiano es su infinita generosidad para con sus hijos, que se expresa plenamente en la vida y misión de Jesús de Nazaret, quien con sus actitudes y comportamiento hacen presente el Reino de Dios, es decir, el amor y la solidaridad incondicional de Dios que sale al encuentro del ser humano, con el fin de darle vida en abundancia. Éste es el tema central de hoy.

El texto que leemos del profeta Isaías se enmarca en la época de la deportación en Babilonia, en donde la mayoría del pueblo de Israel pierde su confianza y esperanza en Yahvé a causa de la fuerte y violenta influencia religiosa, política y social de Babilonia y por la poca capacidad de espera y resistencia del mismo pueblo desterrado; Israel se siente abandonado y olvidado por Dios, siente que las promesas de liberación nunca se cumplirán, y se resigna y doblega por entero al dominio babilónico. La tarea del profeta es entonces animar la esperanza del pueblo resignado, por medio de la Palabra, haciéndole ver que Dios no le ha abandonado, que está ahí junto a él sufriendo y luchando por la liberación, que no lo ha olvidado y que lo ama entrañablemente como una madre ama a sus hijos. Con este texto, Isaías manifiesta la ternura de Dios, su preocupación de madre por el bienestar de sus hijos, distinta a la experiencia de sufrimiento en Babilonia. Dios actúa desde la ternura, desde la misericordia con quien sufre. Ésta es la manera como Yahvé anima y salva a su pueblo.

In situ, offside: la participación y el protagonismo juvenil | Por Ariel Corpus

Texto ganador del Concurso "Ensayo sobre Participación Juvenil", organizado por Educación y Ciudadanía A.C.  Leido en el Foro: "Todas las juventudes, las y los sin derecho", el 19 de febrero de 2011, en la Facultad de Psicología de la UASLP (San Luis Potosí, México).

1 DE FEBRERO DEL 2011. Un grupo de estudiantes universitarios tomaron una de las arterias principales de la ciudad; su objetivo, mostrar su inconformidad por las anunciadas alzas a la tarifa del sistema de transporte urbano en la capital potosina. Inmediatamente la prensa cubrió la nota, muchas de ellas mostrando el desacuerdo existente en esta parte de la ciudadanía, aunque también, no faltaron aquellas que los describieron como bándalos. Días después, la protesta contra el alza tarifaria tomó otros matices, ahora culturales, ya que una facción del grupo parlamentario del PRD organizó un «mitin cultural» frente a Palacio de Gobierno, reuniendo a creadores y cantautores potosinos que mediante su música entonaron su total desacuerdo contra el alza a la tarifa urbana. En ambos espacios, la mayor participación ciudadana fue principalmente de sujetos cuyas características se circunscriben a determinado rango etario, genéricamente llamados jóvenes. El protagonismo y la participación juvenil es un tema que ha llamado la atención a los nombrados juvenólogos. Incluso, cuantitativamente, se han redactado más trabajos sobre las expresiones juveniles que circulan fuera de las vías o espacios socializadores de conductas y prácticas deseables para ellos. Los jóvenes se vuelven sujetos estigmatizados, rebeldes e impugnadores contra el sistema que trata de absorberlos. Son, bajo esta mirada, individuos que transgreden las normas ya que en ellas no hay espacio para ellos, y buscan otros modos de visualizar su inconformidad, en la cual la creatividad es la principal arma. En este ensayo, describiré, subjetivamente, la participación y el protagonismo juvenil mediante dos posiciones: in situ, como ese espacio determinado por un territorio geográfico; y offside, como aquel espacio de los flujos, aquellos «no lugares».

"Dios mío", dijo ella, "¡estos barcos me ponen loca!": lectura intercultural de la Biblia | Por Natanael Disla

Hace casi dos años participé en una ponencia-diálogo sobre lectura intercultural de la Biblia, convocada por el Servicio Jesuita de Refugiados, Refugiadas y Migrantes, que se llevó a cabo en el Centro Bonó, en Santo Domingo, y que tuvo como invitado al teólogo holandés Hans de Wit. Este encuentro sirvió como cierre de un proyecto piloto de lectura intercultural de la Biblia entre un grupo dominicano—comunidad receptora— y un grupo haitiano—comunidad migrante—.

A continuación voy a compartir con ustedes las notas que tomé en el evento y unas que otras reflexiones que abundan en el tema en cuestión.
«Dios mío», dijo ella, «¡estos barcos me ponen loca!» [1]
Con esta frase del clásico El amor en los tiempos del cólera (1985), de Gabriel García Márquez, se basó de Wit para llevarnos por un viaje guiado por un barco desconocido. Tal vez no un barco fantasma, sino uno que no ha sido descubierto y que en ocasiones se nos veda de conocer.

La lectura intercultural de la Biblia ha sido influenciada en mucho por la lectura popular de la Biblia de América Latina, mayormente desde los 60s y 70s. En ella se conjuga la participación comunitaria en la interpretación de los textos bíblicos desde un contexto determinado, fundiendo esa interpretación con una praxis liberadora.

Efesios 4:7-13 y los "apóstoles" de hoy (1) | Por Juan Stam

Sobre la posibilidad o no de tener apóstoles hoy, los dos pasajes bíblicos más importantes son Hechos 1:21-22 y 1 Corintios 15:1-9. Curiosamente, los defensores del movimiento neo-apostólico evaden sistemáticamente esos dos pasajes, y corren más bien a su texto favorito, Ephesios 4:11, que de hecho no dice nada sobre el tema. Además, las evidencias de Hechos 1 y 1 Corintios son exégeticos, basadas en las mismas palabras del texto, pero los argumentos neo-apostólicos de Efesios 4:11 no son exegéticos sino son inferencias que ellos sacan del texto, a espaldas de otras evidencias bíblicas.

En artículos anteriores hemos señalado que "el paradigma definitivo" del concepto bíblico de "apóstol" se encuentra en Hechos 1 y 1 Corintios 15. Según el primer texto, el sucesor de Judas tenía que ser uno "de estos hombres que han estado juntos con nosotros todo el tiempo que el Señor Jesús entraba y salía entre nosotros", desde Juan el Bautista hasta la Ascensión de Jesús, para que calificado así "sea hecho testigo, con nosotros, de su resurreción" (Hch 1:21-22; 4:33). La función del apóstol es la de ser testigo, con base en su propia experiencia personal e histórica. Por eso, escribe Oscar Cullmann, "el apostolado es, por definición, una función única que no puede ser prolongado".

Un pasaje paralelo, en Hch 10:37-41, repite en lenguaje muy parecido el requisito de ser testigos presenciales, llamados por el mismo Jesús para dar testimonio de la resurrección. En ese texto Pedro le cuenta a Cornelio que "nosotros somos testigos de todas las cosas que Jesús hizo en la tierra de Judea y en Jerusalén... A éste levantó Dios al tercer día, e hizo que se manifestase; no a todo el pueblo sino a los testigos que Dios había ordenado de antemano, a nosotros que comimos y bebimos con él después que resucitó de los muertos, y nos mandó que...testificásemos que el es el que Dios ha puesto por Juez de vivos y muertos".Ese requisito de haber sido discípulo y testigo ocular de la resurrección era un problema difícil para Pablo, quien afirmaba ser apóstol, llamado por Jesús mismo (Rom 1:1; 1Cor 1:1), pero no parecía cumplir esa condición indispensable (ver 1Cor 9:1-6; 2Cor 10-11; 12:11-12). Ante sus enemigos que negaban que él era apóstol, Pablo defiende su apostolado precisamente en los mismos términos de Hechos 1. Primero Pablo señala que Cristo Resucitado apareció a Pedro, a los doce y "a los demás apóstoles" (15:5-7, siempre con el mismo verbo, ôfthê, clara referencia a las apariciones físicas del Resucitado durante el período entre la resurrección y la Ascensión, Hch 1:3). Después Pablo se incluye en ese mismo registro de testigos oculares, pero como excepción y como el último, al escribir "y al último de todos, como a un abortivo, me apareció a mí" (15:8, con el mismo verbo). Por eso se describe como "un abortivo", nacido fuera del tiempo normal.

La trascendencia de los pequeños gestos. A propósito de Juan 12.1-11 | Por Nicolás Panotto


Seis días antes de la Pascua llegó Jesús a Betania, donde vivía Lázaro, a quien Jesús había resucitado. Allí se dio una cena en honor de Jesús. Marta servía, y Lázaro era uno de los que estaban a la mesa con él. María tomó entonces como medio litro de nardo puro, que era un perfume muy caro, y lo derramó sobre los pies de Jesús, secándoselos luego con sus cabellos. Y la casa se llenó de la fragancia del perfume.

Judas Iscariote, que era uno de sus discípulos y que más tarde lo traicionaría, objetó:

—¿Por qué no se vendió este perfume, que vale muchísimo dinero, para dárselo a los pobres?
Dijo esto, no porque se interesara por los pobres sino porque era un ladrón y, como tenía a su cargo la bolsa del dinero, acostumbraba robarse lo que echaban en ella.

—Déjala en paz —respondió Jesús—. Ella ha estado guardando este perfume para el día de mi sepultura. A los pobres siempre los tendrán con ustedes, pero a mí no siempre me tendrán.

Miguel Angel: Más que mortal, divino | Por Víctor Rey

Miguel Angel Buonarroti 
Según la Biblia el talento es un regalo de Dios. Para Michelangelo Buonarroti, más conocido como Miguel Angel, su genialidad provenía realmente de lo alto. Nacido en el pequeño poblado de Caprese en 1475, tuvo como nodriza a la esposa de un tallista de piedra. Su niñez la pasó en Florencia, cuna de la cultura del Renacimiento, y aunque durante los años escolares se dedicó al dibujo, sin duda influenciado por haber dado sus primeros pasos en ese ambiente, poco a poco descubrió que su verdadera pasión era la escultura.

Su padre, Ludovico Buonarroti, oficial al servicio de la familia Medici, lo colocó en el taller de Domenico Ghirlandaio. Luego, el aprendiz pasó a ser alumno de Di Bertoldo, discípulo de Donatello. Su vida en Florencia transcurrió en medio de los más selectos grupos de artistas, participando en reuniones y tertulias organizadas por "Lorenzo, El Magnífico" en el palacio de los Medici, donde conoció a los mayores pensadores, humanistas y poetas de su época.

Este ambiente lo estimuló notablemente, y a los 16 años ya había realizado esculturas en relieve, como "Combate de los centauros y los lapitas".

Su mecenas, Lorenzo el Magnífico, murió en 1492 y dos años después el artistas abandonó Florencia, justo en el momento que los Medici eran expulsados por Carlos VIII. Durante una temporada estuvo en Bolonia, donde esculpió para la Iglesia de San Domenico, y luego viajó a Roma para estudiar y examinar de cerca ruinas y estatuas de la antigüedad clásica.

Divergencias juveniles en el protestantismo indígena de los Altos de Chiapas | Por Ariel Corpus

El presente texto se presentó dentro XIII Encuentro de la Red de Investigadores del Fenómeno Religioso en México, que se llevó a cabo en Monterrey en mayo del 2010. La ponencia, sintetiza el artículo: "Jóvenes tseltales presbiterianos y sus prácticas divergentes. El caso de los Mensajeros de Cristo en la Iglesia Gólgota de El Corralito, Oxchuc", en Anuario, CESMECA-UNICACH, México, 2009.

A modo de introducción

Uno de los rostros poco estudiados del protestantismo en la región sureste de México y en particular en el estado de Chiapas, es la cara joven de él. Con ello me refiero a la nueva generación de jóvenes quienes son parte de la institución religiosa y que han sido socializados desde pequeños en esa instancia. En México la vinculación jóvenes-religión, especialmente con las minorías religiosas como los protestantismos, han sido abarcados en pocos estudios. Siendo así, el presente texto pretende aportar al respecto sobre la participación de los jóvenes en una iglesia protestante de la localidad tseltal de El Corralito, municipio de Oxchuc.
Cabe destacar que la mayoría de los estudios sobre el protestantismo en Chiapas han tomado otros ejes de interés. Rosalba Aída Hernández (1993) trabajó un breve y añejo estado de la cuestión señalando las vetas por dónde ha ido la discusión al respecto del fenómeno religioso en Chiapas. Ahora es tiempo de proponer uno más, como lo representa el tema de los jóvenes en las instituciones religiosas protestantes, buscando con ello contribuir a la construcción de un objeto de investigación en la antropología de la religión que se empieza a trabajar (Vázquez Palacios, 2000; Vázquez Mendoza, 2005; Garma, 2007; Corpus, 2008).

El milenio significa esperanza, ¡Y para esta tierra! | Por Juan Stam

Estudiemos el Apocalipsis con Juan


¡Atención! ¡Hay buenas nuevas para el planeta tierra,
y para todas las naciones del mundo!
¡Proclamadlo en Buenos Aires y en Washington,
en Moscú y en Managua!
¡Anunciadlo en la Asamblea de las Naciones Unidas!
Ante tal noticia, ¿quién puede seguir siendo fatalista?
¿Quién puede no esperar?

El anuncio del milenio es evangelio, buenas nuevas, de la forma más concreta y específica. Fue buena noticia para los primeros lectores, amenazados y hostigados por el imperio, víctimas de la injusticia. Juan les asegura que la justicia de Dios prevalecerá en toda la tierra y, lo que es más, ellos que han sido ultrajados un día reinarán y juzgarán, no sólo en el cielo "más allá", pero aquí en la misma tierra donde han sufrido, en el "más acá" de la vida humana.

Este milenio apocalíptico de Juan constituye lo que en sociología se llama "una utopía", la visión de una realidad que no existe pero que debe existir, puede existir y tiene que existir. Como visión de la meta final de la historia, nos inspira esperanza, confianza, gozo y compromiso con ella. Estamos llamados a vivir y actuar, hoy y ahora, conforme a esta visión del reino de Dios. Es lo que expresa Galeano (citando a Fernando Birri) en sus muy conocidas líneas:

Mensaje Dominical | Domingo 20 de Febrero de 2011


Dibujo de Cerezo Barredo
Levítico 19,1-2.17-18

Amarás a tu prójimo como a ti mismo

El Señor habló a Moisés: "Habla a la asamblea de los hijos de Israel y diles: "Seréis santos, porque yo, el Señor, vuestro Dios, soy santo. No odiarás de corazón a tú hermano. Reprenderás a tu pariente, para que no cargues tú con su pecado. No te vengarás ni guardarás rencor a tus parientes, sino que amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo soy el Señor.""

Salmo responsorial: 102

El Señor es compasivo y misericordioso.

Bendice, alma mía, al Señor, / y todo mi ser a su santo nombre. / Bendice, alma mía, al Señor, / y no olvides sus beneficios. R.

Él perdona todas tus culpas / y cura todas tus enfermedades; / él rescata tu vida de la fosa / y te colma de gracia y de ternura. R.

¿Conocemos la voluntad de Dios por medio de la oración? | Por Alexander Cabezas

Todos alguna vez hemos llegado a la misma conclusión en nuestro caminar cristiano.  Aunque nos cueste reconocerlo, para comprender la voluntad de Dios, no siempre existirán respuestas lógicas o favorables; la falta de comprensión afecta tanto al creyente maduro como al iniciado en la fe y, por más “maquillaje” que algunos pretendan poner, la realidad seguirá imponiéndose como un abismo entre nuestra humana condición efímera y las intenciones altas, eternas, nobles, perfectas de Dios (Isaías 55:8).

Hay muchas circunstancias que no entendemos, ni las entenderemos, a no ser que Dios nos las revele.  Ante todo, sea que tengamos mucha fe o la medida mínima, Dios  contesta conforme a su voluntad y no siempre a nuestros deseos, a pesar de que estos  puedan ser nobles y nuestras necesidades muy reales o urgentes.  Dios se atribuye, en su soberanía, el derecho de responder como él lo desee, todo con el objetivo de ayudarnos a crecer.

La mayoría de creyentes hemos escuchado hablar de John Newton (1725-1807), aquel pastor inglés quien en vida escribió uno de los más hermosos himnos que hasta la actualidad se interpreta en muchas congregaciones y actividades especiales: “Sublime Gracia”. (Amazing Grace). Pero poco conocemos de otro himno precioso, desafiante, que nos permite comprender un poco más sobre la forma en que Dios también responde nuestras oraciones:

Mensaje Dominical | Domingo 13 de Febrero de 2011

Dibujo de Cerezo Barredo
Eclo 15,16-21: El Señor es grande en su poder y lo ve todo
Salmo 118: Dichoso el que camina en la voluntad del Señor
1 Cor 2,6-10: Dios predestinó la sabiduría antes de los siglos para nuestra gloria
Mt 5,17-37: No piensen que he venido a abolir la ley o los profetas

Las lecturas de este domingo tienen como fin hacernos ver cómo Dios actúa en medio de la humanidad, nos permiten comprender la lógica de Dios, nos revelan la manera en que Dios salva al ser humano del pecado, entendiendo el pecado como esa tendencia presente en el interior de la persona que la lleva a encerrarse en sí misma, en sus propios límites humanos, sin poder abrirse a la experiencia infinita de salvación traída por el mismo Dios.

Pasión por Jesús (una reflexión muy personal) | Por Ignacio Simal


Cuando una persona encuentra algo o alguien que provoca un positivo giro de 180º en su existencia tiene la tendencia a compartir su hallazgo con los demás. Incluso corre el peligro de que su conversación sea monotemática. Tanto es el impacto que su encuentro ha hecho en su alma.

Justamente, leyendo una serie de ponencias sobre evangelización, caí en la cuenta de mi propio itinerario en la fe cristiana en su versión protestante. La comunidad en la que inicié mis primeros pasos nunca tuvo un departamento de evangelización, nunca -que yo recuerde- realizó campañas evangelizadoras. Eso sí, durante los domingos por la tarde se celebraba el clásico culto -ya en desuso- de predicación del Evangelio. Al final del sermón se realizaba el consabido llamamiento a la conversión. Cinco, seis, hasta diez personas daban testimonio público de querer seguir a Jesús. Y la que fue mi iglesia local por un largo tiempo crecía y crecía...

¡Cuidado! El diablo puede estar presente donde menos lo pensamos (Apoc 13) | Por Juan Stam

Estudiemos el Apocalipsis con Juan

Lectura contextualizada de Apocalipsis 13:2-4

En el Apocalipsis, igual que en los antiguos profetas, el mal tiene nombre y apellido. Para Juan, en el contexto pastoral de su libro, lo satánico se manifiesta concretamente en el imperio romano, el culto al emperador, y la persecución de los cristianos. De ninguna manera menosprecia Juan esa ominosa fuerza satánica, cuya saña contra el Cordero apenas comenzaba a manifestarse.

Los evangelios citan casos de posesión demoníaca de seres humanos y de exorcismos realizados por Jesús. En contraste, Pablo concentra la presencia satánica en poderes y potestades, tronos y coronas, con claros sobretonos políticos. En el Apocalipsis, Juan ve una evident identificación del poder del imperio y de los emperadores con el dragón que está detrás de ellos. Juan expone dramáticamente el caracter satánico del imperialismo, sin afirmar que ese proyecto diabólico termine o se agote con el imperio romano.

Mucho más importante que la pregunta, "¿quién es la bestia?", es la pregunta, "¿Cuáles sistemas, ayer y hoy, reproducen las estructuras básicas del sistema imperialista que Juan denunciaba a fines del primer siglo?" Aunque cada encarnación de la bestia tendrá sus propias características (no todas estarán sentadas sobre siete montes, como estaba Roma), cada sistema demoníacamente bestial tendrá las mismas tres características definitivas: (1) poder totalitario mundial centralizado, (2) deificación idolátrica del sistema y (3) persecución de disidentes que rechazan esa idolatria imperialista. Siempre que aparezca un sistema con esas características, huele a bestia y detrás está del dragón. Precisamente ahí es donde más debemos encontrar la presencia del diablo.

América Latina canta | Por Leonardo Álvarez

Uno de los relatos del antiguo testamento que siempre me ha producido cierta inquietud y admiración es aquel que cuenta la relación entre e rey Saul y David. La gloria de Saúl venía en decadencia mientras David tenía la aprobación de Dios y prosperaba en todo lo que hacía. La historia cuenta que el corazón de Saúl comenzó a contaminarse de envidias y odio hacia el joven David y era atormentado por un espíritu. Alguien de la corte pensó que la música podría aliviar el tormento del rey y trajeron a David para que tocara su arpa. Podemos imaginarnos la dulzura de aquel instrumento tocado por un corazón educado en la soledad del desierto. David sabía de admiración porque había aprendido a maravillarse de Dios mientras cuidaba las ovejas de su padre. Su música provenía de la contemplación del misterio de Dios, de una fe candorosa y tierna, de una sensibilidad única cultivada en la sencillez de la fe de un niño. ¿Qué hace un joven tan especial tocando el arpa en la corte del rey?

Al principio la bella música calmaba la lucha interior del rey, pero como dice Shakespeare:
“Un hombre que no tiene nada de música en el alma, ni armonía de sonidos dulces, es idóneo para traiciones, estratagemas y robos.”
Finalmente David tuvo que huir de Saúl cuando este trató de matarlo con su lanza. En este sentido me pregunto si esta historia no pudiera relacionarse con la realidad de nuestra querida América Latina, donde en muchos lugares ya no tienen corazón para el canto y la música porque han sido educados en la desesperanza, la opresión o la violencia. Siempre hay excepciones por supuesto. He oído acerca de la alegría de los colombianos que son capaces de cantar y bailar a pesar de la violencia a la que han estado expuestos.

Mensaje Dominical | Domingo 6 de Febrero de 2011

Fuente: Servicios Koinonía y CLAI
Dibujo de Cerezo Barredo

Is 58,7-10: Entonces nacerá tu luz como la aurora

Salmo 111: El justo brilla en las tinieblas como una luz

1 Cor 2,1-5: Les anuncié el misterio de Cristo crucificado
Mt 5,13-16: Ustedes son la luz del mundo


Las lecturas de hoy tienen como tema central la justicia de Dios, expresada plenamente en el amor misericordioso para con el prójimo. El relato que leemos del profeta Isaías se enmarca en el contexto del ayuno, en donde se realiza una fuerte crítica al pueblo de Israel por sus prácticas religiosas desarticuladas de la fe y la justicia con los pobres. El profeta llama a realizar el verdadero culto a Yahvé, ligado íntimamente con la justicia y la misericordia. Las diferentes prácticas religiosas deben salir del corazón y deben dar el fruto de una verdadera justicia social, concretizada en el compartir del pan con el hambriento, en la solidaridad con los que sufren, en preocuparse visceralmente por los hermanos pobres, pues en ellos, en los abatidos, en los mal vistos, es donde el mismo Dios se revela; es en ellos donde la luz de Dios se hace presente; es donde el Dios de Israel verdaderamente habita.

En relación con lo anterior, Pablo expresa a los corintios que el misterio de Dios anunciado por él no se fundamenta en la sabiduría humana, sino en el mismo Señor crucificado, lo cual significa que es Dios quien ha actuado en Pablo y en la comunidad. Es relevante que Pablo se refiera a la cruz de Cristo como el elemento esencial de su predicación. Con ello quiere hacer presente el verdadero rostro de Dios que se revela no a los sabios ni a los poderosos, sino a los más vulnerables de la sociedad. De ahí que el anuncio de la Palabra transformadora de Dios no pertenezca al mundo de la sabiduría humana, sino a la fuerza salvífica del Espíritu de Dios; es decir, que la fe y su debido comportamiento moral, sintetizado en la justicia y en la misericordia, sea una iniciativa exclusiva de Dios, una acción liberadora que penetra en el corazón del ser humano y que lo empuja a actuar de una manera coherente con la Palabra escuchada. Por tanto, el anuncio del misterio de Dios realizado por Pablo a la comunidad griega de Corinto es su propia experiencia de Cristo; lo que realmente anuncia es la vivencia de ese mensaje.

Pautas para interpretar los simbolismos cosmológicos del Apocalipsis | Por Juan Stam

Estudiemos el Apocalipsis con Juan

Para entender bien esta descripción de extraordinarios fenómenos celestiales y terrestres, tenemos que enfocar más ampliamente el sentido de tales expresiones en toda la Biblia. Al examinar eso, queda evidente que estas descripciones pertenecían a un amplio patrimonio de símbolos tradicionales, muy familiares para los lectores judeo-cristianos del Apocalipsis. En su mayor parte, Juan no los introduce sino los reinterpreta a la luz de Cristo y su victoria ya alcanzada.

Es importante notar que las mismas descripciones que tanto nos impresionan en pasajes como Apocalipsis 6:12-14 o Mt 24:29, a menudo ocurren con sentido totalmente simbólico en pasajes poéticos que no tienen nada que ver con el fin del mundo. El lenguaje del Sal 46:1-3 para expresar la fidelidad de Dios es muy conocido:

2 Por eso, no temeremos
aunque se desmorone la tierra
y las montañas se hundan en el fondo del mar;
3 aunque rujan y se encrespan sus aguas,
y ante su furia retiemblan los montes.
(Cf. Sal 60:1-2; 97:1-6).

¿Qué dice la Biblia sobre "maldiciones generacionales"? | Por Juan Stam

Una de las muchas novedades teológicas de nuestra época es la doctrina de "maldiciones generacionales", que enseña que una persona puede nacer bajo una sentencia de castigo ("maldición") por pecados que cometieron sus antepasados. A menudo esa maldición se entiende en términos mágicos como un maleficio, con una especie de hechicería santa. Así resulta que uno puede nacer cargando la maldición de sus padres, abuelos o hasta bisabuelos. Y como la humanidad es bastante pecadora, sería de suponer que muy pocas personas hayan nacido sin alguna maldición a cuestas.


Entre los que más han predicado esta doctrina, en forma muy elaborada, son los pastores Edwin y Ana Lucía Orozco del programa "DiosTV". Afirman que esa maldición queda en el esperma y el óvulo que forman el feto, por lo que hay reemplazar el ADN del pecado con el ADN de Dios. Otro aspecto de esta enseñanza es el concepto de la iniquidad como la corrupción interna que trae maldición generacional. En palabras de ellos,

La Iniquidad es transmitida al ser humano desde su concepción y se hacen (sic) más fuertes en cada generación, se robustece de maldición, pero que los padres tienen la potestad de establecer herencia de bendición para los hijos cortando estas raíces de iniquidad.

Evangélicos en la política: ¿de qué «valores» estamos hablando? | Por Nicolás Panotto

Algunos evangélicos se promueven a sí mismos como salvadores de la política desde los «valores cristianos», supuestamente sin influencias, sin particularismos, sin preferencias, sin ideologías. Así, los «valores» se presentan como una palabra desideologizada y apolitizada que puede atravesar toda identidad política sin «contaminarse», y a la militancia política «en nombre de Dios» se la concibe en un escenario de tabula rasa, o sea, sin normatividad previa.


Con esto no negamos que Dios está más allá de cualquier tipo de determinación en estos campos. Pero, ¿qué de nuestra idea sobre Dios? ¿Acaso podemos decir que la manera de describirlo, comprenderlo, experimentarlo es «la» forma de hacerlo? ¿Acaso alguno de nosotros puede adscribirse el derecho de poseer la verdadera interpretación de la Biblia para llegar a tal afirmación? Existe un peligro muy dañino en enarbolar el nombre de Dios para legitimar como absoluta una manera propia de ver la vida, la moral, la fe. Encontrar este tipo de falacias es muy común entre evangélicos que militan en la política.

Tiempos de Misión | Por Samuel Escobar

Las notas del Protestantismo popular que los misiólogos católicos han venido destacando no son realmente las características del Protestantismo clásico que surgió en el siglo 16. En honor a la verdad histórica no podemos decir que las iglesias luteranas o calvinistas se caracterizasen por la movilización de todos los creyentes para la misión, por el carácter popular de su membresía y sus pastores o por el celo evangelizador.

Aunque muchos evangélicos latinoamericanos, y también muchos pentecostales, vean a Lutero y Calvino como figuras patriarcales de su historia espiritual, en realidad los antecesores inmediatos del Protestantismo latinoamericano fueron los pietistas, los moravos y los metodistas del siglo 18, precursores del gran movimiento misionero evangélico que iba a florecer en el siglo 19. Es importante recordar que en estos movimientos hay claros antecedentes del movimiento pentecostal que ha florecido durante el siglo veinte.(1) Así pues, cuando se trata de imaginar la misión cristiana en el siglo 21 cabe plantearse las preguntas ¿Qué pueden aprender los evangélicos latinoamericanos de sus antepasados en la fe? y también ¿qué pueden aprender de ese Protestantismo popular que se ha multiplicado? Si se observa

Implicaciones sociales y políticas del discipulado cristiano | Por Alejandra Ortiz

Estoy de regreso en Tijuana, después de haber pasado un poco más de 2 semanas en otra ciudad del norte donde reina la violencia producto del narco y la corrupción. Todo esto me hace plantearme muchas preguntas sobre las implicaciones de la misión en estos contextos tan afectados por la violencia y la inseguridad y otras muchas acerca del rumbo que está tomando la ciudad, el país...y cómo la iglesia está o no- respondiendo a los desafíos.

Ayer estuve en San Diego, California, un contraste fuerte con Tijuana con la que comparte una casi-metropoli dividida por 2 bardas (y hasta 3) muy absurdas. Tardé un buen rato haciendo fila para cruzar al otro lado, después tomé el trolley y encontré un café en donde sentarme, pensar y escribir. Estaban saliendo muchos estudiantes de City College, la mayoría de ascendencia latina, y mientras los veía, leía y escribía, también recordaba una conferencia que escuché sobre el desafío que tenemos en IFES de tratar y ayudar a los estudiantes a conectarse con los asuntos globales actuales y responder a ellos. Y en la parte del mundo donde vivo, la Migración "ilegal" es un asunto de grandes dimensiones políticas, sociales, económicas y culturales que afecta gente de muchas nacionalidades...



Entonces, lo interesante vino después. Por la tarde, tenía una reunión con un grupo de estudiantes de doctorado y maestría de UCSD -una prestigiosa universidad en EU- que participan con Intervarsity (IV). Fue una linda oportunidad para compartir un poco sobre mi vida, el ministerio estudiantil, los desafíos en México y otros temas relacionados. Todo nos llevó más de dos hora entre la charla formal, el tiempo de discusión y las conversaciones informales y fue muy desafiante -para mí y creo que para ellos también.
 
El Blog de Bernabé © 2017 | Diseño de template creado por Chica Blogger | Volver arriba