Una meta para el 2012: Estudiar la Palabra con mayor profundidad | Por Juan Stam


¡Qué bueno sería que este año fuera tu inicio en el estudio de la Palabra de Dios más a fondo!
Es importante darnos cuenta de que hay diferentes tipos de "lectura" de cualquier libro. Leo una novela o un libro de poesía, por ejemplo, por el simple placer de su lectura. De muy otra manera leo un texto de química o de teología, y de una manera parecida, pero con importantes diferencias, un libro de historia. Esos tipos de lectura requieren más cuidado, más atención y más análisis.

Hay también diferentes niveles de lectura de la Biblia. Sin duda, el nivel más común, y con el que todo cristiano comienza su experiencia bíblica, es la lectura devocional o inspiracional. En este nivel, leemos la Biblia en busca de alimento espiritual personal, de frases y promesas que nos animan y textos que nos fortalecen. Un segundo nivel, en que queremos entender mejor nuestra fe, es el de la lectura doctrinal de la Biblia. Aquí buscamos versículos, o mucho mejor, pasajes, que aclaran las verdades de nuestra fe. Otra lectura, poco atendida pero de hecho muy importante, es la lectura histórica, que descubre a través de toda la Bibla la larga historia de la acción de Dios para nuestra salvación. Idealmente, todas estos niveles de lectura deben regirse por el enfoque exegético, que busca en todo momento, hasta dónde sea posible, descubrir el mensaje original que el autor inspirado comunicaba a los receptores de la Palabra.

«Yo no soy» | Cuarto domingo de adviento | Por Harold Segura

« Este es el testimonio de Juan, cuando las autoridades judías enviaron desde Jerusalén sacerdotes y levitas a preguntarle a Juan quién era él. y él confesó claramente:
–Yo no soy el Mesías. Le volvieron a preguntar: –¿Quién eres, pues? ¿El profeta Elías? Juan dijo: –No lo soy.» Juan 1: 19-21 (Versión Popular Dios Habla Hoy)

Juan el Bautista sabe quién es (identidad) y sabe también para qué tarea ha sido enviado (vocación). Igual observación podemos hacer de Jesús: sabe que es Hijo Amado de Dios y que ha sido enviado para anunciar la llegada del Reino. Estos dos aspectos, identidad y vocación, contribuyen a la formación saludable del sentido de vida de toda persona.

Nuestra identidad se define por aquello que hacemos, por lo que tenemos, por lo que soñamos, pero de manera particular y sobresaliente por aquello que somos ante Dios. Ya desde el libro del Génesis, Adán y Eva definen su identidad a partir de su relación con el Creador; son su imagen y semejanza.

Juan el Bautista sabe quién es, pero sabe también aquello que no es. Esto último es tan importante como lo primero. Juan expresa abiertamente: «Yo no soy el Mesías»; tampoco el profeta Elías. Y cuando le preguntan con insistencia: «¿Quién eres, pues?», el responde que es «una voz que grita en el desierto».

Vivir a Dios | Tercer domingo de adviento | Por Harold Segura

«Jesús les contestó: Vayan y díganle a Juan lo que están viendo y oyendo. Cuéntenle que los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios de su enfermedad, los sordos oyen, los muertos vuelven a la vida y a los pobres se les anuncia la buena noticia» Mateo 11:4-5 (Versión Popular Dios Habla Hoy)

Las dudas asaltan a los predicadores, por muy radicales y seguros que estos sean. Este fue el caso de Juan el Bautista. Cuando estaba en la cárcel, envió una delegación de sus discípulos para que fueran donde Jesús y le preguntaran si realmente era el Mesías que había de venir… o si debía esperar a otro.

Jesús, en lugar de molestarse por las dudas de Juan, se aseguró de enviarle una respuesta que le garantizara su tranquilidad. La prueba fueron sus obras. No le envió agudos argumentos teológicos de esos que suelen hacer los teólogos cuando se trata de demostrar la verdad de Dios. Nada de eso.

La prueba de su verdad era práctica: díganle a Juan que «los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios de su enfermedad, los sordón oyen, los muertos vuelven a la vida y a los pobres se les anuncia la buena noticia».

Comida, vestido y palabra | Segundo domingo de Adviento | Por Harold Segura

«Juan era aquel de quien Dios había dicho por medio del profeta Isaías: "Una voz grita en el desierto: 'Preparen el camino del Señor; ábranle un camino recto.'» Mateo 3:3 (Versión Popular Dios Habla Hoy)

Juan, llamado el Bautista, recibió el encargo de anunciar la venida de Jesús. Cumplió con su vocación en medio del rechazo y la persecución. Al final, fue asesinado por Herodes, a quien denunció por haber tomado como mujer a Herodías, esposa de su hermano Felipe. Su osadía le costó la vida.

Fue una voz que gritó en el desierto y que preparó el camino del Señor pidiendo rectitud en la vida. La rectitud de la que muchos reniegan, porque prefieren caminos de conveniencia personal o sectaria.

Juan, vestido con piel de camello, con cinturón de cuero y acostumbrado a alimentarse con langostas y miel del monte, fue a quien Dios escogió para anunciar la venida de su Hijo. A cada mensaje, su personaje (ó, «el medio es el mensaje», como enseñaba el filósofo canadiense Marshall MacLuhan). Esas eran las condiciones y calidades del predicador que el Señor necesitaba para aquel anuncio excepcional.

Siempre despiertos, siempre atentos | Primer domingo de Adviento | Por Harold Segura

«Manténganse ustedes despiertos, porque no saben cuándo va a llegar el señor de la casa, si al anochecer, a la medianoche, al canto del gallo o a la mañana;no sea que venga de repente y los encuentre durmiendo. Lo que les digo a ustedes se lo digo a todos: ¡Manténganse despiertos!”»
Marcos 13:35-37 (Versión Popular Dios Habla Hoy)

Jesús invita a sus seguidores y seguidoras a que estén siempre despiertos. La espiritualidad que él nos propone no es la una persona que entra en su casa, cierra la puerta, prepara la cama y reposa sin que nada le importe. No; por el contrario, él dice que la actitud de fe se parece a la de un siervo que espera con atención la llegada de su amo y, por lo tanto, ni siquiera duerme porque no sabe a qué horas llegará: «no sea que venga de repente y los encuentre durmiendo» (13:36).

Son dos espiritualidades diferentes: la que invita al descanso porque nada le preocupa y la que invita a velar porque no sabe a qué horas llega su señor. En el primer caso hay un señor que trabaja a favor de su siervo (por eso puede dormir) y en el segundo hay un siervo que trabaja para su señor (por eso se mantiene despierto).

El arte de su amor | Por Leonardo Álvarez

Todos los días se le podía ver frente a la misma puerta pidiendo limosna. Seguramente algunos familiares o amigos se compadecían de él y se turnaban para llevarlo al lugar que le haría posible su sobrevivencia. Era cojo de nacimiento y su trabajo era pedir. El lugar escogido de cada día era la puerta del templo llamada “La Hermosa”. La Biblia dice que ese famoso templo judío estaba distribuido en una serie de patios y secciones, los cuales segregaban su acceso, dependiendo de las personas. El núcleo central y más restringido se le llamaba el Lugar Santísimo. Allí moraba la presencia divina, la Shekinah, y solo el sumo sacerdote podía entrar allí una sola vez al año. En ese lugar la presencia de Dios también se expresaba en forma concreta en el Arca del Pacto, que contenía: las Tablas de la Ley, la Vara de Aarón que había reverdecido y una porción del Maná.

La siguiente sección se denominaba el Lugar Santo, al cual tenía acceso el sumo sacerdote, con cierta mayor libertad. En ese lugar se encontraba la mesa con los panes de la proposición, el candelabro de siete brazos y un altar donde se ofrecía incienso como símbolo de adoración a Dios. El siguiente era el patio de los sacerdotes y después de este, el patio de los hombres y finalmente el atrio de las mujeres. La puerta que dividía el patio de los hombres y mujeres se llamaba puerta La Hermosa y es donde el cojo de nuestra historia era llevado para pedir limosna.

¿Ver a Dios como un niño? Retos para nuestro repensar teológico | Por Alexander Cabezas

Sin duda alguna cuando escuchamos el término: “El Dios niño”, viene a nuestro imaginario aquellos pasajes bíblicos alusivos a la infancia del Señor Jesús en un pesebre. Pero ¿podríamos tratar de ver a Dios con actitudes semejantes a las de un niño o niña? O, ¿será algo que nos escandaliza?

Muy contrario cuando pensamos en Dios como el Padre, el Sanador, el Pastor, la Puerta, la Roca, entre otros. Pero entonces ¿por qué nos cuesta pensar en él como “un niño”?

- ¡No puedo imaginarme a un Jesús sonriendo! Decía una señora.

- ¡Cada vez que pienso en Dios, me da miedo, pues lo imagino acusándome!, aseguraba un joven.

Declaraciones como éstas reflejan una comprensión desfigurada, por supuesto, pero en gran medida son las que hemos comprado o vendido por generaciones y se han encargado de mostrarnos una cara de un Dios: serio, aburrido, acusador, atemorizante, u otras peculiaridades, por cierto, más presentes en muchos de nosotros los adultos que en el mismo Dios.

Exilio que no es exilio | Por Abel García

Nicolás Panotto acaba de escribir un texto sobre los cuestionamientos hacia las personas que hacen teología desde el exilio, esto es, fuera del cobijo de la iglesia tradicional. Desde que supe que reflexionaría sobre eso en Facebook, me interesé en su escrito de una manera intensa. La razón es evidente: hablaría de mí, alguien que asistió a una iglesia por dieciséis años, sirviendo activamente por más de la mitad de ese tiempo, y que demoró cinco larguísimos años en tomar la decisión de abandonar las paredes del templo a pesar de que la situación dentro era, en verdad, un real desastre, un conflicto abierto e inmisericorde que había dejado en el camino muchos muertos y heridos; yo, entre ellos.

Recuerdo cuando hice unas pocas lecturas sobre las experiencias de muchos cristianos que, por una razón u otra, decidieron vivir sin la iglesia. Poco a poco observé el fenómeno con más atención, en paralelo a los tiempos de convulsión y enfrentamiento que vivía con el clero de mi iglesia local; no obstante eso, no consideraba la idea de dejar la iglesia. Tenía mis serios rechazos a cristianos independientes, lo reconozco hoy. No podía comprender cómo una persona fuera del fuego de un templo, podría reflexionar, enseñar, tener comunión con un Dios que dejó una enseñanza expresa respecto al congregarnos. No lo lograba entender. Tenía los paradigmas eclesiales aún incrustados en la cabeza.

Teología entre el balcón y el camino | Por Nicolás Panotto

Voy a hacer algunas descargas catárticas –y por ello desordenadas y poco académicas- sobre un tema que aparece constantemente dentro del imaginario teológico y eclesial: el cuestionamiento hacia aquellos y aquellas que hacen teología sin pertenecer a una iglesia. Una frase muy apelada para graficar esta situación es la invocación a la famosa metáfora dada por Juan A. Mackay: “hay que hacer teología desde el camino, no desde el balcón”. Ciertamente es una frase con una verdad incuestionable. El problema emerge a la hora de definir qué es uno y otro. ¿El balcón es la academia? ¿El camino es la experiencia de la comunidad de fe? Creo que necesitamos otra lectura de tales imágenes, que muchas veces utilizamos de forma facilista sin comprender experiencias humanas… experiencias sufrientes.

I

Esta última idea me parece la más sensible. Hay muchos y muchas que han pertenecido por un largo tiempo (inclusive toda su vida) a comunidades, estructuras e instituciones eclesiales, y que han salido dañadas, en lo más profundo, por prácticas asfixiantes, moralinas fundamentalistas, actos hipócritas revestidos de una bondad espiritualizada, exclusiones “en nombre de Dios”, entre muchas otras experiencias dañinas que podríamos mencionar. Aclaro para quienes se sienten amenazados y se adelanten con excusas: no me refiero a todas las iglesias. Repito: hablo de muchos y muchas, de experiencias concretas de hombres y mujeres particulares que vivieron y viven estos flagelos.

"Dios Mendigo / Teografías" | Dios Mendigo | Por Luis Cruz Villalobos

DIOS MENDIGO












Este Dios verdadero
Absoluta sustancia única
(todo lo demás es robusto devenir)
Es muy divertido
Es un apasionado por la vida
Y por las sonrisas sencillas

Aclaremos que es serio también
Pues la vida es dolorosa
Por etimológica definición

Jesús y las riquezas (1) | Por Juan Stam

A diferencia del Antiguo Testamento, que a menudo interpreta la riqueza como bendición de Dios (Gén 12:2; 13:2), no aparece entre las bienaventuranzas de Jesús ninguna que dijera, "benditos ustedes los ricos". Eso se debe en gran parte al sistema económico tan distinto en los dos casos. Por mucho de la historia de Israel la riqueza consistía en ganado, oro y plata, y ropa fina. Las compras y ventas eran por trueque o por determinado peso de oro o plata, pues no existían las monedas. Por eso, la brecha entre ricos y pobres era mucho menos y era más lógico ver las riquezas como bendición de Dios. En cambio, el imperio romano del siglo I se basaba en la esclavitud masiva y el comercio nacional e internacional, con una brecha inmensa entre ricos y pobres. Entonces ser "rico" era muy otra cosa.

Jesús nunca declara benditos a los ricos sino advierte una y otra vez contra los peligros y tentaciones de la riqueza. En vez de decir "Bienaventurados los ricos" Jesús dijo lo contrario: "Bienaventurados ustedes los pobres" y "Ay de ustedes los ricos" (Lc 6:20,24). Mateo lo amplía con "pobres en espíritu" (frase de sentido muy discutido) y Lucas lo amplía con el contraste entre pobres (bienaventurados) y ricos (ay de ellos).(2) Es imposible entender ese lenguaje de Lucas en sentido abstracto o espiritual; en Mateo, "pobres" y "pequeñuelos" (Mat 11:25) describen también un grupo socio-económico de la sociedad.(3) Claro, tampoco debe interpretarse como una beatificación de la pobreza ni mucho menos como una justificación de la desigualdad económica, ayer y hoy. Es más bien un llamado a identificarnos con los pobres porque el reino de Dios está al lado de ellos.(4)

DOCUMENTO: El fenómeno religioso desde una perspectiva criminológica | Por David Muñoz Condell

Compartimos este documento escrito por el Capellán nacional evangélico de la Policía de Investigaciones de Chile, el Dr. David Muñoz Condell



El análisis de los fenómenos religiosos desde una perspectiva criminal se fundamenta en el manejo de información, real, cruda, directa y que está al alcance de todos, con la excepción del investigador policial que debe ser capaz de ver y visualizar en la abundancia de los datos socio – religiosos temas concretos que pueden transformarse en líneas investigativas de real interés para la investigación teológica y policial.

Los evangélicos y la Ley Antidiscriminacion en Chile | Por Víctor Rey

El martes 8 de noviembre del 2011 quedará marcado en la historia de Chile como el día donde se avanzó para hacer un país más libre, tolerante y respetuoso, ese día se aprobó la Ley Antidiscriminación. La aprobación en el Senado de la ley contra la discriminación es un importante hito para la sociedad chilena. La mayoría que aprobó el proyecto demuestra que se pude avanzar hacia un país más inclusivo en que se respete a todos.

Nuestra historia tiene muchas muestras en las que se ha avanzado para superar discriminaciones odiosas. Esto lo podemos comprobar revisando el comienzo de nuestra vida independiente, Chile dio el ejemplo terminando con la esclavitud. Durante los siglos XIX y XX en el Congreso Nacional se produjeron debates que recogió la historia que culminaron en la aprobación de leyes que terminaron con diversas formas de discriminación.

En este camino, las religiones han tenido un rol relevante, puesto que en un principio nuestro Estado se declaraba católico y discriminaba a otros grupos religiosos. En el siglo XIX se dio una batalla de ideas para establecer los cementerios laicos y el matrimonio laico.

Mensaje dominical | Domingo 13 de Noviembre del 2011


Prov 31,10-13.19-20.30-31: Trabaja con la destreza de sus manos
Salmo responsorial 127: Dichoso el que teme al Señor
1 Tes 5,1-6: Que el día del señor no los sorprenda como un ladrón
Mt 25,14-30: Has sido fiel en lo poco, pasa al banquete de tu señor

La parábola de los talentos es sin duda el texto capital entre los tres de hoy. Un comentario pastoral a esta lectura podrá ir por la senda usual con este texto: Mateo acaba de hablar de la venida futura del Hijo del Hombre para el juicio, y a continuación nos dice cuáles son las actitudes adecuadas ante esa venida, a saber, la vigilancia (parábola de las diez vírgenes) y el compromiso de la caridad (parábolas de los talentos y del juicio de las naciones). La parábola de los talentos es, en este contexto interpretativo, un elogio del compromiso, de la efectividad, del trabajo, del rendimiento. Podrá ser aplicada fructuosamente al trabajo, la profesión, las realidades terrestres, el compromiso secular...

Sin embargo, el contexto de la hora histórica que vivimos es tal que este mensaje, en sí mismo bueno y hasta ingenuo, se puede hacer funcional respecto a la ideología actualmente dominante, el neoliberalismo. Éste, en efecto, predica, como grandes valores suyos, la eficacia, la competitividad, la creación de riqueza, el aumento de la productividad, el crecimiento económico, los altos rendimientos de interés bancario, la inversión en valores, etc. Son nombres modernos bien adecuados para lo que se presenta en la parábola, aunque si se los utiliza en la homilía, no pocos oyentes pensarán que el orador sagrado se salió de su competencia... Por una casualidad del destino, esta parábola se hizo bien actual, y los teólogos neoconservadores (también hay «neocons» en teología) la valoran altamente. Algunas de sus frases, sin necesidad siquiera de interpretaciones rebuscadas, avalan directamente principios neoliberales. Pensemos, por ejemplo en el enigmático versículo de Mt 25, 29: «Al que produce se le dará y tendrá en abundancia, pero al que no produce, se le quitará hasta lo que tiene». No será fácil hacer una predicación aplicada que no haga el juego a un sistema que, para muchos cristianos de hoy, está en los antípodas de los principios cristianos.

Conflicto e identidades políticas: Una mirada teológica | Por Nicolás Panotto

Estamos viviendo en un tiempo caracterizado por el surgimiento de una serie de conflictos sociales, impresos en distintas etiquetas, respondiendo a situaciones y contextos muy diversos, y experimentando procesos en distintos niveles. “Los indignados”, los movimientos estudiantiles en Chile y ahora en Colombia, la ola de protestas en Medio Oriente contra regímenes históricos en el poder, entre otros. Existen otros movimientos jóvenes, como aquellos representados en el Foro Social Mundial que, aunque ya tiene una historia propia, es tal vez la instancia más “organizada” que nuclea un heterogéneo conjunto de movimientos sociales, partidos políticos y agrupaciones que se encuentran en los márgenes de las estructuras políticas tradicionales.

Todos y todas sabemos que estos fenómenos no son algo nuevo o característico exclusivamente de nuestros tiempos. La historia tiene innumerables ejemplosde procesos conflictivos que han transformado el curso de sociedades enteras. Lo que queremos pensar es el después de estos sucesos. Los ejemplos abundan: desde la represión y asfixia de cualquier movimiento alternativo, hasta la fosilización de la particularidad emergente en un totalitarismo semejante –y a veces peor- de aquel al cual respondió inicialmente. Las preguntas en torno al despuésde lo que está sucediendo hoy día ya circulan: ¿hasta cuándo seguirán protestando los estudiantes? ¿Pueden los indignados, desde su “espontaneidad”, lograr un cambio real sin organizarse? ¿Qué implica la intervención de la OTAN en Medio Oriente en la creación de un “régimen democrático”?

La caminata transformadora | Por Samuel Escobar


Van los dos caminantes a pie, cabizbajos, confundidos, comentando lo que ha pasado en esa pascua en Jerusalén. Al profeta Jesús cuyo verbo claro y rotundo entusiasmaba a los pobres y atraía por igual a pescadores como Pedro, a guerrilleros como Simón Celote y a cobradores de impuestos como Mateo, lo acababan de ejecutar. Se había atrevido a criticar sin cortapisas a la élite docente y religiosa, “Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas”, echándoles en cara la hipocresía y la religiosidad aparatosa con que cubrían su corrupción y sus abusos. Al ver la religión convertida en negocio se había indignado al punto de armarse de un látigo y echar a los mercaderes. Los saduceos que administraban el negocio del templo y la jerarquía religiosa, que había perdido la confianza del pueblo, se pusieron de acuerdo en que había que eliminar a este profeta: era un peligro para el desorden establecido.

Como ellos no podían matarlo, ya que el poder romano era el que dominaba, había que convencer al gobernador Poncio Pilato, conocido por ser de mano dura con los revoltosos y como buen romano preocupado sobre todo por el orden y la estabilidad. Acusaron a Jesús de estar soliviantando a las masas y de querer hacerse rey. Pilato entrevistó personalmente a Jesús y se dio cuenta que era inocente de aquello que lo acusaban. Pero, “con la jerarquía religiosa nos hemos topado”, dijo para sí, y aunque trató de lavarse las manos terminó cediendo al chantaje. El profeta fue condenado a morir crucificado. Una vez más la injusticia disfrazada de justicia triunfaba, el odio vencía al amor, el mal se imponía sobre el bien. La vieja historia se repite. Es el drama humano de siempre y no hay esperanza de cambios. Por eso van los dos caminantes hacia Emaús, cabizbajos y derrotados. Serán once kilómetros de triste recorrido.

Y siguen los muros | Por Alexander Cabezas

¡Cayó el Muro de Berlín...! Fue la noticia más importante que circuló en el mundo entre los días 9 y 10 de noviembre de 1989.

Este muro erguido por más de 28 años, separó a hermanos, familiares y amigos, dividiendo a Alemania en dos. Fue un intento por desmembrar a la ya azotada nación que había sido repartida como despojo de guerra entre los ganadores de la Segunda Guerra Mundial y, sesgó a un pueblo que a decir verdad era quien se encontraba en el medio.

El “Muro de la vergüenza” como también se le llamó, fue testigo de más de cien personas masacradas por cometer su único crimen… ¡Tratar de brincarlo!

Lo cierto es que hoy día otras murallas se mantienen tan firmes como los cimientos que sostienen sus intenciones, entre ellos están:

El “Muro de la Tortilla”, como coloquialmente se le conoce. Construido con el propósito de detener a los emigrantes latinos a territorio estadounidense. Ha cobrado más vidas juntas, que el Muro de Berlín en todos sus 28 años de existencia. Según algunas fuentes, cerca de 3 mil personas han muerto buscando “trepar al sueño americano”.

Documento final CLADE III | Rumbo al CLADE V

Continuando con nuestra caminata hacia el CLADE V a realizarse en Costa Rica en el 2012, te traemos en esta oportunidad el documento final del CLADE III conocido como "La Declaración de Quito" El CLADE III se realizó del 24 de agosto al 4 de septiembre de 1992 en Quito, Ecuador

Fotografía de Alberto Matos
PROLOGO

A 500 años de la llegada de los europeos a las Americas, convocados a Quito, Ecuador del 24 de setiembre de 1992 para el III Congreso Latinoamericano de Evangelización (CLADE III), expresamos nuestra gratitud a Dios por este encuentro de evangélicos de 24 países con su riqueza de culturas, etnias y lenguas. Nos reunimos bajo el lema “TODO EL EVANGELIO PARA TODOS LOS PUEBLOS DESDE AMERICA LATINA”, en un momento de grandes cambios en el mundo, que plantean serios interrogantes para la situación de los pueblos de nuestro continente.

Confesamos nuestra fe en todo el evangelio de Jesucristo conforme a las Sagradas Escrituras, hermanados con todas las iglesias evangélicas de América Latina, y en el mismo espíritu de CLADE I y II. Reflexionamos sobre algunos aspectos del evangelio, en relación con nuestro contexto y el desafío que presenta para nuestra participación en la misión mundial. Nos comprometemos a llevar a la práctica misionera las consecuencias que surgen de la reflexión y los testimonios presentados en este encuentro.

I. TODO EL EVANGELIO

1. El evangelio y la Palabra de Dios

Todo el consejo de Dios y la manifestación de su Reino se nos han dado a conocer por medio del evangelio. Las escrituras registran la revelación de Dios en la historia por medio de hechos concretos. Ellas convergen en Jesucristo, la expresión plena y definitiva de la revelación de Dios. Por tanto, la Palabra de Dios es el fundamento y punto de partida para la vida, teología y y misión de la Iglesia.

La postmodernidad no existe | Por Manfred Svensson

John Caputo, ese entretenidísimo epígono de Derrida, escribió hace algunos años un libro con el título Against Ethics. Sería tal vez un error leerlo como una genuina propuesta amoralista, pues ¿quién va a confesar algo así en el título? Se trataba más bien de lo mismo que hace Derrida en su libro Dar la muerte: contar la historia del sacrificio de Isaac como el relato de un Abraham que deja atrás las normas universales para escuchar una voz particular y responder de modo responsable ante ella. Abraham es así convertido por Derrida en una suerte de “héroe de la vida diaria”, que nos permite sacar una moraleja sobre la moral. Y esta moraleja es que en realidad el actuar responsable es un actuar injustificable: el que da razones, el que se explica, el que rompe el silencio (Abraham no le dijo nada a Sara, y respondió con meras evasivas a Isaac), no está atendiendo al llamado del otro, sino actuando conforme a categorías puramente “generales” o "universales" (lo que los paleocristianos llamamos ética). Este Abraham (que nace de la lectura hecha por Derrida del Temor y Temblor de Kierkegaard), es entonces protagonista no de la historia de un sacrificio de Isaac, sino de un sacrificio de la ética. Pero un sacrificio cometido no en el altar de un amoralismo cualquiera, sino en el altar de otra ética, la de la responsabilidad.

Siempre con cuidado | Por Abel García

No me cansaré de repetir, a costa de parecer cansino y monótono, que el acercamiento al texto bíblico debe ser con mucho respeto, como penetrando en un lugar sagrado, con ansias de encontrar lo que Dios quiere decir. Acercarse a la Biblia debe ser reverente, debe motivarnos a prepararnos en serio, a no ser advenedizos, a conocer lo más posible del escenario histórico y social al que nos estamos aproximando, comprendiendo que la Biblia no es plana, que es muy distinta la situación de Abraham, de los tiempos de la judicatura, del exilio o de los años de la predicación de Cristo, siendo plenamente conscientes de nuestros particulares sesgos, evitando introducir categorías modernas en textos tan antiguos como, por ejemplo, la historia de Job. Para leer por leer está el periódico o Facebook.

Con pena, creo que tampoco dejaré de encontrar abiertas distorsiones al texto. Conste que la Biblia tiene harto espacio para la saludable discrepancia dependiendo del código hermenéutico que estamos utilizando. Por ello, existirán en muchos casos distintos acercamientos y conclusiones de lo dicho en la Palabra. Alguna vez me refería a eso como la teoría de las bandas, por donde sanamente pueden discurrir las interpretaciones que enfatizarán en una u otra cosa. Sin embargo, siempre se encontrarán textos y opiniones que rayan en lo no cristiano. Y, para hacer las cosas peores, los que dan estas opiniones suelen estar enfermos del virus sectario, esto es, creen que su interpretación es la única correcta, mirando con menosprecio y orgullo a los que piensan diferente. Son agresivos, maniqueos, obcecados; les es imposible ver la realidad desde otros ojos. Son ciegos en la práctica.

Las iglesias y el nuevo escenario socio político en Chile y la postmodernidad | Por Víctor Rey

Si la Iglesia que predica, cohabitara cómodamente con los poderes de este siglo, no podrá vetar a los poderes de las tinieblas, ni el manifestar en su vida el poder del Señor vivo para ayudar y sanar - Lesslie Newbigin
Introducción

Hoy las iglesias evangélicas en Chile tienen la necesidad y la responsabilidad de pensar su fe en relación al nuevo escenario que se presenta, la llegada al gobierno de la Alianza Por Chile, coalición de partidos de derecha, luego de terminar un período de 20 años de gobierno de la Concertación de Partidos Por La Democracia, un conglomerado de centro izquierda.

Luego de 20 años de gobierno de la concertación y 17 años de la Dictadura Militar de Pinochet, son muchas las aguas que han pasado bajos los puentes de las iglesias.

Datos de la historia

El último Censo de Población realizado el 2002 en Chile, mostró que la población es de 17 millones. De estos el 65% se declara católico, el 18% evangélico protestante y un 9% se declara agnóstico y ateo.

Desde la llegada de los primeros misioneros al país procedentes de Inglaterra, Alemania y Estados Unidos, este pequeño grupo comenzó a crecer específicamente en las capas sociales bajas de la sociedad. Algunos estudiosos dicen que el crecimiento de los evangélicos en Chile y del pentecostalismo en particular es uno de los más grandes del continente. El año pasado se celebró el centenario del pentecostalismo, que comenzó en Valparaíso y se extendió por todo el país y fuera de él.

John Stott: un discípulo radical | Por C. René Padilla

John Stott y René Padilla con miembros de la Unión Bíblica del Perú (1977 Foto de  "John Stott Memorial")
En septiembre de 2008, mi esposa y yo visitamos a John Stott en St. Barnabas College, un asilo de ancianos para pastores anglicanos jubilados ubicado en Lingfield, más o menos a una hora de Londres. Poco antes lo habían trasladado del primer piso al segundo, donde podría recibir la atención que exigía su débil condición física. Comentó que lo que más lamentaba del cambio era que ya no podía pasearse por el jardín ni practicar uno de los hábitos que más lo habían deleitado por muchos años: observar pájaros. También comentó que en esos días estaba escribiendo el último capítulo de su último libro: A Radical Disciple (Un discípulo radical). En efecto, ese sería el último de los cincuenta libros que forman parte del rico legado de uno de los expositores bíblicos más distinguidos en la historia de la iglesia. Un expositor que se esforzó constantemente por mostrar, a la luz de la enseñanza bíblica, lo que significa para los cristianos, en términos prácticos, vivir en el mundo sin ser del mundo, tanto a nivel personal como a nivel comunitario.

Cuando lo visitamos, Catalina y yo estábamos pasando unos meses en Oxford a invitación de la Church Mission Society. Para verlo invertimos un total de más de seis horas en el viaje de ida y regreso por tren, y sólo estuvimos con él por una hora. Sin embargo, ¡valió la pena! Cuando nos despedimos, lo hicimos con la sensación de habernos despedido del querido tío Juan hasta el momento del reencuentro en el más allá. Así fue, en efecto: él pasó a la presencia del Señor el 27 de julio próximo pasado a las 15:15 (hora de Londres) a los 90 años de edad. Se despidió de esta vida rodeado de unos pocos parientes y amigos cercanos, mientras escuchaba con ellos varias selecciones de El Mesías de Handel (incluyendo el aria «Yo sé que mi Redentor vive») y la lectura de 2 Timoteo.

El método del restaurante | Por Juan Stam

Estudiemos el Apocalipsis con Juan

Cuando voy a un restaurante, sé que voy a encontrar un menú variado. No iría a un restaurante que sirviera sólo arroz o sólo zanahorias. Ante ese inventario de opciones del restaurante que se llama "el menú", analizo los pro y contra de cada posibilidad: las costillas son deliciosas pero mucho colesterol, el pollo no porque comí eso en el almuerzo, el pescado no me llama la atención , entonces pido pastas, ¿qué será, espagueti o lazaña? Bueno, tengo que optar, y escojo lazaña que me gusta un poco más. La pido y me la como. Así debe ser también el proceso de interpretación de la Biblia.

Una vez conversé con un hermano que creía entender perfectamente todo el Apocalipsis. Le confesé que había detalles complicados que no me sentía seguro de entenderlos. Me respondió, "para usted, tal vez, pero para mí no". Entonces le puse como ejemplo los 144,000 vírgenes, "que no se han contaminado con mujeres" (Apoc14:4). "Eso es fácil", me replicó; "La fundadora de nuestra iglesia lo explicó. Son los que no han fornicado con las siete mujeres malas del Antiguo Testamento". Sorprendido por su respuesta y por su total seguridad, contesté diplomáticamente, "Eso es una posible interpretación, pero... ", a lo que el amigo se molestó y me corrigió, "No, no es una posible interpretación, es la verdadera y no hay otras".

¿Enseñándole a los adolescentes a usar un condón? | Por Abel García

Pregunta directa para que me puedan ilustrar con sus comentarios: ¿Cuál debe ser la postura de los cristianos para con las políticas gubernamentales ante el avance del SIDA, las enfermedades de transmisión sexual (ETS) y los embarazos no deseados –ergo, los abortos-?

La actitud tradicional que está de acuerdo a la ética cristiana se basa en que el sexo está circunscrito a la esfera del matrimonio. Toda relación sexual premarital o extramarital es incorrecta porque trasgrede lo que la Biblia dice y, desde esa lógica, apuntamos una propuesta de manejo que puede reducirse a:

Y Moisés rompió la baraja | Por Ignacio Simal

“Les prometen libertad, siendo ellos mismos esclavos de la corrupción, porque todo ser humano es esclavo de aquello que le ha dominado” (2Ped. 2:19)
“O todo, o nada… y nos quedamos sin nada”. En muchas ocasiones he dicho las palabras que acabas de leer a muchos de mis amigos y conocidos. Hoy me permito el lujo de rectificarlas.

La rectificación me ha sido sugerida al recordar esta mañana, muy temprano, un texto antiguo que recoge la Biblia hebrea y relacionarlo con la realidad social que estamos viviendo. Me refiero a la narración que cuenta el penúltimo encuentro que Moisés sostuvo con Faraón días antes de emprender el camino hacia la construcción de Utopía. Deseo que los que me lean no se tomen el “arduo” trabajo de tener que buscar el texto en cuestión y por ello lo transcribo a continuación.

Chile ya no será el mismo | Por Víctor Rey

"La imaginación total al poder"

Este invierno chileno del 2001 ha sido uno de los más fríos de los últimos tiempos pero el más caliente en el ámbito social y político en las últimas décadas. Hace mucho tiempo que se hablaba que los jóvenes chilenos no se interesaban en la política, en los social y económico. Pero las cosas han cambiado y hoy estamos sorprendidos por la fuerza, la energía de este movimiento y quedamos más que sorprendidos por su compromiso y la claridad en la exposición de sus ideas. Este movimiento estudiantil que comenzó hace tres meses y que se ha transformado en un movimiento ciudadano está cambiando el rostro de Chile, se ha transformado en una grata sorpresa para todos.

Lo que están planteando los jóvenes en Chile, es cambiar la manera de hacer las cosas, ese es el desafío. Tras décadas de exitosas transformaciones, que han disminuido los niveles de pobreza, fortalecido la economía, mejorando la infraestructura y la cobertura de los servicios básicos, así como profundizando los derechos de los ciudadanos y adecuado muchas de las instituciones a las nuevas exigencias, el país se enfrenta a desafíos de otro tipo.

"Dios Mendigo / Teografías" | Poemario

Teografías

El poemario "Dios Mendigo / Teografías" brota en medio de la urbe, al observar especialmente a los/as excluidos/as... por una ventana veo a un mendigo en las puertas de una gran templo... ¿y si fuese Dios-con-nosotros, justo allí?... así comienzan estas teo-grafías, y se van sumando poemas nuevos, uno tras de otro, que nacen imprudentes, incisivos, veloces y breves... Podrían ser infinitos, multitudinarios como la miseria, pero el poemario se completa imperfectamente y ahora quiere compartirse por el espacio cibernáutico, pétalo a pétalo, para ver si trae algo de consuelo, de rescoldo, de brisa y manantial sobre la vida, nuestras vidas.

Aquí están estas teografías dolidas y esperanzadas junto a un abrazo

Carta de CLADE II Noviembre 1979 | Rumbo al CLADE V

Una vez más te traemos documentos de los CLADES, en preparación para el CLADE V.  Compartimos contigo la carta que el II Congreso Latinoamericano de Evangelización (CLADE II) envió al pueblo evangélico de América Latina.

Antecedentes. A diez años de haberse celebrado en Bogotá, Colombia, el I Congreso Latinoamericano de Evangelización, nos hemos reunido en Huampaní­, Perú, del 31 de octubre al 8 de noviembre de 1979, 266 participantes que venimos de diferentes sectores del pueblo evangélico latinoamericano. Nuestro propósito ha sido considerar juntos la tarea evangelizadora que estamos llamados a cumplir en las próximas décadas de nuestro contexto histórico.

Reafirmación. Hemos querido deliberar sobre nuestra misión sometiéndonos a la autoridad suprema de la Biblia, a la dirección soberana del Espí­ritu Santo y al señorí­o de Jesucristo, en una atmósfera de amor fraternal. En esta actitud reafirmamos nuestra adhesión a la declaración del I Congreso Latinoamericano de Evangelización, y al Pacto del Congreso Mundial de Evangelización celebrado en Lausana, Suiza, en julio de 1974.

Lealtad. Estamos profundamente agradecidos a Dios por nuestra herencia evangélica y por los esfuerzos y sacrificios realizados de parte de los pioneros, tanto nacionales como extranjeros. Hemos decidido renovar nuestro compromiso de lealtad al Evangelio y de fidelidad a la tarea de evangelizar en el contexto del pueblo latinoamericano. Al mismo tiempo, sentimos que debemos responder al desafí­o misionero que, a nivel mundial, representan los millones de personas que no conocen a Jesucristo como Señor y Salvador.

Los indignados: una nueva oportunidad para redefinir lo político | Por Nicolás Panotto

El fenómeno de “los indignados” se expande cada vez más por diversas partes del mundo. Denominado como tal, comenzó en España a través de multitudinarias movilizaciones y asambleas populares convocadas para reclamar una respuesta frente a la profunda crisis socio-económica que dicho país atraviesa, al igual que buena parte de las naciones que componen la Unión Europea. Inspirados por la breve pero contundente obra “¡Indignaos!” del francés Stéphane Hessel, estos heterogéneos conglomerados demandan que los modelos políticos vigentes (sean del lado que fuese) ya no funcionan. “Son todos iguales”, exclaman.

Primero en España, luego en Israel y en diversos países de Europa, y ahora en EEUU con las crecientes manifestaciones frente a Wall Street y en distintas ciudades. Las revueltas populares también se expanden hacia diversos lugares, muchas veces sin el nombre propio de “indignados”: las multitudinarias marchas estudiantiles en Chile y la cadena de protestas en diversos países de Medio Oriente cuestionando los regímenes políticos en el poder, son otros ejemplos de este polvorín que caracteriza los tiempos que corren.

Todos estos movimientos reflejan la indignación frente a aquellos modelos, sistemas e ideologías que se han presentado por décadas como respuestas absolutas a los males que nos asedian: el libre mercado, la neutralidad del ejercicio electoral, ciertas formas institucionales del Estado moderno, las bipolaridades ideológicas entre derecha e izquierda, etc. No por nada el pequeño manifiesto de Stéphane Hessel hace un recordatorio de la Resistencia en Francia contra la política nazi, solicitando especialmente a los jóvenes que se indignen y resistan los tipos de totalitarismos que rigen nuestro tiempo, como los recién mencionados.

Liberalismo pop evangélico | Por Manfred Svensson

Hay un relato evangélico siempre presente para explicar lo que le ha ocurrido a otras iglesias: decimos que se volvieron teológicamente liberales, y que acto seguido se vaciaron sus iglesias. Ahora bien, mucha gente razonable cree que esta explicación es falsa. Yo creo que es verdadera. Pero concedo que suele tener algo de falsa en boca de quienes la pronuncian. Y el error, según creo, se encuentra en lo que en tal frase se entiende por liberalismo.

Para el evangélico promedio de hoy, creo que la afirmación precedente significa básicamente algo así como “admitieron obispos homosexuales, y por lo tanto se vaciaron sus iglesias”. Y con esto -con la idea de que esto sea una descripción adecuada del liberalismo- con esto sí que no estoy de acuerdo. El problema es que el evangélico promedio -y cualquier hombre promedio de hoy- cree que “liberalismo” es una categoría primariamente moral: que alguien es liberal recién cuando dice algo a favor de la homosexualidad o del aborto, o algo a favor de la autonomía de la voluntad humana. Cuando eso ocurre, nos levantamos con alarma para decir que tal o cual teólogo es liberal, que tal o cual iglesia es apóstata. Pero la verdad es que eso es –y siempre ha sido- sólo la última fase del liberalismo.

El liberalismo, como proyecto político y teológico, arranca mucho más atrás. En el momento de volverse liberales, la mayoría de las iglesias eran todavía firmes adherentes de la moral cristiana tradicional (con distorsiones tal vez, pero tal como siempre las ha habido). Su liberalismo consistía precisamente en reducir el cristianismo a la práctica, en reducir su contenido doctrinal, en denunciar las grandes formulaciones doctrinales como si fueran producto de una síntesis entre el espíritu griego y la Biblia. Había que reducir el dogma -menos credos y más acción- para hacer digerible el cristianismo a los contemporáneos ilustrados. Es decir, era un minimalismo doctrinal con motivos misioneros.

El dios Mercado | Por Leonardo Alvarez

Leonardo Alvarez, Claudio Oliver

Introducción

Nuestra amistad comenzó en la cocina, mientras Claudio preparaba una lasaña de berenjenas que más tarde disfrutaríamos en familia. Es uno de esos sabores que uno recuerda en el tiempo, no solo por el exquisito gusto, sino también por la experiencia que acompaña esos momentos.

Mientras esperábamos que la cocción estuviera a punto, nuestra conversación tomó una dirección especial. Es uno de esos diálogos que solo pueden darse en un ambiente como esos, más allá del umbral de los espacios públicos.

Claudio Oliver vive en Curitiva, Brasil, y aunque nos habíamos encontrado varias veces en distintos países y por diversas conferencias y encuentros regionales, ese día en la cocina de su casa comenzamos a hacernos amigos.

Los alimentos siempre han ocupado un lugar muy especial en el escenario bíblico, ya sea por temas de justicia o porque alrededor de la comida ocurrían eventos comunitarios muy significativos. Cuando pienso en nuestra amistad con Claudio no puedo dejar de recordar a aquellos dos caminantes de Emaús, quienes se atrevieron a invitar a Jesús a cruzar el umbral de su intimidad en el hogar, y cómo fueron abiertos sus ojos al partir el pan y pudieron conocer a Jesús de una manera especial. De la misma forma podemos comenzar a vernos los unos a los otros si nos atrevemos a salir de la superficialidad de nuestros encuentros. Si nos atrevemos a tener tiempo para los demás en el Espíritu del Maestro de Galilea. Si estamos dispuestos a nadar contracorriente en una sociedad esclavizada por el mercado y el dinero.

Muchas gracias, Víctor; bienvenido Jorge Henrique | Cambio en la Presidencia de la Fraternidad Teológica Latinoamericana, FTL

Víctor Rey 
Hoy, 11 de octubre, en la reunión del Comité Directivo de la Fraternidad Teológica Latinoamericana, se recibió la renuncia del pastor Víctor Rey a su cargo de Presidente. El pastor Rey sirvió en este importante ministerio desde cuando fue nombrado en octubre de 2008, en la Asamblea celebrada en la ciudad de La Paz, Bolivia.

Rey ha sido miembro de la FTL por 28 años y ha prestado sus servicios en diferentes frentes de servicio: como uno de los fundadores del núcleo de la FTL en Chile (1983), en la Secretaría Regional para la Zona Andina (1994-2000), como Vocal del Comité Directivo (2004-2008) y, en los últimos años, como Presidente. ¡Años de esmerado servicio a la causa del Reino de Dios en América Latina!

A partir de enero del próximo año, Rey se vinculará a la Fundación Kairós, de Argentina, donde servirá como Coordinador del Centro de Estudios Interdisciplinarios, CETI, y del programa de Desarrollo Integral de la Niñez, DINA. Sus nuevas responsabilidades ministeriales, así como su traslado de Chile a Argentina, y otros asuntos personales motivaron su renuncia. El Comité comprendió esto al aceptar su solicitud de renuncia.

La misión integral: 41 años después | Por Harold Segura

El presente artículo tiene como base la presentación que hizo el autor en el Foro de Seminarios y Comisión Teológica Latinoamericana, convocado por el Consejo Latinoamericano de Iglesia y Visión Mundial Internacional. México D.F., del 8 al 11 de marzo de 2005.
“Una cosa es haber andado más camino y otra, haber caminado más despacio” - San Agustín
La misión Integral en América Latina es una joven madura en la plenitud de su quinta década. De padres evangélicos y de cuna teológica conservadora, nació con el encargo de ser mediadora entre dos hermanas de la misma familia que hasta entonces habían permanecido distanciadas: la evangelización y la responsabilidad social. Así como en la narración del escritor inglés Robert Luis Stevenson, eran dos hermanas solteronas que habían decidido no dirigirse jamás la palabra y, aunque vivían en una misma casa, una línea divisoria hecha con tiza separaba sus dos dominios. Cada una se cuidaba de no violar el territorio de la otra.

En lo que corresponde a América Latina y el Caribe, a la Fraternidad Teológica Latinoamericana le cabe el gusto de haberla visto nacer en su seno y de alimentarla durante sus primeros años. René Padilla, uno de sus progenitores, dice que su nacimiento “fue el resultado de una toma de conciencia de la necesidad de volver al texto bíblico en busca de elementos que ayudaran al pueblo de Dios a cumplir su papel en la historia a la luz de su compromiso con Jesucristo y de su situación concreta”.[1]

La ilusión de la pureza | Por Abel García

Que estamos en el mundo pero que no somos del mundo es un adagio, plenamente bíblico, que nos enseñan en las iglesias en las primeras clases de verdades fundamentales del cristianismo. Es evidente ―a mis ojos de seguidor de Cristo a-eclesial― que la interpretación del texto en cuestión no es literal, sino que es más relacionada a la desvinculación del sistema de pecado que impera, a nuestra nueva ciudadanía, a nuestra transformación de creaturas de Dios a hijos de Dios. Pero lo que ha sucedido, para variar, es una tremenda mala interpretación del texto que ha llevado a las iglesias latinoamericanas a padecer de un mal cuya patología provoca profundas ganas de aislamiento, complejos de superioridad, instauración de microculturas y tufillos santificadores: el mundo es malo; lo que produce el mundo es malo; yo no soy del mundo; no debo vincularme con el mundo ni con las cosas que produce porque quiero ser puro, no pecador como los del mundo; lo mejor es estar lo más aislados posibles, viviendo en nuestras cuatro paredes; así seré un cristiano feliz, listo para cuando me llamen al cielo, donde mi mansión me espera.

Entonces, me haré más puro si me aíslo del malévolo mundo, creando mis códigos de lenguaje, usando vestimentas particulares o viviendo en rutinas absorbentes que me ayuden a ocupar mi tiempo. Por ello, es frecuente que los evangélicos no tengan amigos de verdad en el mundo; o, si los tienen, sean contados, ninguno profundo por temor a la contaminación: se nos invita a las amistades con hermanos de la iglesia, se nos instruye diciendo que esas amistades son superiores. Ya ni hablemos del tema del yugo desigual (estar de novios o casarse con alguien del mundo), otra tremenda malinterpretación de la que seguro escribiré un día de estos. Como acabo de decir, percibo una patología generalizada, de contumaz resistencia a intentos de medicación.

Diálogos sobre desabsolutización, cristianismo y política | Por Nicolás Panotto

Este breve pero rico diálogo se disparó como comentarios a uno de mis últimos escritos en el blog, el cual plantea la necesidad de considerar las “pequeñeces” de la cotidianeidad como criterio de identificación política. De aquí, mi amigo Gusmar Sosa (G.S.) y yo (N.P) compartimos algunas ideas de cómo esta clave influye también en la “constitución política” de las comunidades eclesiales cristianas.

G.S. Entonces, ¿la "seducción política" deberá ser más que discurso? ¿Solo seduce la política cuando se hace parte de la sociedad y su rutina?

N.P. Más que en la rutina, en su cotidianeidad. Algunas preguntas serían: ¿qué es lo que la gente desea? ¿Qué tipo de discursos utilizan las personas? ¿Cuáles son sus necesidades reales? ¿Cómo podemos hacer para que lo que se propone sea respuesta a una demanda y no un paquete prefijado por un partido? En síntesis, ¿en qué medida lo que un partido o candidato dicen, se identifica con lo que la gente espera y es comprensible por ellos y ellas, y no se presenta como un discurso prefijado y con categorías que, por más lúcidas y excelsas que sean, la gente no las comprende o no significan nada para ellas?Y con esto no me refiero a "decir lo que la gente quiere", sino a utilizar un discurso lo suficientemente flexible, pertinente y abierto, donde las personas puedan encontrarse -y hasta confrontarse- a sí mismas y comprender que las propuestas responden a su contexto.

Declaración final de la consulta sobre la niñez (CLADE IV) | Rumbo al CLADE V

Seguimos compartiendo documentos de los CLADES, preparándonos para el CLADE V. Compartimos la  declaración final de la consulta sobre la niñez realizada en el CLADE IV en Quito, Ecuador en Septiembre del 2000.

Los 105 participantes de la consulta sobre Ministerios con la Niñez (dentro del IV Congreso Latinoamericano de Evangelización, realizado en Quito, Ecuador, en Setiembre del 2000, con la participación total de 1300 líderes de la Iglesia Evangélica Latinoamericana), desea compartir con la Iglesia Latinoamericana las reflexiones y conclusiones producidas durante el tiempo de hermandad y de búsqueda del Señor que tuvimos.

La Iglesia ha sido partícipe de haber hecho invisibles a los niños y las niñas en la vida cotidiana. Debemos partir de esta confesión para iniciar con fe y dedicación una nueva etapa de arrepentimiento y de corrección de esta realidad.

La niñez es la fase donde la persona humana es más vulnerable ante las dificultades de su entorno lo que le ha producido, y le produce, una crítica y lamentable situación en todos nuestros países por lo hostil de su entorno. Nuestro Dios nos ha hablado a nosotros su pueblo, constantemente a través de su Palabra, sobre su amor y profunda preocupación de aliviar y restaurar la dignidad y el dolor que estas condiciones producen a las personas.

C. S. Lewis y Dietrich Bonhoeffer como modelos de vida universitaria | Por Manfred Svensson

Dietrich Bonhoeffer
C. S. Lewis
¿Qué dirían C. S. Lewis y Dietrich Bonhoeffer sobre la actual crisis educacional chilena? La respuesta es muy simple: no sé. No tengo la menor idea de lo que dirían, y especular siempre puede tornarse en una peligrosa manipulación de los autores. Ambos fueron hombres preocupados por la educación, desde luego, pero estaban en un contexto distinto al nuestro. Piénsese en el siguiente ejemplo: Lewis escribió en una ocasión que la expresión “educación democrática” es riesgosa por ambivalente: tal frase podía implicar “educación que le gusta a los demócratas”, o “educación que contribuye a fortalecer la democracia”. Estas dos cosas pueden no ser idénticas, ya que puede haber cierto sentimiento democrático que promueva un tipo de educación en realidad nociva para la democracia. La pérdida de autoridad de los maestros, por ejemplo, puede ser acorde a un gusto democrático, pero puede debilitar a la democracia. Este tipo de reflexiones pueden tener elementos sumamente actuales, y creo que vale la pena tenerlas presentes en medio de nuestra discusión. Pero en el mismo artículo que Lewis escribe esto, escribe de modo sumamente restrictivo sobre el acceso a la educación superior. La Universidad no es para todos, declara a los cuatro vientos. ¿Cómo pudo escribir algo así? Muy sencillo: para la gente que no tiene vocación universitaria, escribe Lewis, hay decenas de trabajos donde van a ser más felices, y son trabajos mejor pagados. ¿Mejor pagados? En esto por supuesto hay una gran diferencia entre Inglaterra en 1944 y Chile en 2011, y es esa diferencia la que nos debe llevar a buscar orientación en estos autores, pero sin esperar de ellos soluciones directamente aplicables a nuestra situación.

DECLARACIÓN CLADE IV - Testimonio Evangélico hacia el Tercer Milenio | Rumbo al CLADE V

A partir de hoy en El Blog de Bernabé estaremos publicando documentos y artículos de los CLADES anteriores; todo esto para irnos preparando para el CLADE V. Empezamos compartiendo la la declaración final del CLADE IV realizado en Quito, Ecuador en Septiembre del 2000.
“Después de haber orado, tembló el lugar en que estaban reunidos, todos fueron llenos del Espíritu Santo y proclamaban la palabra de Dios sin temor alguno. Todos los creyentes eran de un solo sentir y pensar. Nadie consideraba suya ninguna de sus posesiones, sino que las compartían. Los apóstoles, a su vez, con gran poder seguían dando testimonio de la resurrección del Señor Jesús. La gracia de Dios se derramaba abundantemente sobre todos ellos, pues no había ningún necesitado en la comunidad.” (Hechos, 4:31-34)
Hermanos y hermanas miembros y representantes de iglesias y organizaciones cristianas evangélicas de todos los países de América Latina y algunos de Europa, Asia, Oceanía y América del Norte fuimos convocados por la Fraternidad Teológica Latinoamericana (FTL) al Cuarto Congreso Latinoamericano de Evangelización (CLADE IV), como continuidad a su peregrinaje de 30 años con el propósito de reflexionar a la luz de las Escrituras y discernir los desafíos que tienen las iglesias evangélicas dentro de nuestro contexto para llevar a cabo la misión integral.

Estuvimos reunidos en la ciudad de Quito-Ecuador del 2 al 8 de septiembre del 2000, 1300 personas que experimentamos juntas un hermoso tiempo de comunión y alabanza arraigado en la Palabra de Dios, dirigido por el Espíritu Santo y expresado en nuestra diversidad y riqueza cultural.

!Profesor, adiós! En memoria de Néstor Massa Barrios | Por Harold Segura

Era el sabio de nuestra generación; no exagero. Así lo considerábamos quiénes ingresamos al Seminario Teológico Bautista Internacional de Cali —ahora Fundación Bautista Universitaria— en 1978 y nos alistábamos para recibir sus primeras clases.

El profesor Massa nos enseñó los secretos de los textos espurios, descifró las claves de la hermenéutica histórico-gramatical (era lo más audaz por aquellos tiempos), reveló los misterios de la teología sistemática y nos deslumbró con su manejo ilustrado de las variantes lingüísticas del griego bíblico. Asuntos de la lingüística tan intrincados como los de la teología (por lo menos, en mi caso, la gramática de cualquier idioma extranjero siempre me ha resultado más misteriosa que la mismísima Trinidad).

Sus conocimientos, tan eruditos como polifacéticos, siempre iban salpicados de liberadoras chispas de buen humor. Nos contaba con malicia de adolescente las anécdotas de su generación (en especial las vividas con su amigo de siempre, el pastor Ramón Medina Ibañez), las ocurrencias de sus épocas juveniles en su querida Cartagena de Indias, y las peripecias del trabajo pastoral. Entre historia y anécdota, trascurrirán sus clases en las aulas calurosas de Cali al medio día.

Y entonces... ¿Cómo viviremos? | Por Leonardo Alvarez

Felipe Cubillos y Felipe Camiroaga (†) 

La partida abrupta de 21 compatriotas chilenos el pasado viernes 2 de Septiembre nos ha impactado a todos, sin lugar a duda. La muerte está rodeada de tanto misterio e impotencia que nos hemos quedado en el silencio contemplativo, en la encerrona que nos dejan las preguntas, sin más remedio que reflexionar otra vez sobre el sentido de nuestra existencia, sobre las cosas que realmente valen la pena, en fin, sobre cómo estamos viviendo la vida o sobre qué base hemos cimentado nuestra esperanza.

No es fácil detenerse en un país como el nuestro, donde todos parecen correr desenfrenadamente por alcanzar resultados, como si por ello estuviéramos alcanzando el cielo.

La vida de estos amigos que han partido nos deja un bello legado, al cual podremos acceder si tenemos la valentía suficiente para tomar decisiones importantes. Primero que todo, se trata de un grupo de personas que consideraban que la amistad era la fuente de todo accionar en la vida. Es cierto que estaban haciendo su trabajo, pero tenían la conciencia de que estaban sirviendo a los demás, y en el proceso disfrutaban del compañerismo mutuo. Seguramente, cada uno de ellos, eran personas imperfectas como nosotros, pero había algo en la forma en que afrontaban la vida que ha provocado que su partida nos deje a todos perplejos en algún sentido. Por los testimonios que hemos escuchado en los días posteriores hemos comprendido un poco más del dolor de la pérdida que nos ha traído esta tragedia.

La conciencia cívica del cristiano de hoy | Por Víctor Rey

"El poder no es bueno, si no es bueno quien lo tiene" - Alfredo el Grande

Una dimensión de la mayordomía cristiana es la responsabilidad social del creyente para con su comunidad, su ciudad y su país. Y al igual que cualquier otra ocupación, lo cívico es de vital importancia, ya que no se puede estar ajeno a lo que sucede en el medio en el cuál está inserta la Iglesia, si los cristianos han de jugar un rol importante en nuestro acongojado mundo.

El evangelio del Reino trasciende todo programa religioso-socio-político del hombre. Este a su vez se halla en permanente transición y cambio. De tal modo que la Iglesia debe evitar el ser instrumentalizada y codiciada por la religión y la política, así como por cualquier gobierno de turno.

El poder político tiende a ser idolatrado y al igual que la tecnología y el poder económico, pretende dar todas las respuestas al hombre, sustituyendo a la relación que debe tener con Dios. Sin embargo, en medio de una sociedad polarizada, los cristianos tiene una base moral y espiritual que ofrecer.

La belleza de Dios (adaptado de "Haciendo teología en América Latina") | Por Juan Stam

La teología de la gracia y la gracia de la teología:[1] Desde hace muchos años me he sentido convencido, con cada vez más convicción, de que la teología evangélica, como teología de la sobreabundante gracia de Dios, debe sobreabundar también con gracia en su estilo teológico. El paradigma cristológico para todo teólogo es el Verbo encarnado, que vino "lleno de gracia (incluso su aspecto estético) y de verdad (aspecto ético) de modo que en él "vimos la gloria de Dios" (Jn 1.14). Más allá de la ley -- o de nuestra seca teología sistemática --, Cristo trajo la gracia y la verdad de su Padre, "y de su plenitud tomamos todos, y gracia sobre gracia" (1.16s).

La gracia es más que un concepto abstracto teológico; implica amabilidad, belleza, encanto. Según el profesor H.-H. Esser de Muenster, "los términos de la raíz griega jar indican lo que produce agrado" (Coenen 2:236).[2] En griego clásico, muchas veces jaris era intercambiable con jara (gozo) y jairô (gozar), para referirse a lo que deleita en lo bello. Se usaba de la hermosura de una mujer bella, como la esposa de Hefaisto, o de "las siete Gracias" que repartían la belleza, la elegancia y el encanto entre los seres humanos.[3] A veces describía una manera hermosa y agradable de hablar, un lenguaje encantador (Lc 4.22; Col 4.6; Ef 4.29).

Segundo número de Encuentros Teológicos: "CLADE V: Perspectivas y Desafíos"

En esta segunda edición de Encuentros Teológicos, miembros de la Fraternidad Teológica Latinoamericana en el Cono Sur se centran en el CLADE V.

ENCUENTROS TEOLÓGICOS 02: CLADE V Perspectivas y Desafíos


¿Iglesias adulto-céntricas? | Por Nicolás Panotto

Es interesante constatar cómo los imaginarios sociales atraviesan la vida de las iglesias: las diferenciaciones entre grupos pertenecientes a distintos estratos socio-económicos, la relación varón-mujer, los tipos de modelos de organización institucional, entre otros aspectos que podríamos mencionar. Muchas veces concebimos a las comunidades eclesiales como pequeñas islas a las que no las afecta en su ser y hacer lo que sucede en la sociedad. Lejos de ello, son una expresión inevitable de los avatares, las complejidades, las hermosuras y las problemáticas que representan nuestro medio.

Esto mismo alcanza a la niñez y la adolescencia. Socialmente, dichos grupos etáreos cargan con una serie de estigmas que influyen tanto en su desarrollo como también en la actitud de terceros sobre ellos y ellas. Por ejemplo, la idea evolutiva sobre lo humano que ubica a la niñez y la adolescencia en un estadio de «cuasi-adultez», lo cual se podría traducir como una condición «cuasi-humana». También la relevancia que se le da a la «lógica adulta» por sobre aquellas que representan a los niños, las niñas y los adolescentes: la razón por sobre lo emocional, la distancia individualista por sobre la espontaneidad de lo corporal, la técnica por sobre lo lúdico, etc.

Ruth Padilla DeBorst y Luis Scott hablan sobre el CLADE V

En Julio del 2012 se realizará el V Congreso Latinoamericano de Evangelización CLADE V bajo el lema: “Siguiendo a Jesucristo en su reino de Vida ¡Guíanos Santo Espíritu!" en San José, Costa Rica.

Hoy, 21 de Septiembre Ruth Padilla DeBorst y Luis Scott, de la Fraternidad Teológica Latinoamericana, presentaron el CLADE V en una entrevista en vivo a través de internet. Compartimos con ustedes la entrevista completa para que desde ya puedan irse familiarizando y conociendo de que se tratan los CLADES y la importancia que han tenido y tienen los mismos en en el mundo evangélico latinoamericano.

Mira y escucha la entrevista completa a continuación:

La belleza como componente esencial de la liturgia, apuntes para una estética bíblica | Por Juan Stam

Charla para una pre-consulta para CLADE V sobre Arte y Liturgia, que reunió a los mejores músicos, escritores, artistas y hasta humoristas de los evangélicos latinoamericanos.



Para comenzar, una breve reflexión sobre la belleza de Dios: Para nuestro tema, nada mejor que comenzar con las palabras del Salmo 27:4:
Solo una cosa he pedido al Señor,
solo una cosa deseo,
estar en el templo del Señor,
todos los días de mi vida
para adorarlo en su templo
y contemplar su hermosura (DHH)
Otras versiones ofrecen traducciones diferentes para los últimos renglones, que sirven para enriquecer el mensaje:
BJ: para gustar la dulzura del Yahvéh
y cuidar de su Templo
NVI: y recrearme en su templo
RVR: y para inquirir en su templo.
Según la manera hebrea de entender el conocimiento y la verdad, éstos no se alcanzan sólo por el puro raciocinio; bíblicamente, la verdad sólo se conoce por el amor, la voluntad y la maravilla. La filosofía griega también, desde Tales de Mileto, se inspiraba por una fuerte dosis de asombro ante el misterio del universo y de la vida. Desde Descartes y el Iluminismo, se han impuesto mayormente el "cógito" y la duda sistemática cartesiana en desprecio de esos otros elementos más existenciales, que eran fuertes en pensadores cristianos como San Agustín y San Anselmo;

¿Qué es la avaricia? ¿Quién es un avaro? Yo no!! | Por Juan Stam

Cada cultura tiene su propia escala de valores y antivalores. En algunas épocas de la historia de Israel, para muchos judíos guardar el sábado tenía una prioridad destacada, de la máxima gravedad. Por ejemplo, para ellos la fornicación era pecado, sin duda, pero aun peor era el pecado de irrespetar el sábado. También era pecado grave comer cerdo o sentarse en la mesa con gentiles incircuncisos.

Es obvio que nuestra cultura contemporánea concentra sus valoraciones fuertemente en lo sexual, hasta lo obsesivo. Para las personas seculares ("mundanos", para emplear el término bíblico), el placer sexual parece ser la meta prioritaria de la existencia humana, y una vida de orgasmos sísmicos se considera la summum bonum de todos los valores en la vida. Nuestra cultura está obsesionada con el sexo.

El empleo del Antiguo Testamento en la interpretación bíblica | Por Juan Stam

El empleo del AT en la interpretación profética

Se suele entender "profecía" sólo como vaticinio, predicción de sucesos futuros, olvidando que la profecía era (y es) en primer lugar una palabra viva de Dios, un mensaje al pueblo de Dios para su obediencia fiel.1 Era discurso oral, a menudo de plaza pública, estrechamente relacionado con los sucesos de ese tiempo. Claro, incluía el anuncio de eventos futuros, pero no era profecía sólo por predecir, ni la predicción del futuro era su propósito esencial.2 La profecía es profecía porque en ella Dios habla directamente al corazón y a la conciencia de su pueblo, exigiéndole rectitud. verdad y justicia. Claridad sobre esto es fundamental a la buena interpretación del mensaje profético de las escrituras hebreas.

No hay principio más fundamental para la interpretación bíblica que la ley del contexto. Sin embargo, en la tradicional argumentación profética se suele citar docenas de textos aislados sacados del Antiguo Testamento, sin ubicarlos en su contexto histórico. Suelen ser frases sueltas, como caídas del cielo para apoyar argumentos y esquemas inventados en nuestra era moderna. Puede parecer convincente, pero nunca debemos aceptar sin cuestionamiento esos textos de prueba descontextualizados. Mejor un solo texto bien interpretado que una fila de veinte referencias o frases aislados.3

En esta breve reflexión intentaré ilustrar estos principios metodológicos con algunos ejemplos de las mismas escrituras hebreas:

In Memoriam: John Stott 1921 - 2011


El día de hoy a las 3:15, hora de Londres, falleció John Stott por causas naturales. Stott, quien fuese reconocido en el 2006 con el grado de "Caballero" por la Reina Isabel de Inglaterra partió a la presencia de Dios a la edad de 90 años.

Cuando tenía 29 años, y después de terminar sus estudios universitarios y teológicos, Stott fue ordenado como ministro de la Iglesia Anglicana de Inglaterra llegando a ser capellán de la Reina. En Abril del 2007 a la edad de 86 años se retiró del ministerio. Stott fue uno de los principales precursores e impulsores del Pacto de Lausana en 1974. En el 2005 la Revista Time lo reconoció como una de las 100 personas más influyentes del mundo.

Unidad en serio | Por Abel García

Cuando tenia menos años de edad pensaba que era un real escandalo que la cristiandad esté partida en miles de pedazos independientes entre sí. Me dolian las peleas, las guerras, los desplantes que unos cristianos le hacian a otros, las mutuas acusaciones de herejia, las excomuniones de un lado al otro. Claro esta, tambien pensaba que mi lado de la cristiandad (para dar una idea, ese lado podría definirse como el cristiano evangelico no pentecostal de transfondo conservador) era el que tenia las ideas correctas, las perspectivas mas sanas. Por lo tanto, de manera indirecta  pensaba que la unidad de la iglesia significaba que los demas debian converger al punto de vista de mi rincón eclesial.


Poco a poco me fui dando cuenta que muchos de los diferendos eran -con frecuencia- simples cuestiones de prejuicios y que, en realidad, la propia naturaleza humana permite una multitud de acercamientos a una misma cosa: la diversidad, por lo tanto, es inevitable, natural, en particular en aspectos eclesiales-teológicos. Por lo tanto, ante ese escenario, lo fundamental era el dialogo, la capacidad de lograr acuerdos, y la aceptación de la existencia del diferendo. Me di cuenta, también, que mi propia perspectiva era fruto de muy diversos factores, no necesariamente superiores a los de los demás, que creían lo que creían por muy distintas razones, que si yo hubiera nacido en sus zapatos sería como ellos. Los otros podrían aprender de mi y yo de ellos; se eliminaron gradualmente las ínfulas de control y superioridad que mi tendencia fundamentalista me había inoculado. Llegó el esfuerzo por entender al otro, por aceptarlo a pesar de que no estaba de acuerdo con sus puntos de vista, la posibilidad de hacer comunidad con el distinto. Harto difícil.

No soy de aquí, ni soy de allá...


Ha muerto un poeta y un profeta del pueblo. Su mensaje siempre tan oportuno, era trasmitido por una voz que según el parecer de algunos, era poco melodiosa y armoniosa, incapaz de levantar las expectativas de una sociedad siempre en búsqueda del brillo, lo pegajoso o de lo light. Sin embargo, su voz fue su mejor instrumento para hacerse sentir, comunicar y levantar consciencia, más allá de lo banal.

Facundo fue un poeta, trovador y profeta que le entonaba al amor por medio de recrear las escenas cotidianas de la vida y, cuya inspiración nunca dejó de reconocer que procedía de Dios. Solo así se entiende porque a pesar de sus heridas abiertas, las cuales eran muchas, y a pesar que la vida le dio la espalda muchas veces: exiliado de su patria, la muerte de su esposa, la de su hija, la recuperación de un cáncer, la pérdida casi total de la vista, no se doblegó ni su fe, ni sus esperanzas que más bien florecía como cada mañana.

Facundo Cabral, 1937 - 2011
Su vocación, que identificó desde muy joven, era comparada a un juglar que recorría el mundo compartiendo un poco de alegría y esperanza, animando a encontrar algo positivo aún en los peores desiertos del alma. Por eso solía decir: “NO ESTÁS DEPRIMIDO, ESTÁS DISTRAIDO” y al mismo tiempo: “LA VIDA ES HAMBRE O FESTIN. TÚ ELIGES”

¡Cuando aparece el Cordero, nace la música! | Por Juan Stam

Estudiemos el Apocalipsis con Juan

Apocalipsis 14:2-3; 15:2-4

No nos debe sorprender el que en los capítulos 12 y 13 no sonaba ni una nota de música. La bestia puede imponer, por la fuerza, una uniformidad monótona y una sumisión servil, pero no puede llenar la vida humana de armonía y melodía. No es casualidad que en los pasajes sobre el dragón y sus colegas, nunca oímos música.

Apenas aparece el Cordero, y suena de nuevo la música: Juan vio al Cordero y sus seguidores, y en seguida están tocando arpas y entonando un cántico nuevo (1). Y debemos notar que esa música venía de la misma presencia de Dios. ¡Qué maravilloso cuando podemos decir, "Oí un sonido que venía del cielo" (14:2)! Con una bellísima frase, el capítulo siguiente elabora esa sencilla declaración: estos músicos tocan "arpas de Dios" (15:2, katharas tou theou; "las arpas que Dios les había dado" NVI). Es Dios quien pone la música en el corazón de los músicos y pone el arpa (o una guitarra) en sus manos. En esa expresión encontramos una intuición fundamental para toda la estética cristiana. Todos los dones artísticos, musicales y visuales y demás, son regalos de la gracia de Dios (cf. Ex 31:1-6; 35:30-36:1)(2).

Lo que distingue a los 144 mil, como señala Michaels (1997:168; cf. BalzSch II:149), es su capacidad para aprender una canción. Los sellados de Dios se conocen por su música. Tienen un oído musical para las melodías del cielo. La bestia apaga toda la musicalidad de la vida; el evangelio nos pone a cantar. Ahora nuestro estilo de vida es el de vivir "cantando con gracia en nuestros corazones al Señor" (Col 3:16 RVR; cf. Ef 5:19). Una gratitud evangélica (eujaristia) pone en nuestras vida la música del cielo, el "nuevo cántico" de la salvación.
 
El Blog de Bernabé © 2017 | Diseño de template creado por Chica Blogger | Volver arriba