Comentarios sobre "La Gran Tribulación" | Por Juan Stam

Estudiemos el Apocalipsis con Juan
"El libro del Apocalipsis me ha inspirado durante más de medio siglo"
- Juan Stam, en una entrevista dada a NoticiaCristiana.com el año 2008 Lee la entrevista AQUÍ
Recientemente el hermano Victor H. me ha escrito amablemente con la siguiente pregunta:
"Don Juan: Me quedan algunas interrogantes acerca de lo que será el período de la gran tribulación. Por favor, podría aclararme en uno de sus futuros blogs (su punto de vista de acuerdo a la biblia), ¿dónde estará la Iglesia de Cristo, y si este tiempo de sufrimiento y tribulación lo sufriremos?. Pienso ¿si Dios es un Dios de amor, que ama a su pueblo, cómo lo expondrá a todo esto? ¿No causaría esto que muchos no aguanten la prueba y se aparten o es esta la prueba de nuestra fe (probada cual oro fino)...... gracias por entender mi ignorancia, estoy aprendiendo y sigo estudiando Su Palabra Viva pero "en las canas hay sabiduría" dice un proverbio por ahí, sin embargo usted como siervo del Altísimo tiene pasto fresquito del cielo....Dios te siga usando.... Victor H."
Por la premura del tiempo, pero para no dejar sin respuesta tan importantes preguntas, por el momento respondo con algunas observaciones:

1) Un texto clave es 1 Juan 2:18, donde el autor afirma (por el año 95 del primer siglo) que "han surgido muchos anticristos", a los que corresponden "muchas grandes tribulaciones". En términos teológicos esto se llama el "ya" (dentro del proceso histórico desde el primer siglo) y el "todavía no" (escatológico, del final del proceso histórico).

2) Se ha creado un cierto mito alrededor del término "tribulación" (thlípsis), que significa simplemente "sufrimiento", como los de Jesús (Col 1:24, "aflicciones de Cristo") y de los cristianos y cristianas de todos los siglos (Jn 16:21; 10:33; Hch 7:10,11; 14:22; Ro 5:3). A menudo se traduce " aflicción, sufrimiento", pero cuando se traduce "tribulación" tendemos a pensar en "La Gran Tribulación" aun cuando los pasajes no sugieren eso.

3) Con la excepción de Apoc 7:14, la frase "gran tribulación" siempre aparece sin el artículo, "una gran tribulación", no "la gran tribulación". (Apoc 7:14 probablemente, por multiples razones, se refiere al martirio y no a "La Gran Tribulación"). Eso significa que el énfasis del Nuevo Testamento cae en las "muchas tribulaciones" y no en una sola al final de la historia.

4) La primera "gran tribuación", y el modelo para las demás, ocurrió 170 años ante Cristo bajo el tirano sirio, Antíoco Epífanes. La persecución duró aproximandamente tres años y medio, por lo que Daniel y Apocalipsis hablan de equivalentes (42 meses, etc). Antíoco persiguió a los judíos de mil maneras y desacró el santo templo, llegando hasta sacrificar un cerdo sobre el altar del Señor, lo que fue la original "abominación de desolación".

5) En Marcos 13 y Lucas 21 los discípulos preguntan sobre el futuro del templo de Jerusalén. Aunque en Mateo 24 se agrega la pregunta, "¿qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?", el énfasis en los tres pasajes cae fuertemente sobre la destrucción de Jerusalén. La abominación de desolación, que había cometido Antíoco Epífanes, la va a repetir el general Tito de Roma (Mt 24:15). Las instrucciones de 24:16-20 (huir a los montes; alguien en el campo y otro en la azotea; las encintas, las que amamantan, huida en invierno o en sábado) carecen totalmente de sentido para la venida de Cristo pero todos tienen su pleno sentido en el sitio y destrucción de Jerusalén por el ejército romano, también durante unos tres años y medio (66-70 d.C.). La primera frase de 24:21, "habrá entonces gran tribulación" (estai gar tote thlipsis megala) también alude necesariamente a la guerra judía y la destrucción de Jerusalén ("entonces") entre 66 y 70 d.C. La frase "como nunca antes ni despúes" es un modismo común para "el acabóse" o "el colmo" con sentido de superlativo. La siguiente afirmación, que aquellos días (los de 24:15-21) serán acortados (24:22) tiene que aplicarse a los mismos tiempos, que no pasarían de "media semana".

6) El Apocalipsis emplea la palabra thlipsis cinco veces; en 1:9; 2:9,10,22 significa cuatro veces los sufrimientos de los fieles y es probable que 7:14 tiene un sentido similar. Aunque Juan nunca habla del Anticristo ni presenta ninguna figura parecida, deja evidente que la Bestia es en primer término el imperio romano (17:9-11) y la ramera es la ciudad de Roma, capital del imperio (17:18). Tampoco menciona el Apoc la abominación de desolación que mencionan los evangelios, pero describe la idolatría del culto al emperador y aplica los 42 meses etc a la persecución romana que estaba comenzando.

7) Así como I Jn habla de muchos anticristos, es claro que el Nuevo Testamento habla también de "muchas grandes tribulaciones" (podríamos pensar también en Hitler, Stalin y otros). La última gran tribulación no va a ser necesariamente más cruel y horrenda que las anteriores; Josefo relata, por ejemplo, que en el sitio de Jerusalén se llegó hasta comer a los propios hijos, que puede considerarse el "acabóse" de tribulación. La tribulación, por supuesto, no procede de Dios sino de la bestia. Aunque Dios es un Dios de amor, de ninguna de esas grandes tribulaciones sacó a su pueblo. No sería ni lógico ni justo que tantas otras generacion hayan tenido que sufrir las embestidas de la bestia pero que la última generación tuviera un escape milagroso.

8) 1 Tes 4:13-17 afirma que los creyentes serán resucitados y arrebatos "al encuentro con él", pero no dice cuándo ni lo relaciona con la última gran tribulación. Ningún otro texto habla claramente de un "rapto" de la iglesia (Jn 14:1-3, Apoc 3:10 y Mat 24:40 tienen otro sentido). Mateo 24:29-30 afirma que Cristo vendrá "después de la tribulación de aquellos días". 2 Tes 2:2-3 afirma, sorprendentemente, que el día del Señor no está cerca y que Cristo no vendrá antes de que aparezca el hijo de perdición (2:3,8). En Apoc 20:4-6 la primera resurrección incluirá a los mártires que decapitó la bestia, por lo que tiene que ocurrir después de la última gran tribulación y la última bestia. Es claro de 1 Tes 4 que la venida de Cristo, la reusrrección de los creyentes muertos y "nuestro encuentro con él Señor en el aire" son simultáneos. Pero según Apoc 20, la primera resurrección, sin posiblidad de otra antes, se realiza después de los asesinatos de la gran bestia.

9) No conozco textos igualmente claros y explícitos que podrían afirmar una venida de Cristo y un rapto antes de la gran tribuación. Hay argumentos inferenciales que podrían favorecer un rapto pre-tribulacionista, pero no tienen el mismo peso que argumentos exegéticos como los citados arriba.

Así veo el tema y así intento responder al amigo Victor H. Gracias, Victor, por tu pregunta.
twitter autores.png Sigue a Juan Stam en TwitterSitio web de Juan: Juan Stam 
 
El Blog de Bernabé © 2017 | Diseño de template creado por Chica Blogger | Volver arriba