Apocalipsis 12 y la Mujer Latinoamericana | Por Juan Stam

Estudiemos el Apocalipsis con Juan
"El libro del Apocalipsis me ha inspirado durante más de medio siglo"
- Juan Stam, en una entrevista dada a NoticiaCristiana.com el año 2008 Lee la entrevista AQUÍ

El capítulo doce del Apocalipsis presenta una narrativa sumamente dramática de una lucha desigual entre una mujer encinta y un feroz dragón con hambre.  Es la historia de una mujer acosada por las fuerzas de maldad en su más extrema realidad.  Comienza con dos "señales en el cielo", lo que nos avisa de antemano que el relato será simbólico, con significado trascendental y arquetípico.  Para este ensayo, nos interesan los versículos 1-6:

1Apareció en el cielo una señal maravillosa: una mujer revestida del sol, con la luna debajo de sus pies y con una corona de doce estrellas en la cabeza. 2Estaba encinta y gritaba por los dolores y angustias del parto. 3Y apareció en el cielo otra señal: un enorme dragón de color rojo encendido que tenía siete cabezas y diez cuernos, y una diadema en cada cabeza. 4Con la cola arrastró la tercera parte de las estrellas del cielo y las arrojó sobre la tierra. Cuando la mujer estaba a punto de dar a luz, el dragón se plantó delante de ella para devorar a su hijo tan pronto como naciera. 5Ella dio a luz un hijo varón que gobernará a todas las naciones con cetro de hierro. Pero su hijo fue arrebatado y llevado hasta Dios y hasta su trono. 6Y la mujer huyó al desierto, a un lugar que Dios le había preparado para que allí la sustentaran durante mil doscientos sesenta días.

El Apocalipsis bien podría haber terminado con la séptima trompeta, en que "el reino de este mundo ha pasado a ser de nuestro Señor y de su Cristo" (11:15) y "ha llegado tu castigo, el momento para juzgar a los muertos" (11:18).  Los once primeros capítulos del Apocalipsis hubieran constituído un mensaje muy coherente y completo, con su clímax en la séptima trompeta.  Del doce en adelante, Juan vuelve a contar lo que es básicamente la misma historia desde un ángulo muy distinto.  En el interludio entre la sexta trompeta y la séptima, Dios renueva la vocación profética de Juan, pero ahora, a diferencia de la primera mitad del libro, Dios le llama a profetizar "sobre muchos pueblos, naciones, lenguas y reyes" (10:11).  Ese mandato, Juan lo cumple en la segunda mitad de su libro.
La fórmula cuatropartita de 10:11 es muy típica en Apocalipsis, (1) pero casi siempre aparece distinta, y sólo en 10:11 incluye "reyes" (en lugar de "tribus"). (2)  Ese hecho, que no puede ser casual, intensifica notablemente la concentración política de la vocación de Juan para el resto del libro, y es precisamente lo que procede a hacer: denuncia, sin ambages ni pelos en la lengua, al imperio romano y a sus emperadores. (3)  Sin esa clave política, anunciada ya en 10:11, es imposible entender bien los capítulos 12-22.

Podemos identificar en los capítulos 12-19 por lo menos cuatro temas y propósitos de este macro-bloque textual: ofrecer un análisis y una crítica proféticos de la política de su época; articular una teología de toda la historia humana como lucha entre Dios y el diablo, desde la creación del mundo (Génesis 3:15) hasta la nueva creación; explicar el porqué de la persecución de los fieles cuando sabemos que Cristo ya venció y el diablo está derrotado; y finalmente, infundir esperanza por insistir una y otra vez en el triundo final del reino de Dios.  En ese contexto, el relato del parto de la mujer es la introducción a todo el resto del libro y la clave central a su sentido y mensaje.

En la narración de 12:1-6, 13-16 (4) figuran tres personalidades centrales: la mujer, el dragón y el niño.  El texto dice explícitamente que el dragón representa al diablo, la antigua serpiente (12:9-10), y la alusión al Salmo 2, que a la época se interpretaba mesiánicamente (12:5), nos permite entender que el niño es Jesús.  El significado simbólico de la mujer es más complicado y muy discutido.  La mejor conclusión es que el simbolismo de ella funciona en varios niveles.  En el nivel fundamental ella es Eva, la mujer de Génesis 3:15 cuya prole luchará en dura lid contra la serpiente, lo cual es precisamente lo que ocurre en este capítulo del último libro de las escrituras.  Ella representa también a Israel, o más exáctamente a Sión, la parturienta que engendra al Mesías (Isa 26:15-18; Jer 4:31; Miq 4:9-10). (5)  Bien puede representar a María, también, como madre biológica de Jesús, pero una María que grita con dolores de parto (12:2) y tiene otros hijos (12:7).  Por otra parte, después de la ascensión del niño a su trono (12:5), la mujer se transforma en símbolo de la iglesia perseguida (12:6,13-17). (6).

            Aunque el dragón se presenta en este pasaje como feroz y muy temible, devorador de niños, de hecho nada le va bien.  Espera, con el agua en la boca, el nacimiento del niño (su rival), pero el niño apenas nace y es arrebatado al cielo; en vez de terminar dentro del estomago del malvado dragón, el niño termina sentado en el trono del universo (12:5). A continuación sigue una batalla en el cielo (7), en la cual Miguel le da al dragón "la madre de todas las derrotas" y lo lanza violentamente a la tierra (12:9-10).  ¡Segundo fracaso!  Entonces intenta vengarse con la mujer, la madre del niño, pero a ella le salen alas y va volando a un lugar de refugio (12:13-14). ¡Derrotado otra vez!  En seguida vomita un gran chorro de veneno diabólico, (8) pero la tierra misma "abrió su boca" y se tragó ese amenazante río. Ahora, totalmente frustrado y furioso, el diablo determina una nueva estrategia para atacar a los demás hijos de la mujer (cristianos contemporáneos del libro) por medio de las dos bestias (Ap 13; en primer término, el imperio romano y el sistema de idolatría imperialista).

            Cuando este relato se lee en ese contexto histórico, es imposible no reconocer que tiene mucho significado para nuestra vida, ahora que vivimos bajo otro imperialismo unipolar mundial. También, en la forma de expresarse que tiene Juan, podemos percibir ciertos principios y presupuestos con un mensaje hoy en cuanto a las mujeres en nuestro mundo moderno, y específicamente las mujeres de América Latina. (9). A eso queremos dedicar el resto de este ensayo.

La historia de una madre sola: Lo primero que nos llama la atención es que para este mensaje tan trascendental, Juan comienza narrando la historia de una madre sola.  Ahí, gimiendo y retorciéndose en sus dolores de parto, frente al monstruoso dragón, ella se encuentra absolutamente sola, aislada, abandonada, sin nadie a su lado.  En todo el relato no aparece José ni otros defensores de ella, ni tampoco otras mujeres solidarias con ella.  Sólo la acompaña en el escenario su horrendo enemigo, el dragón, y no le quedarían dudas a ella de cuáles fueron las intenciones de ese malvado monstruo. (10). Ella gritaba, pero sólo el dragón escuchaba su clamor, y lo escuchaba con la malévola satisfacción de q uién estaba al punto de devorar a la criatura.

            Claro, sabemos bien que ella no estaba sola, que Dios estaba con ella y la iba a amparar, ¿pero lo sabía ella? Dios sólo aparece en el relato después; la narrative destaca con sumo dramatismo la absoluta soledad de ella.  Aun cuando Dios interviene para rescatar al bebé, ¿lo habrá entendido ella?  Nada indica que sí.  Lo que ella debe de haber sentido, en la angustia de su soledad, probablemente era también la ausencia de Dios, igual que el salmista en diferentes momentos.  ¿Qué puede haber más angustioso que creer en Dios pero sentir sólo su ausencia, nada de su presencia?

            Es sorprendente darnos cuenta que este pasaje nos relata la navidad según el Apocalipsis.  Para esta mujer no fue nada de "oh santísimo, felicísimo, grato tiempo de Navidad" ni tampoco "Navidad, navidad, es un día de alegría y felicidad".  Esta mujer no cantaba villancicos sino gritaba alaridos de sus dolores de parto.  El pasaje nos advierte contra el peligro de sentimentalizar y romantizar demasiado la navidad y celebrarla con total insensibilidad hacia los que sufren.

            Claro, hay gran valor humano en los bellos relatos evangélicos de la navidad, que se destaca también en la versión novelística de Saramago.  Ahí está un José tierno y atento, sólicito por el bien de ella.  En los villancicos y muchas pinturas, hasta los animales adoran al niño, sin duda para el asombro y el deleite de la madre:

Allá en el pesebre, do nace Jesús,
la cuna de paja nos vierte gran luz;
Estrellas lejanas del cielo al mirar
Se inclinan gozosos
su lumbre a prestar.

La vaca mugiendo
despierta al Señor,
Mas no llora el niño,
pues es puro amor...

Según un villancico popular, los reyes del oriente vienen a ver "Al niño Dios que sonríe /Entre una mula y un buey, /Aunque todo el mundo sabe /Que es de los reyes el Rey". La tradición navideña nos presenta un niñito muy sublime pero poco humano y poco creíble.

El capítulo doce del Apocalipsis da una perspectiva muy diferente sobre la Navidad.  Este pasaje navideño no aparece en el leccionario eclesiástico para la época, ni es nada probable que sea texto para sermones de la ocasión. Aquí la navidad es un día de amenaza, peligro y lucha. Mientras en los evangelios y en nuestros himnos, los pastores y los sabios del oriente buscan al niño para adorarlo, en el Apocalipsis el dragón lo espera para devorárselo.

            Este relato tan diferente debe entrar también en nuestra celebración navideña, para inspirar en nosotros más compasión y más empatía con los que sufren y se hallan solos y solas en su angustia. (11).  ¿Y no les parece que debe movernos a tomar más en cuenta la situación de las madres solas, con más solicitud por ellas, y actuar a cómo podamos para ampararlas?

Una mujer que vive amenazada por un monstruo (12:4). Como si los dolores de parto no fueran suficiente sufrimiento para esta mujer (y aparentemente los tuvo fuertísimos), ella, para colmo de males, tuvo que encontrarse cara a cara con un monstruo. Y no fue cualquier enemigo sino el eterno enemigo de todo lo bueno y lo humano, el diablo mismo. ¡Pobre mujer, tan cerca del monstruo y, aparentemente, tan lejos de Dios!

            Uno se pregunta, ¿desde cuándo tenía la mujer este monstruo en frente?  No sabemos, pero sospecho que la respuésta sería, "desde rato" o quizá "desde siempre".  Dudo que el dragón se hubiera llegado de última hora apenas a tiempo para el parto; sospecho que hacía tiempos que la acosaba y la atormentaba.  Ella ya le conocía todas sus malicias y sus mañas, por lo que su desesperación fue mucho mayor.

            Por supuesto, hay una lección general aquí: estamos siempre frente al príncipe de las tinieblas, aquel cuyo oficio es mentir y matar (Jn 8:44; Ap 12:9; 20:8).  Pero creo que la enseñanza es mucho más específica; nos hace ver la especial vulnerabilidad de la mujer y la enorme soledad con que ella tiene que hacer frente al dragón que la amenaza.

            En las últimas décadas comenzamos a darnos cuenta de la plaga tan alarmantemente extendida de la violencia doméstica.  Muchas mujeres, como la de este pasaje, viven día y noche frente a un monstruo, ¡y eso dentro de la misma casa!  Crece en casi todas las sociedades la violación sexual de la mujer, y también el asesinato de ellas ("femicidio"), comunmente por los que por desgracia tienen más cerca.  Especialmente repugnante y reprobable es la violación sexual de inocentes niñas, a menudo por sus propios padres o padrastros, causándoles graves daños para el resto de sus vidas.

            En todas estas plagas sociales, se hace presente nuevamente el gran monstruo de Apocalipsis 12.

Una mujer que pierde su bebé recién nacido (12:5).  Al fin esta mujer llega a dar a luz, después de sus largos y difíciles meses de embarazo, pero el bebé es arrancado de sus brazos instantáneamente, apenas nazca.  Nosotros los y las lectores sabemos bien la lógica teológica de este extraño suceso, pero nada indica que lo hubiera entendido ella.  Es casi seguro que su caso era como el de Job, que no tenía cómo entender lo que le estaba pasando.  Eso a veces es lo más difícil en los momentos de dolor y pérdida.

A esta mujer, como a toda madre, su embarazo le había preparado para la lactancia del recién nacido, pero ahora ella se queda con la leche en los pechos pero sin el bebé en sus brazos. (12)Había sufrido tanto, y los dolores de parto habían sido tan insoportablemente intensos, y ahora ni tiene a su niño.  Ni pudo llegar a darle el primer beso, ni darle paupau para que llorara.  No puede entender lo que pasó en ese instante que le quitó a su niño; sólo sabe que, así de rápido y cruel, su tan esperado chiquitín ya no estaba.

El relato de nacimiento de Jesús según San Mateo tiene algunos paralelos con este relato.  Al nacer, el Mesías es amenazado por la crueldad de Herodes.  Muchas madres de Israel pierden sus varones infantes recién nacidos al poder infanticida del régimen (de nuevo, Saramago lo describe con especial ternura).  En el evangelio, el niño salvador no es raptado al cielo sino llevado al exilio en Egipto, con su madre y padre (Mt 3:13-18).  Así el Hijo de Dios comienza su vida como un refugiado lejos de su tierra natal.

En muchas formas, este relato corresponde a la triste experiencia de muchas madres latinoamericanas. La mortalidad infantil arrebata a sus hijos apenas salen del vientre.  Muchos mueren en el parto, o mueren pronto después por desnutrición o por enfermedades que por una mínima atención médica se hubieran curado.  Otros niños son secuestrados recién nacidos, aun dentro del hospital.  La pobreza extrema es una asesina que en estas tierras mata a miles de niños.  Muchas, pero muchísimas, madres latinoamericanas también sufren la dolorsa pérdida del fruto de su vientre.

Después de perder a su hijo, la mujer termina refugiada (12:6,13-16). De nuevo, esto es una bendición de Dios para protegerle a ella, pero para ella, a fin de cuentas, es un doloroso exilio.  El niño es llevado al cielo y ella al desierto.  El niño recibe la protección que necesita todo niño, y éste en particular, pero la madre no recibe ninguna consolación ni compensación por la pérdida de su hijo.  Para ella, el próximo paso es ser refugiada en el destierro.  Hasta donde nos cuenta el pasaje, la mujer nunca sale del desierto.  Madre e hija nunca volverán a verse dentro del relato. (13)   La narrativa nos hace suponer que ella se muere en el exilio, y la guerra sigue contra los demás hijos de ella.

            Sin embargo, Dios estaba con ella aun en el exilio.  Ese lugar resultó ser un refugio que Dios había preparado para ella, en cierto sentido un anticipo del "lugar preparado" que nos promete Cristo (Jn 14:1-2).  ¿Reconocía ella la gracia de Dios para ella en medio del exilio?  Lo cierto es que en esa condición de refugiada Dios le proveyó a ella realmente todo lo esencial: albergue, protección y alimentación (12:6,14).  

El doloroso fenomeno del exilio, tan ampliamente conocido por las familias de muchos paises de nuestro continente,  separa a padres e hijos de su patria y muchos veces unos de otros.  Es especialmente difícil y duro para la mujer refugiada, sobre todo cuando es madre sola.  ¿Y no se preocupará Dios hoy también por los millones de exiliadas de nuestros países latinoamericanos?  Por supuesto, y es más, Dios quiere que nosotros, sus hijas e hijos, seamos hoy sus instrumentos para ayudarles a ellos a llevar una vida digna y plenamente humana, a pesar de encontrarse lejos de su propia patria.

            Nuestro Dios es un Dios alimentador y espera que colaboremos con él en su proyecto de "Hambre Cero".  José, el primer carismático de la Biblia (Gn 41:38; visiones y sueños) dedicó lo mejor de su vida a un gran proyecto de alimentación internacional "para mantener en vida a mucho pueblo" (Gn 41-50; 50:20).  Según la fe y la alabanza de Israel, toda comida viene de Dios (Sal 104.13-15; 136.25; 147.7-9; 2Co 9.10).  Eso lo destaca muy dramáticamente el Salmo 136.  Después de una introducción (136:1-4), sigue una larga alabanza por la creación (136:5-9) y por el éxodo (136:10-22), los dos momentos supremos de la historia de la salvación. Pero en seguida el salmista actualiza la misericordia de Dios, primero porque se acuerda de su pueblo y lo libera de sus adversarios (136:23-24) y segundo porque "alimenta a todo ser viviente" (136:25). Esa frase final, que de ninguna manera es anticlímax, ubica el alimento diario de animales y de humanos (tanto judío como gentil, tanto cristiano como ateo o comunista) en la misma línea de las grandes proezas salvíficas de Yahvé.

Las condiciones del hambre y desnutrición, sean de refugiados o nacionales, deben preocuparnos profundamente, orientar nuestras opciones políticas y llevarnos a la acción. Para millones de seres humanos es un asunto de vida y muerte.  En una conferencia ante el XXIV Concilio General de la Iglesia Evangélica de Confesión Luterana (IECLB) en Sâo Leopoldo, Brasil, el conocido teólogo y autor Frei Betto señaló que el hambre mata a 24 mil personas cada día y "cobra más víctimas que la guerra, el terrorismo, las enfermedades y los accidentes de tránsito sumados". (14)  Eso nos debe motivar a todos a actuar para eliminar ese flagelo y colaborar a favor de una alimentación adecuada para todo ser humano, comenzando con las refugiadas que encontramos a nuestro lado.

El dragón odia a las mujeres y a los niños, pero Dios los protege: (15)  ¿Cómo podemos reconocer la presencia y actividad de Satanás en la historia?  Jesús, en una polémica con los líderes judíos, caracterizó al diablo con toda claridad: "Desde el principio éste es un asesino y no se mantiene en la verdad, porque no hay verdad en él" (Jn 8:44).  La mentira y la muerte: eso define la esencia de los diabólico.  Miente para poder matar, y mata para imponer sus mentiras.  Su reino es un reino de falsedad y violencia.

El objeto preferido de la furia asesina del diablo, como en este pasaje, son los niños y sus madres.  El infanticidio diabólico es un tema frecuente al través de la Biblia, uno de los hilos paradigmáticos que dan unidad a su mensaje.  Al nacer Moisés, Faraón organiza el asesinato multitudinario de niños, arrancados cruelmente de los brazos de sus madres (Ex 2:1-10).  La sombra demoníaca detrás de todo infanticidio era el sacrificio de los niños a Moloc (Lv 18:21; 20:2-5; 1 R 11:7,33).  El Señor también pidió a Abraham sacrificar a su hijo Isaac, señalándole que el verdadero Dios no espera menos de nosotros que los falsos dioses, pero en seguida Dios proveyó un sustituto (Gn 22:8,12).  Al nacer Jesús, según San Mateo, "Herodes  buscó al niño para matarlo" (2:13) y desató una masiva masacre de todos los niños menores de dos años en Belén (2:16).  Y como en el Antiguo Testamento el ídolo Moloc estaba detrás de esas guerras contra la niñez, ahora en el Apocalipsis aparece el dragón satánico detrás de esta agresión contra la mujer y el niño.

Pero aparece un amigo de esta madre y su recién nacido: Dios viene al rescate de ambos, de manera distinta.  Al niño lo libera rotundamente de las garras del dragón, por arrebatarlo al cielo y sentarlo a su lado como co-regente de la historia (cf. la ascensión de Jesús).  El niño no sufrirá más ni estará sujeto a más ataque satánico; de hecho, para efectos narrativos, el niño desaparece del relato.

Dios rescata a la mujer por prepararle un lugar de refugio en el desierto (12:6,14).  Pero a diferencia de su hijo, la mujer sigue expuesta a la posibilidad de ataque satánico.  Vive en permanente exilio, en una especie de clandestinidad, pero los embates del dragón no logran alcanzarla.  Diferente será el destino de los demás hijos de ella, que serán perseguidos por la bestia (12:17, cap. 13).

El Dios de la Biblia es Dios de la vida y defensor de la mujer y del niño; (16) el diablo es anti-vida, anti-mujer y anti-niño.  Dios toma partido especialmente a favor de la vida amenazada.  El dragón, en su grosera bestialidad, no tiene reparos en acechar a una mujer encinta para devorar a su hijo.  Dios, en cambio, acude a los niños en alto riesgo y a las mujeres vulnerables, acosadas, violadas y abusadas.  El Dios de la Biblia tiene un cuidado especial de los indefensos y marginados:

Canten a Dios, canten salmos a su nombre...
Padre de los huérfanos y defensor de las viudas...
Dios da un lugar a los desamparados
y libertad a los cautivos (Sal 10:14,18; 68:5-6; cf. 146:9).

Porque el Senor tu Dios es Dios de los dioses,
y Senor de senores,
él es el gran Dios, poderoso y terrible...
Él defiende la causa del huérfano y de la viuda,
y muestra su amor por el extranjero... (Dt 10:17-18)

Dios manda también a sus hijas e hijos defender a los débiles, los huérfanos y las viudas (Sal 82:3; Dt 14:28-29; 16:11,14; 24:17,19-21; 26:12-13; cf. Job 31:17,21; Jer 49:11) y luchar por la justicia hacia ellos (Is 1:17,23; 10:2; Jer 7:5-7; 22:3; Zac 7:10).  Pero los malhechores los maltratan y los matan (Sal 94:5; Mal 3:5; Job 6:27; 22:9; 24:3,9; Is 10:2; Jer 5:28; Ez 22:7).  Son los herederos de Faraón y de Herodes.

Nuestra época ha visto también sus faraones y sus Herodes.  Igual que ellos, los dictadores latinoamericanos han odiado a las mujeres y los niños.  En Nicaragua, la Guardia Nacional de Somoza sacaba a los jóvenes de sus casas, los asesinaba en plena calle e incineraba sus cadáveres.  Al niñito Luis Alfonso Velázquez, brillante orador y militante del Frente Sandinista de doce años, lo asesinaron a sangre fría y pasaron un tanque encima de su cuerpo.

No sólo con la espada, o con fusiles, se matan a los niños y las mujeres, sino también por estructuras socio-económicas que los matan de hambre.  En agosto de 1514, en las afueras de Sancti Spiritus, Cuba, Bartolomé de las Casas estaba preparando su sermón para el domingo sobre un texto del libro deuterocanónico de Eclesiástico:

Robar algo a los pobres y ofrecérselo a Dios,
es como estrangular a un hijo ante los ojos de sus padres.
El pan del pobre es su vida;
quien se lo quita, es un asesino.
Quitarle la comida al prójimo es como matarlo;
no dar al obrero su salario es quitarle la vida (34:20-22).

Ahí, a orillas del río Tuinucú, Dios habló al corazón de Bartolomé de las Casas y le convenció de su pecado, como partícipe del sistema colonial de la encomienda española.  Hoy también, nuestro sistema económico injusto mata a viudas y asesina a huérfanos.  Y en la misma Cuba, hoy el embargo estadounidense condena a miles de niños a una vida de permanente hambre.

Satanás es siempre enemigo de las mujeres y los niños, pero Dios los defiende y los protege. Dondequiera que veamos violencia contra los niños y las mujeres, o irrepesto contra ellos, podemos saber que el dragón está presente y activo.  Ahí es donde el Dios de la vida nos llama a comprometernos con la causa de su reino, en defensa de cada mujer y su niño, como nos enseña el capítulo doce del Apocalipsis.

Bibliografía:

Caird G. B, The Revelation of St. John the Divine, Nueva York: Harper & Row, 1966.

Foulkes, Ricardo, El Apocalipsis de San Juan, Bs.As: Nueva Creación, 1989.

Pippin, Tina, "The Heroine and the Whore: Fantasy & the Female in the Apocalypse of Juan", Semeia 60:1992, pp. 67-82.

Ramírez-Kidd, José E.  El extranjero, la viuda y el huérfano en el Antiguo Testamento, San José: Universidad Bíblica, 2003.

Richard, Pablo, Apocalipsis: reconstrucción de la esperanza, San José: DEI, 1994.

Notas:

1. La fórmula ocurre en 5:9; 7:9; 11:9; 13:7; 14:6; 17:15.
2. Stam Apocalipsis Tomo II, 281-282: El libro de Daniel repite ocho veces una fórmula similar pero tripartita, siempre en la misma orden (pueblos, naciones, y lenguas: Dn 3:4,7,29; 4:1; 5:19; 6:25; 7:14; cf. Jdt 3:8), derivada evidentemente de la terminología del imperio persa. Juan lo cambia en fórmula cuádruple, probablemente porque el número cuatro simboliza al mundo entero. Este origen en la terminología del gobierno persa explica también la inclusión de “lenguas”, ya que era un imperio plurilingüe. El Apocalipsis incluye "lenguas" en la fórmula, aunque Juan nunca profetizó sobre ningún grupo lingüístico. Los decretos persas naturalmente incluyen “todos” con la fórmula (excepto Dn 3:4); en otros contexto y con otro sentido, Ezequiel habla más bien de “muchos pueblos” (Ez 3:6). En el Apocalipsis, 10:11 tenemos la única vez que la fórmula dice “muchos”.
3. Ibid: En las profecías  con que Juan cumple esta renovada comisión profética, hablará específicamente de siete emperadores romanos junto con un octavo (17:10-11), ademas de “los reyes de la tierra” en general (16:14; 17:2; 17:18; 18:3,9; 19:19; cf. 21:24), “los reyes del oriente” (16:12) y otros diez reyes (los cuernos de la bestia, 17:12), aparentemente aliados y súbditos del gobierno imperial. Anunciará también dos "guerras mundiales", el Armagedón (14:20; 16:16; 19:11-21) y el ataque abortivo de Gog y Magog (20:8-10). Nada de esto es de fácil interpretación, pero es claro que en su conjunto constituye un mensaje profético sobre reyes y reinos de ayer, hoy y mañana.
4. Por razones de espacio omitimos el episodio de 12:7-12; ver Foulkes 1989:137-138; Richard 1994:128-130; Caird 1962:31-33; y también la extensa exposición en Stam, Tomo IV, al salir pronto (2006).
5. A diferencia de este pasaje, el Antiguo Testamento, aunque describe a Israel como encinta y con los dolores de su parto, nunca lo describe con las glorias celestiales de Apocalipsis 12:1-2 ni los simbolismos astrales, lo cual hubiera sido muy ofensivo para la mentalidad hebrea.
6. Ni Israel ni María fueron perseguidos de la forma descrita en este texto, por lo que tiene que señalar a la iglesia.  De todas maneras, sólo esa interpretación de la última fase del simbolismo de la mujer cuadra con el tema y el propósito del pasaje, de interpretar teológicamente la persecución de los creyentes.
7. Una posible interpretación de 12:7 es que el dragón persiguió al niño con intención de secuestrarlo, pero no lo logra.
8. El texto no dice que fue veneno, ¿pero qué otra cosa podría salir de esa boca? (12:15; cf. 16:13).
9. Estas contextualizaciones no pretenden ser estríctamente exegéticas ni se proponen como palabra inspirada de Dios. Tampoco pretendemos que Juan mismo estuviera pensando en todo esto, ¡o que Juan también fuera feminista!. La intención del capítulo, como acabamos de explicar, fue otra. Pero creemos encontrar presupuestos y valores detrás del texto, sin los que Juan no hubiera podido escribir lo que escribió, y que es legítimo explicitar lo que en el texto queda implícito.  Es más, ¡creemos que Juan hubiera entendido nuestro análisis y hubiera estado muy de acuerdo!
10. relato es la culminación de un paradigma que va desde Faraón hasta Herodes y pasa por los sacrificios infanticidas a Moloc, reinterpretado radicalmente por el relato del sacrificio de Isaac por Abraham. Esa sed del diablo por la sangre de niños era ya muy conocida.
Aun cabe preguntar, ¿entendía esta mujer quién era este su hijo? Nada en el texto lo sugiere, de modo que afirmarlo sería ir más allá del texto. En los evangelios sinópticos, ángeles habían revelado algo del sentido de ese extraño y problemático parto a María y a su novio y futuro epsoso, y aun así les costó mucho llegar a comprender bien lo que les estaba ocurriendo. Aquí en Apocalipsis 12, lo más probable es que la mujer no entendía, lo que debe de haber aumentado mucho l intensidad de su aflicción.
11. Sobre esta "navidad apocalíptica", véase Stam Apocalipsis Tomo III (por salir) y "la navidad en el Apocalípsis", en revista Maranata, #267, diciembre de 2004.  Al respecto, la canción de Carlos Mejía Godoy, "Feliz Navidad", es muy desafiante e inspiradora.
12. Cf. una descripción parecida en Tina Pippin 1992:72.
13. Mucho después Juan va a presentar a otra mujer, "la esposa del Cordero", pero ésta pertenece a otro complejo simbólico, sin continuidad narrativa con el relato del capítulo 12.
14. Reportaje de ALC, 14 de octubre de 2004.
15. Este último inciso está adaptado del tomo tres del comentario del Apocalipsis, de próxima aparición.
16. Puede consultarse José E. Ramírez-Kidd, El extranjero, la viuda y el huérfano en el Antiguo Testamento (San José: Universidad Bíblica, 2003).
twitter autores.png Sigue a Juan Stam en Twitter
Sitio web de Juan: Juan Stam
 
El Blog de Bernabé © 2017 | Diseño de template creado por Chica Blogger | Volver arriba